El recorrido es el destino

Cinco opciones para viajar en tren y disfrutar hermosos paisajes. Marco Payán

Los recorridos en tren para pasajeros son una forma de hacer del trámite de llegar a un lugar, una atracción por sí misma. Se trata de trayectos no tan conocidos que te dan oportunidad de conocer paisajes poco comunes, servicios de primera y despertar tu afición por la maquinaria, como los trenes.

CHIHUAHUA-PACÍFICO

Chepe, México

Ahora que cumple 50 años de llevar y traer gente por la sierra de Chihuahua, es el mejor momento para subirse al tren que va desde Topolobampo, en la costa del Pacífico, hasta Chihuahua, la capital del estado del mismo nombre. A menos que vivas en alguna de estas localidades, rara vez alguien tomaría este viaje como parte de su transportación recurrente. Justo esto lo hace más atractivo, pues se trata de un medio no tan demandado, lo que ayuda a transmitir la nostalgia por el tren de pasajeros en México. La experiencia de tomar el Chihuahua-Pacífico, o Chepe, es única. Pasas por el punto más alto del estado de Chihuahua, por la región tarahumara, todo esto parte de las Barrancas del Cobre, una reserva natural de cerca de 600 kilómetros. Las vistas son propias de una postal: barrancas, vegetación, nieve, puentes de antaño y un ferrocarril a la vieja usanza, pero en perfectas condiciones. Te recomendamos hospedarte en Divisadero Barrancas y, claro, sacar al fotógrafo que llevas dentro.

CIRCUM-BAIKAL

Tren transiberiano, Rusia

Con más de 100 años, estas vías son una maravilla de la ingeniería, pues pasan por 39 túneles (que suman casi nueve kilómetros), cientos de puentes y le rodean muros de piedra hechos especialmente para su paso. Su tarea es llevarte por la orilla del lago Baikal, pero en algunos puntos llega a estar a sólo unos metros del agua. Comienza en Slyudyanka (o Kultuk) y termina, cinco horas después, en el puerto de Baikal. Notarás inmediatamente que este viaje se trata más del paisaje y de pasarla bien que de transportar a las personas, pues desde 1950 convive con otro tren (menos atractivo) para este fin. Puedes apartar una de las cabañas para pasar un par de días de tranquilidad.

MOMBASA-KAMPALA

Lunatic Express, Kenia

Este viaje es nostalgia pura. Cierto, es un tren antiguo, pero recientemente fue adquirido por un consorcio que lo ha puesto en el mapa de quienes buscan experiencias únicas. El recorrido une el océano Índico con el lago Victoria; de Kenia hasta Uganda. El anhelo por el pasado se debe a que, durante el imperio británico, la élite tomaba este camino para llegar a la costa, donde tenían alguna casa para vacacionar. Tómalo en la antigua estación de Mombasa, donde el calor tropical te llevará a la vieja África. Las faltas en el servicio se olvidan una vez que por la ventana puedes ver cebras y gacelas, entre otros animales, en el camino. Ninguna clase de historia sobre el imperio británico en África es tan beneficiosa como este recorrido.

OSLO-BERGEN

Bergen Railway, Noruega

Éstas son las grandes ligas de trenes. Para muchos, es el recorrido más espectacular en trenes del mundo. Es una manera de conocer varias atracciones de Noruega en sólo 484 kilómetros. ¿Qué verás? Un paisaje inhóspito para quienes no están dentro del vagón. Para quienes tienen la suerte de estar cobijados por el tren, la pregunta obligada es: "¿Cómo es que hicieron estas vías aquí, entre lagos, nieve, cascadas, puntos altísimos? Para conectar las dos ciudades más importantes de la nación, si hacía falta atravesar una montaña, simplemente lo hacían. No sólo se trata de paisajes, sino de ingeniería. Y si eso no es suficiente para atraerte, si eres un fanático de los deportes de invierno, el tren te lleva a los puntos más adecuados para practicarlos.

VANCOUVER-CALGARY

Rocky Mountaineer, Canadá

Como su nombre lo dice, atravesarás las montañas rocosas de British Columbia y Alberta. Cierto, hay una manera más rápida de llegar, pero la ruta del Canadian Pacific de 1885 es la que mejor le sentará al obturador de tu cámara. Barrancas, pastizales, lagos congelados (o no, si vas en verano), arroyos, ríos, pinos, pinos y más pinos. Vale la pena pagar por los asientos del vagón cubierto por un domo transparente, de esta manera podrás ver mejor el paisaje sin necesidad de molestar a la persona de la ventana. Para no perderte de nada, toma algún tour que incluya hospedaje en los puntos intermedios, donde te llevan de excursión para adentrarte en los glaciares. Es una experiencia diferente tomarlo en verano que en invierno, pero las dos valen la pena.

Ahora ve
El decálogo de Peña Nieto sobre la implementación de reformas estructurales
No te pierdas
×