“Tengan confianza; sí sabemos”

Andrés Manuel López Obrador está de regreso y propone un modelo de Pemex similar al noruego, dar trabajo temporal a siete millones de jóvenes, y ampliar la base fiscal. Aquí explica cómo lograrlo.
María Luisa Díaz de León y Nadia Sanders

En 2006, por un 0.56% de los votos, Andrés Manuel López Obrador (1953) perdió la elección para presidente de la República contra Felipe Calderón. En estos últimos seis años, se dedicó a hacer campaña pueblo por pueblo y ganó la encuesta de popularidad e intención de voto contra el jefe de gobierno, Marcelo Ebrard. El de Macuspana está de vuelta y ahora con una nueva imagen: más conciliador, abierto al debate y con el apoyo abierto de prominentes empresarios.

El 15 de noviembre, López Obrador se convirtió en el candidato de la izquierda, la cual se constituirá en un frente que reunirá al PRD, PT y Movimiento Ciudadano. En entrevista, explica qué piensa hacer para reactivar la economía de México, emplear a los siete millones de ‘ninis' y reformar el sector energético.

Ahora que es candidato de la izquierda, ¿cuál es su promesa de campaña para los empresarios de México?

En primer lugar, impulsar toda la actividad productiva. Lograr que podamos crecer con la participación conjunta de la iniciativa privada, el sector público y el sector social para lograr tasas de entre 6 y 7% anual de manera sostenida.

Esto se puede lograr si resolvemos los problemas que tienen los pequeños y medianos empresarios con algunas medidas. Por ejemplo, el acceso al crédito, no sólo eso, sino tratar de reducir el monto en el pago; que el gobierno pueda asumir una parte de los intereses en créditos destinados a la actividad productiva para poder crecer.

¿En qué porcentaje sería ese subsidio?

Estamos estudiando en cuánto sería. Lo segundo es ofrecer energéticos baratos. Reducir el costo de las gasolinas, el diesel, el gas y la luz. Esto lo vamos a lograr con la integración de todo el sector energético, desde la exploración del petróleo, la producción, la refinación, la petroquímica, la industria eléctrica..., de toda la cadena de valor. Y vamos a construir cinco grandes refinerías para procesar toda la materia prima y poder ofrecer energéticos baratos a la industria. No vamos a poder competir en un mundo globalizado si no tenemos precios justos en cuanto a energéticos.

La reducción en el costo de las energías, ¿en cuánto tiempo y en qué porcentaje se darán?

Desde los primeros días de mi gobierno se va a aplicar esta medida. Estamos trabajando en eso; en nuestro modelo todo lo que tiene que ver con el sector energético, con protección de recursos naturales y con el petróleo, está más orientado a actuar como se hace en Noruega.

Statoil, la empresa petrolera noruega, es mayoritariamente estatal, pero tiene accionistas privados.

¿Entonces, en petróleo no se quiere parecer a  Lula?

Importa más el modelo noruego porque, independientemente de que se conserva la propiedad de la nación del petróleo, trae un acuerdo para no derrochar los recursos que se obtienen por la industria petrolera. Los noruegos tienen como objetivo superior el no malgastar la energía de las futuras generaciones.

Más competencia y más contribuyentes

"Una tercera medida para apoyar a los empresarios y comerciantes es no permitir los monopolios y dar prioridad a la competencia. Actualmente se están pagando precios exagerados por el predominio de los monopolios. Si la economía mexicana se abre a la competencia, vamos a obtener ahorros hasta del 10% para la población en general, y esto también va a ayudar a la industria, y a la pequeña y mediana empresas".

¿Cómo combatirá los monopolios?

Provocando la competencia, abriendo la economía, (a la inversion) nacional y extranjera. El planteamiento es a todas las ramas de la economía, desde luego las telecomunicaciones y todo lo que tiene que ver con bienes y servicios; vamos a pensar cómo podemos reducir las tasas de interés porque existen también monopolios en el sector bancario. Todo eso lo haremos hablando, convenciendo, persuadiendo a todos los actores económicos, productivos y financieros del país.

¿Cuál es su propuesta en el tema fiscal?

Vamos a resolver la necesidad de que haya una reforma fiscal progresiva con simplificación administrativa. Vamos a hacer el compromiso con todo el sector productivo de no aumentar impuestos ni crear impuestos nuevos.

¿Cómo piensa ampliar la base de contribuyentes?

