El costo de la burocracia

La paraestatal tiene un rezago de tres años en la producción nacional de combustibles limpios, que solventa con importaciones millonarias.
Alma Hernández Arana

Las normas ambientales obligan a Petróleos Mexicanos (Pemex) a producir combustibles limpios desde 2009, pero la burocracia en la paraestatal generó una demora de al menos tres años: en el mejor de los casos, será en 2013 cuando cumpla la norma de la Secretaría del Medio Ambiente (Semarnat).

Mientras tanto, Pemex recurre a la importación del carburante, lo que genera un desembolso anual equivalente a 50 veces el presupuesto de 2012 de la Secretaría de Desarrollo Social.

Además de los millonarios recursos que implica importar gasolina baja en azufre y diésel de ultra bajo azufre, el gobierno federal se expone a las fluctuaciones del peso frente al dólar y a las variaciones internacionales del precio del petróleo. Cuanto más paga el gobierno por estos dos factores, más caros le resultan los subsidios que da a los consumidores.

Entre 2009 y 2010, Pemex adjudicó los trabajos para producir gasolina limpia en sus seis refinerías en el país. La construcción de plantas especiales (hidrodesulfuradoras) quedó a cargo de Empresas ICA en los complejos de Cadereyta (Nuevo León), Ciudad Madero (Tamaulipas), Salina Cruz (Oaxaca) y Minatitlán (Veracruz). ICA cotizó las primeras dos obras en   un total de 640 millones de dólares (MDD) y las otras en 720 MDD. Las de Salamanca (Guanajuato) y Tula (Hidalgo) recayeron en la unidad en México de la italiana Saipem, que las tasó en unos 350 MDD en total.

Actualmente, el promedio de avance de esas nuevas refinerías es de 45%, con un máximo de 69% en Cadereyta y un mínimo de 31% en Minatitlán. Según un reporte de Pemex al cierre de 2011, van en tiempo y forma. Un documento de ICA señala que las adaptaciones a la refinería en Nuevo León estarán operando este año y las otras tres en 2013.

Mientras tanto, directivos de empresas interesadas en las obras para refinación de diésel -que piden no ser identificados- se quejan de que "Pemex trabaja a paso de tortuga" en estos proyectos.

Según el plan inicial de la petrolera, los paquetes de licitaciones para combustibles limpios en diésel tenían que correr en forma paralela a las obras para refinación de gasolina. Ante una consulta de Expansión, Pemex dijo en un comunicado que ya trabaja en las bases para esas licitaciones y que la producción de diésel limpio comenzará en 2014.

Sin embargo, Pablo Ramírez Romanillos, ex funcionario de alto nivel de Pemex Petroquímica, asegura que la meta de dos años es "irreal y seguramente no se cumplirá". Mientras tanto, argumenta, la importación de diésel es un riesgo económico.

Pemex asegura que está cumpliendo con el abasto de la demanda de diésel limpio, pero aclara que lo hace con combustible importado.

Fuertes gastos

Garantizar el abasto de carburantes limpios mediante compras en el extranjero significa un desembolso  equivalente a 1,635 millones de pesos anuales, que salen de las arcas del gobierno federal.

Ese monto equivale a 50 veces el gasto programable asignado a la Sedesol, la entidad encargada de la política social del gobierno. También es similar a los recursos canalizados a la Secretaría de la Función Pública, el ente anticorrupción del país.

El impacto de esta erogación en las finanzas públicas podría continuar en el mediano plazo, ya que si bien en 2013 entrarán en operación las seis nuevas refinerías, una tercera parte de la gasolina limpia se seguirá importando.

El cuadro se complica por la demora en el proyecto para producir diésel. El consultor independiente Luis Puig Lara dice que el déficit en el abasto de este combustible pesado crece aceleradamente.

Además, como México posee el monopolio de producción y distribución subsidiada de combustibles, debe enfrentar los ciclos económicos internos y externos con precios de venta que no responden a criterios de mercado. El año pasado, Pemex absorbió un incremento de 20% en el precio de la gasolina regular que se importa de Estados Unidos porque el precio pasó de 2.1 a 2.6 dólares por galón (equivalente a casi cuatro litros), a lo que se sumaron los costos de transportar el carburante al país, según el reporte financiero del cuarto trimestre de 2011 de la petrolera.

Para mitigar el impacto de los mayores costos, en 2011 el precio de la gasolina Magna aumentó 11.7%, la Premium subió 5.2% y el diésel, 11.2%.

Burocracia interna

Ejecutivos de Pemex, que también pidieron el anonimato, reconocen que los retrasos en la ejecución de las obras se derivaron de cambios en la gestión y elaboración de los proyectos.

Además, dicen, por la creación de nuevos organismos internos, aumentó la burocracia en la subsidiaria Pemex Refinación. Con el nuevo organigrama, todo proyecto a licitar debe pasar por el escrutinio del recién creado Consejo de Administración de la subsidiaria y por los distintos comités que encabezan los consejeros independientes de Pemex.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Con este sistema, se requiere al menos un año para que un proyecto sea aprobado. Mientras, el gobierno federal sigue gastando decenas de millones de dólares al año en la importación de combustibles.

Ahora ve
Fiscal general de EU culpa a migración por pandillas y terrorismo en el país
No te pierdas
×