Empresa en naufragio

también las compañías pueden hundirse. ante la crisis, el director debe ser creativo e innovador para salvar su barco.
Delia Angélica Ortiz

El pasado 13 de enero, el capitán Francesco Schettino veía desde el muelle de la isla italiana Giglio cómo se hundía la embarcación que abandonó antes de que concluyera la evacuación de la misma.

Desde una perspectiva de empresa, la responsabilidad final del ‘Titanic italiano' recae en el CEO de la firma a la que pertenece el crucero hundido. "Hay que tener mucho cuidado en las contrataciones que hace la compañía, para que sus empleados puedan reaccionar ante este tipo de crisis y eso fue un detalle que no cuidaron", explica Carlos Ruiz, director del programa de Alta Dirección en el IPADE, quien encuentra innumerables aprendizajes de esta anécdota marítima en analogía con la vida corporativa.

De hecho, Luigi Foschi, CEO de la empresa Costa Crucero y, literal, el otro capitán que debió dar la cara ante el incidente, adjudicó la tragedia a que Schettino no siguió la ruta programada, se acercó demasiado a la costa y chocó contra una roca.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"Es un llamado a la toma de conciencia", dice Beatriz Portilla, directora de Central de Cruceros de México, para quien los capitanes deben ser verdaderos líderes involucrados en la operación de la nave y no solamente en la vida social.

"Las personas en puestos de liderazgo deben tener las habilidades para guiar a la gente en una situación como ésta, en la que hubo un liderazgo deficiente", comenta la directiva.

APRENDIZAJES
Cuando la empresa puede ser el siguiente barco en hundirse, no vendría mal seguir algunos protocolos marítimos.
La tripulación debe realizar prácticas regulares de seguridad para que cada miembro esté capacitado para reaccionar ante una eventualidad.
La experiencia del Titanic obligó a que todas las embarcaciones cuenten con 125% de lanchas y chalecos salvavidas. Ante una crisis, todos deben sobrevivir. Los despidos deberían ser la última tangente.
El capitán no abandona el barco, porque se necesita un líder que tome decisiones durante la crisis. El CEO será quien tome las decisiones finales.
Ahora ve
Jorge Glas, vicepresidente de Ecuador, es condenado a prisión por caso Odebrecht
No te pierdas
×