Amor por los latinos

Los MBA en el mundo quieren latinos en sus aulas, buscan difundir la región entre sus estudiantes y quieren generar vínculos con el sector empresarial.
Regina Reyes-Heroles C.

Aunque en el MBA de tiempo completo de ESADE de España, las clases se imparten en inglés, dos veces a la semana, 130 estudiantes no hispanohablantes aprenderán español. Hablar la lengua no es un requisito, pero cada año son más los que deciden estudiar la terminología de negocios en este idioma debido a que el interés de hacer pasantías o intercambios en Latinoamérica ha aumentado.

En la oficina de admisión de ESADE también hay cambios. Ahora más que nunca, en medio de la crisis económica en Europa, la universidad quiere atraer latinos a sus aulas. La estrategia tiene el objetivo de incrementar su matrícula y procurar la diversidad con egresados de más de 30 países. También busca darle a los estudiantes europeos, asiáticos y norteamericanos lo que piden: saber más de Latinoamérica.

Y la mejor forma para presentarles la región es a través de las vivencias de sus compañeros latinos, dice Cristina Sassot, directora de admisiones del MBA del ESADE. El objetivo va más allá: "Entre más alumnos latinos tengamos, podremos establecer mayor contacto con las empresas de la zona", añade.

Latinoamérica interesa a los programas de MBA de todo el mundo y, por ello, la tendencia es incrementar los incentivos para conseguir más candidatos latinos, incluir en sus programas nuevos elementos relacionados con la zona -para que estudiantes de otras regiones la entiendan- y crear lazos con empresas presentes en Latinoamérica que puedan ver sus aulas como laboratorios de reclutamiento.

Para lograrlo, ESADE cuenta con becas de entre 10 y 40% sobre el costo del programa basadas en el mérito. Entre los esquemas, tres llaman la atención: apoyos financieros creados específicamente para estudiantes mexicanos, colombianos y brasileños.  También abrió el año pasado Fellowships, que permiten a los estudiantes trabajar en las oficinas administrativas del MBA para obtener un ingreso extra y, a la vez, ayudar al programa a cumplir sus objetivos de reclutamiento y experiencia internacional.

Por ejemplo, Arturo Quintana, un mexicano que participó en el esquema, ayudó al área de admisiones a establecer contacto personal con los estudiantes latinos en proceso de admisión. El objetivo era que pudieran escuchar de un estudiante de su región los beneficios de ESADE. Quintana habló con unos 30 candidatos, de éstos, la mitad escogió la institución.

La crisis de deuda en Europa ha golpeado al mundo. El Banco Central Europeo proyecta que el bloque crezca sólo 1.8% en 2012. Los bancos de Wall Street disminuyeron sus pronósticos de expansión para la economía de Estados Unidos de 2.5 a 2.2%.Incluso, hay una desaceleración en países emergentes. China creció 8.9% el cuarto trimestre de 2011, por debajo del 9.1% de meses anteriores; y el Centro de Estudios Estadounidenses Conference Board pronostica que crecerá 8% en 2012. Por su parte, la Comisión Económica para América Latina (CEPAL) también disminuyó su expectativa de crecimiento para la región a 4.4%.

Aún con este contexto, "Latinoamérica va a crecer y se vuelve interesante para hacer negocios", dice Germán Rojas, director de la licenciatura de Economía del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), quien explica que a pesar de estar sujetos a las volatilidades, el crecimiento se mantendrá en los siguientes dos años.

Para Rojas, en los mercados emergentes se encontrarán las mayores oportunidades laborales o comerciales. Y en los compañeros de aula que provienen de estos países están los secretos para saber cómo hacer negocios, explica Mario Salamanca, director ejecutivo de la Fundación Mexicana para la Educación, la Tecnología y la Ciencia (FUNED).

"Estos mercados dinámicos crecen y seguirán creciendo mientras los maduros continúan estancándose", dice Marika Taishoff, directora de Monaco MBA de la International University of Monaco, donde ya se imparten cursos en cómo hacer negocios con países emergentes y los países BRIC.

