Luz preventiva

-
Zacarías Ramírez

La industria de camiones aún no se recupera de la crisis financiera de 2008 y ya enfrenta nuevas amenazas. El riesgo de una nueva recesión en EU y las elecciones presidenciales en México abren interrogantes sobre las ventas en 2012. "No hay certeza", dice Jorge Murakami Ito, gerente de Mercadotecnia de Isuzu Motors de México.

De enero a julio de 2011 se vendieron en el país 18,674 unidades, 22% más que en 2010, pero muy por debajo de las ventas de 2008, apunta la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automóviles (AMDA).

El motor de la producción local de camiones son las exportaciones: entre enero y julio salieron de las fábricas en México 70,900 camiones (arriba de las 48,117 unidades de 2006, el mejor año para la industria), de los que se exportaron 78%, el doble que en 2009.

Hasta ahora, dado que la crisis estalló en el sector inmobiliario de EU, los afectados han sido los camiones para la industria de la construcción y de pasajeros, los únicos segmentos con comportamiento negativo entre 2007 y 2001, según la AMDA. El problema podría extenderse a otros segmentos, como los tractocamiones.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

La japonesa Isuzu Motors de México tiene sus propios problemas. Desde su llegada, en 2005, sus ventas fueron al alza, pero el tsunami en Japón frenó la entrega de componentes de camiones medianos y pequeños que se venden en México. Así, la compañía redujo sus pronósticos de venta este año de 4,500 a 3,900. Murakami Ito dice que la firma tiene pedidos en espera y que los inventarios se normalizarán a finales de año.

Ford también ha visto reducidas sus ventas este año, pero la estadounidense no respondió la petición de información.

Ahora ve
Colombia captura a Juan Carlos Mesa, uno de los narcotraficantes más buscados
No te pierdas
×