La propuesta nuestra es que todos los ciudadanos mexicanos estén en la base de contribuyentes o padrón fiscal de contribuyentes. Que haya manifestación voluntaria en el pago de impuestos; que el que no tiene ingresos, lo manifieste.

¿Dijo usted "voluntario"? Los impuestos son eso, impuestos.

Les vamos a cambiar el nombre, no se van a llamar impuestos, sino contribuciones porque vamos a convencer a la gente de que todos tenemos que contribuir. El que no tiene ingresos, el que no tiene utilidades, va a expresar que no tiene ingresos. A eso me refiero cuando hablo de confianza; el que tiene ingreso y utilidades va a expresar cuánto obtuvo de utilidades y veremos cuánto le toca contribuir en una fórmula sencilla para que deposite ese dinero en un banco y, que en vez de que haya fiscalizaciones y auditorías, haya un mecanismo de sorteo donde vamos a llevar a cabo estas supervisiones. Al contribuyente ya no verlo como un delincuente en potencia, sino como un ciudadano responsable.

¿Los grandes contribuyentes tendrán el mismo trato?

Vamos a buscar una manera de resolver si podemos lograr que sea la totalidad.

Después de la elección de 2006 hubo mucha desconfianza en usted. ¿Cuál es su estrategia para acercarse a los empresarios? ¿Será Marcelo Ebrard su enlace con la iniciativa privada?

Yo creo que es un asunto de comunicación, porque la desconfianza se da a partir de una campaña de desprestigio en contra nuestra. Infundieron el miedo, la calumnia, la mentira.

Yo fui jefe de gobierno en la Ciudad de México y nunca tuve un problema con el sector privado. Al contrario, no hay ningún empresario que no fue apoyado o que fue maltratado durante mi gobierno. Nosotros no estamos en contra de los empresarios, no podemos estar en contra del hombre o la mujer que invierte. El que es empresario que invierte y genera empleos merece apoyo, merece protección de la autoridad.

Vamos a seguir informando lo que realmente somos por varios conductos, uno de ellos es Marcelo Ebrard quien tiene una muy buena relación con empresarios. Por otro lado, me he reunido con un grupo de empresarios que han formado una asociación civil que se llama  Despierta México, allí están Fernando Turner (Katcon), allí está Alfonso Romo (Pulsar), he tenido pláticas con Alberto Santos (empresas Santos), y con jóvenes empresarios como Fernando Canales Stelzer (de  IMSA, e hijo del ex gobernador panista de Nuevo León). Todos ellos han mostrado su decisión de ayudar.

¿Cómo va a ser este apoyo, con dinero?

¡Noooo! El apoyo es para que nos ayuden a informar y comunicar a los empresarios nuestra propuesta, a quitar temores infundados; ése es el apoyo principal, no con dinero.

Nosotros estamos acostumbrados a actuar con austeridad no hacer campañas ostentosas, con gasto excesivo.

Sobre su declaración de crear cuatro millones de empleos en seis semanas, se parece a la promesa de Vicente Fox de resolver Chiapas en 15 minutos. ¿Qué reacción le provoca que se valore como una promesa más populista que real?

Yo no soy irresponsable, nunca lo he sido. Cuando hago una propuesta es porque tengo todos los elementos. Desde luego, los que no me ven con buenos ojos me malinterpretan.

Yo lo que dije es que hay que actuar como lo hizo el presidente Franklin D. Roosevelt durante la Gran Depresión de 1929. El echó a andar un programa para resolver el desempleo. Eso fue lo que dije: que él, en seis semanas le dio ocupación a cuatro millones de personas, sobre todo jóvenes.

Yo dije que hay siete millones de jóvenes sin trabajo y sin estudios, y que es de las causas de la descomposición social que nos ha llevado a esta crisis de inseguridad y de violencia.

Llevamos 28 años sin crecimiento económico; y si no hay crecimiento económico, no hay empleos; y si no hay empleos, no hay bienestar; y si no hay bienestar, no puede haber tranquilidad, ni paz social.

Nosotros, con la meta de crecer al 6 y 7% de manera sostenida, vamos a generar el millón 200,000 empleos que se requiere, pero se necesita atender el rezago, y por eso estamos planteando el trabajo temporal (puede ser hasta por dos años) en tanto se normalicen las cosas. El propósito es darle ocupación a siete millones de jóvenes en actividades productivas.