Zona ‘hot'

Yuli Petreikov, originario de Israel, estudió con Quintana en ESADE. Cuando llegó el momento de elegir en qué empresa haría su pasantía, Petreikov optó por pisar México y ofrecer sus servicios en Banorte por un periodo que no superó las 10 semanas. "Ahora me ha dicho que estaría interesado en regresar a trabajar temporalmente", cuenta Quintana.

El interés por Latinoamérica existe, pero son pocas las empresas que ofrecen pasantías para candidatos al MBA, añade, y "ahí hay mucho trabajo por hacer, desde tener un programa de pasantías con fechas establecidas y proyectos claros, hasta buscar con qué otros MBA se pueden hacer lazos".

Algunas universidades ya trabajan en el tema. El MBA de Eller College of Management de la University of Arizona ofrece un viaje anual para 70 estudiantes que dura 10 días y tiene la finalidad de conocer un país latinoamericano, visitar empresas y aprender cómo se hacen negocios en el destino. También tiene una pasantía con el CONACYT que permite a estudiantes del MBA trabajar con científicos mexicanos para ayudarles a "identificar oportunidades comerciales, mercados potenciales, plantear temas legales o de patentes", dice Daniel Bens, director del MBA.

Canadá también busca proveer una experiencia internacional. En el International MBA (IMBA) de Schulich School of Business de York University los estudiantes se especializan en la región que ellos escogen. El requisito es un global work term o periodo global de tres meses en el que se les expone a experiencias de trabajo en diversos ambientes culturales y de negocios, explica Krista Larson, directora de admisiones y reclutamiento de Schulich.

"Hay interés en América Latina, pero podría ser menos tímido si hubiera más contacto con empresas de la región", dice Fabiola Siccard, mexicana graduada de este programa, fundadora de Latin American MBA, una asociación de latinoamericanos con MBA en Canadá y ejecutiva de Scotiabank en Toronto.

Hay un área de oportunidad para las empresas latinas, afirma Larson, pues podrían aprovechar el conocimiento que los estudiantes obtienen en cursos especializados en industrias como salud, inmobiliaria, sustentabilidad y minería. Los beneficios se tendrían al contratar pasantes especializados en estas áreas que, a su vez, enriquecerían su experiencia visitando empresas latinas o relacionadas con estos temas, dice Larson.

Pero más allá de los viajes a Latinoamérica o las clases de español, "el valor más grande está en las contribuciones de los estudiantes de la comunidad latinoamericana en el aula, pues como mercados emergentes, los compañeros de otras regiones están interesados en qué pasa en sus países y cómo se puede hacer negocios", dice Jenny Gunn, oficial de reclutamiento de la Manchester Business School en la University of Manchester en el Reino Unido.

Presencia latina

Hace más de un año, Francisco Campoy, llegó de Bolivia a Japón para estudiar el MBA de la International University of Japan (IUJ). Además de él, sólo cursan el programa una mexicana y un ecuatoriano. "Me gustaría que hubiera un mayor acercamiento con nuestra región", dice Campoy.

En Japón, América Latina poco a poco cobra más relevancia, aunque en IUJ aún no se estrechan lazos con empresas de la región. Los esfuerzos por ahora se centran en atraer candidatos de más de 110 países, "esto debe incluir presencia latinoamericana", dice Gretchen Shinoda, gerente de servicios estudiantiles de la UIJ.

La diversidad consigue más clientes. En el Instituto Empresa (IE) en España, en la última generación del MBA, 28% del cuerpo estudiantil son extranjeros. "Esto es lo mejor de la experiencia", dice Fernando Fontes, director del IE para América Latina.

Latinoamérica y Asia son zonas donde hay un mercado estudiantil potencial, explica por su parte Mario Salamanca, de FUNED. "Mientras en países como EU los jóvenes dudan si vale la pena la inversión en un MBA, los latinoamericanos están dispuestos a salir a estudiar".

