Señor Q (1076)

Un happy problem, la negación a hablar chino y un jefe que pide las cosas tarde.

ESTIMADO SEÑOR Q:

Tengo 24 años, comencé a trabajar hace algo menos de un año en una cadena de supermercados de alcance nacional. Trabajo en las oficinas centrales, en el DF, y me interesa sobre todo el área de finanzas de la empresa, cómo manejar los flujos de dinero, la relación con los bancos, etc. Sin embargo, el otro día me sorprendieron en Recursos Humanos con una propuesta que no me esperaba para nada: me ofrecieron enviarme con un cargo ejecutivo a la oficina de Veracruz, donde tendría muchas más responsabilidades que ahora pero, claro, en Veracruz. Ellos dicen que es una gran oportunidad, que esto es parte de un "plan de carrera" que ellos tienen para mí y que debería aceptarlo. Entiendo esto, pero también pienso que en esta empresa (y en muchas otras) todas las decisiones importantes se toman en el DF y que si me voy tres o cuatro años a Veracruz después ya no podré regresar, porque nadie se acordará de mí. ¿Usted, qué cree? ¿Cabeza de ratón o cola de león? Posible veracruzano

Querido Posible:

Ni Veracruz es un ratón ni tú eres su cabeza, pero la analogía está bien hecha. Muchos ejecutivos se comen las uñas cada año tratando de decidir dónde les conviene vivir, y casi nunca obtienen una respuesta satisfactoria, porque a menudo hay más de una. En tu caso, que eres joven y pareces tener el apoyo de tu empresa (al menos de palabra), el Señor Q está tentado de decirte que firmes ya mismo tu traslado, porque aprenderás mucho, en lo profesional y también en lo personal, viviendo solo en una ciudad nueva. Una experiencia así puede ayudarte a conocerte mejor a ti mismo. Pero no es una experiencia para cualquiera: debes estar dispuesto a pasar más tiempo solo, a no tener contacto directo con tus jefes y a los inevitables contratiempos que genera trabajar y vivir en una ciudad mediana, comparada con una ciudad gigante como el DF. Pero si te gusta el pescado y te gustan los desafíos, no deberías tener mayores problemas. Pescado, Q

ESTIMADO SEÑOR Q:

¿Vale la pena aprender chino? Todavía me cuesta dominar el inglés, que hablo y leo bastante bien pero entiendo más o menos, y mi jefa me recomendó hoy apuntarme en un curso de chino que van a dar en nuestra empresa (sector de logística). "El chino va a ser indispensable", dijo mi jefa. Pero a mí me da mucha flojera. No Chino

Querido No Chino:

No es tan indispensable, a menos que tu empresa tenga negocios en el corazón de China, donde casi nadie habla inglés. Concéntrate en tu inglés. Especialmente para hablar con los chinos. Anglófono, Q

ESTIMADO SEÑOR Q:

Admiro a mi jefe y estoy agradecido de trabajar para él, pero me molesta mucho, desde hace varios meses, que me pida a las cinco o seis de la tarde hacer algo (con urgencia) que podría haberme pedido horas antes. O que podría hacer él mismo. Hoy se acercó hasta mi escritorio, me preguntó si había alguna correlación entre dos variables de nuestras estadísticas regionales de ventas, le contesté que no sabía y me pidió entonces que hiciera los cálculos. Y se fue a su casa. Así que aquí estoy, a las nueve de la noche, peleándome con el Excel para ver si, en efecto, existe tal correlación (creo que sí la hay). Mi pregunta es: ¿Es justo que me haga esto? ¿No debería darse cuenta de que pedirme estas cosas a estas horas me impide completamente dejar la oficina por varias horas? En realidad quiero saber esto: ¿Debo decir algo o es mejor aguantar en silencio? Correlativo

Querido Correlativo:

Aguanta en silencio. Como dice el autor y consultor estadounidense John Maxwell: "Los buenos ejecutivos nunca dejan para mañana lo que pueden encargarle hoy a otra persona". Y tu jefe parece un buen jefe: tiene la intuición de una idea y te pide a ti que la verifiques. Piénsalo como una demostración de confianza. Si algún día, de todas maneras, no puedes quedarte tarde en la oficina, pregúntale a tu jefe si puedes hacer el encargo la mañana siguiente. Probablemente te dirá que sí. Ejecutivo, Q

Ahora ve
Estados Unidos revoca el marco normativo de la “neutralidad” de internet
No te pierdas
×