Le llamamos Programa de Empleo Jóvenes Construyendo el Futuro y estamos partiendo de 4 o 5 dólares diarios. Hemos hecho ya la corrida financiera y estamos hablando de 150,000 millones de pesos (MDP) al año. Yo te recuerdo que el presupuesto nacional es de 3 billones 600,000 MDP.

¿Y de dónde va a salir ese dinero?

Va a salir del plan de austeridad que se va a aplicar en el gobierno. Vamos a reducir los sueldos de los altos funcionarios públicos. La nómina del gobierno actualmente consume 860,000 MDP, y de esa nómina, los que tienen ingresos hasta de 200,000 a 500,000 pesos mensuales son el 3% de todos los que trabajan en el gobierno. De los 860,000 MDP, ellos se llevan casi 200,000 MDP. Si se reduce a la mitad, allí nada más hay 100,000 MDP. Vamos a suprimir privilegios como las cajas de ahorro que cuestan cada año alrededor de 5,000 MDP y el servicio médico privado para altos funcionarios. No vamos a utilizar aviones ni helicópteros privados, va a haber un plan de austeridad. Pensamos liberar más de 200,000 MDP.

En el programa para jóvenes, ¿tienen contemplados formar emprendedores?

Es un programa preempleo con el propósito de que se vayan incorporando al mercado de trabajo y que puedan obtener mejores salarios. Por otro lado, vamos a impulsar actividades productivas para quienes quieran emprender con actividad económica; quienes quieran tener una nueva empresa, un comercio, van a tener facilidades. Señalé la importancia de otorgar los créditos para toda la actividad productiva.

Dentro de la agenda empresarial está la reforma laboral, y dentro de ésta, el tema del salario mínimo. ¿Cuál es su postura en este tema?

Yo pienso que no debe aplicarse la agenda que nos imponen desde fuera, eso que llaman reformas estructurales que se aplican en todos los países. Nosotros tenemos que tener una agenda propia a partir de nuestra realidad y nuestros problemas. Se ha venido gobernando a partir de recetas impuestas desde el extranjero y no encuentras en esa agenda el combate a la corrupción, que es fundamental. Ningún modelo económico, por eficaz que sea, va a funcionar con la corrupción que impera en el país. Eso es fundamental.

Ahora, la reforma laboral. Ése no es el problema principal, el problema es que no hay empleos; el problema principal es que la pequeña y mediana empresa no tiene apoyo, no tiene créditos, tiene que pagar altos impuestos; el problema principal son los monopolios. Entonces, ¿qué se gana en no pagar salario mínimo, sino pagar por hora? ¿Qué será, 7 pesos la hora? Eso es hasta irresponsable. ¿Por qué? Porque eso lo que genera es más resentimiento social, lo que genera es inestabilidad política, más violencia. Entonces, no. Esa reforma laboral, de ninguna manera. No les conviene a los empresarios, para acabar pronto.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Vamos a ser responsables. La propuesta se puede resumir en dos palabras, ‘honestidad' y ‘justicia'. Nada ha dañado más a México que la deshonestidad de los gobernantes. Lo segundo,  justicia. Hay que enfrentar el grave problema de la desigualdad social y económica; por eso hablo del amor al prójimo y de la República Amorosa, que también no les ha gustado a algunos, pero que tiene que ver con humanizarnos, darle la mano al que se quedó atrás para que nos emparejemos y caminemos todos juntos.

Yo les digo a los lectores de Expansión que tengan confianza, que sabemos cómo hacerlo y que vamos a actuar de manera responsable como siempre, y que el cambio que estamos promoviendo lo estamos orientando por la vía pacífica, y por la vía electoral. El objetivo es lograr el renacimiento de México.

PROPUESTAS ECONÓMICAS
El candidato de la coalición del PRD, PT y Movimiento Ciudadano explicó sus compromisos con la iniciativa privada de México.
1. Subsidiar a empresas en el pago de intereses por créditos.
2. Ofrecer y producir energéticos baratos.
3. Impedir monopolios y promover la competencia.
4. Hacer una reforma fiscal progresiva; no aumentar impuestos, ni crear nuevos. Ampliar la base de constribuyentes.
5. Crear un programa de empleo temporal para siete millones de jóvenes.
6. Reducir 50% el sueldo de los burócratas que ganan de 200,000 a 500,000 pesos al mes y generar ahorro de 100,000 mdp.
Ahora ve
Barack Obama sorprende a niños con una bolsa gigante de regalos
No te pierdas
×