Esto parece contrario a lo que ocurrió después de la crisis de 2008, cuando las tendencias mostraron un incremento de la matrícula. "El mercado de MBA es difícil de leer en estos momentos", dice Bens de la University of Arizona, pero es cierto que en EU bajaron las solicitudes porque la inseguridad económica hace que los estudiantes se pregunten si la inversión vale la pena.

El incentivo más utilizado para atraer clientes es la ayuda financiera. Gonzalo de la Huerta, un chileno que estudia el MBA en ESIC, España, tiene una beca de 100% más un monto para manutención que consiguió por medio de Telefónica y Fundación Carolina. "Este incentivo fue decisivo para escoger el MBA", dice.

En la University of Arizona, por ejemplo, a los latinoamericanos aceptados se les ofrece pagar colegiatura de residentes, lo que representa un descuento de 35% en comparación con la matrícula que pagan los estudiantes que no son del estado de Arizona.

Otro incentivo para atraer egresados es ofreciendo experiencias de trabajo o intercambios. Aunque éste no aplica sólo para latinos, en el MBA de Standford algunos estudiantes de la región han visitado India, China, el sureste asiático o países europeos, dice Barbara Buel, directora de comunicaciones.

Ganar experiencia laboral, también fue clave para Fabiola Siccard, quien realizó una pasantía en Scotiabank en Toronto donde fue contratada.

El lado amargo

América Latina no es la única región emergente con crecimiento o interés en los MBA. Asia es donde la mayoría han puestos los ojos. Y a su vez, algunos de estos países ya hallaron los encantos de trabajar con los programas de MBA. "Hay varias opciones para los estudiantes con empresas en China e India, por su crecimiento económico y la cercanía geográfica con Japón", dice Campoy de la IUJ. "Pero si existiera acercamiento y lazos con nuestra región sería posible aprovechar la plataforma de los MBA para promover el crecimiento económico en Latinoamérica", añade.

Algo similar sucede en Canadá. Los estudiantes de Schulich deben terminar su MBA con un proyecto en equipo de consultoría estratégica para una empresa en particular, explica Larson. "Conseguir una empresa latinoamericana que quiera aprovechar que un grupo de estudiantes le haga una consultoría es complicadísimo", dice Siccard.

El servicio es gratuito y tanto las empresas grandes como pequeñas o medianas -que no tengan los recursos- puede aprovechar para obtener un plan de reestructura o estratégico, dice.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

En un país como México, en donde según cifras de la Secretaría de Economía, 98% son pequeñas y medianas empresas (pymes), los beneficios de tener latinos estudiando un MBA global, se extienden hasta los empresarios que quieran estrechar lazos.

Los MBA ya tienen claro que deben enfocarse a compartir conocimiento sobre economías emergentes. El reto ahora está en las empresas: con mayor vinculación se multiplicarán las oportunidades.

LOS MÁS SEDUCTORES
Expansión preguntó a algunos programas de MBA los tres países Latinoamericanos en los que se enfocan.
GISMA Business School, Alemania. “Primordialmente en México porque GIMSA tiene una liga con Volkswagen de Puebla. Además, es miembro de Nafta. Otros dos relevantes: Brasil y Argentina”.
Schulich Business School, Canadá. “En orden de importancia estratégica: 1) México, 2) Brasil, y 3) Argentina. Abrimos, no oficialmente, un centro Satelital en la Ciudad de México y habrá otro en Sao Paulo” que ayudan a Schulich a reclutar y ofrecen soporte profesional a graduados. Ya tienen centros en India, China y Corea del Sur.
University of Melbourne, Australia. “Minería y recursos naturales son un conductor de nuestra economía y en este sentido Chile, Brasil y Perú son adecuados para interactuar con la industria de commodities australiana”.
• Kenan-Flagler Business School, Carolina del Norte, EU. México, Brasil y Perú. México porque comparte la frontera con EU y “es un socio natural”; Brasil porque “se proyecta que madurará como un súperpoder”; y Perú porque “es una economía que muestra un crecimiento veloz”.
Ahora ve
Te decimos lo que debes saber del Xbox One X
No te pierdas
×