¿Más empresas o mejores empresas?

En la creación de empresas como en la generación de empleos, la cantidad no está peleada con la calidad.
Los editores

Muchas de las políticas públicas que se adoptan en la economía mexicana pretenden fomentar la creación de nuevas empresas, y que éstas a su vez generen nuevos empleos. Pocas, muy pocas de ellas, en cambio, se diseñan con el fin de crear mejores empresas y, como consecuencia, mejores empleos.

Los editores de Expansión creemos que ambas intenciones son igual de importantes y que no son excluyentes. El contenido de la portada de esta edición es el catálogo más completo de las mejores prácticas de recursos humanos que las empresas que operan en México tienen en marcha.

La primera sorpresa que tuvimos este año al elaborar el ranking fue una mayor participación. Se evaluaron 607 empresas, casi 50% más que el año anterior. Y pensar que la primera vez que hicimos este ranking, en 2007, sólo se animaron a participar 108 compañías.

Este aumento, sin embargo, no se reflejó en forma proporcional en el número de compañías que lograron certificarse como Súper Empresas. La suma de participantes que componen nuestros tres listados creció 30% para sumar 132 compañías. Este número, si bien es el mayor que hemos reconocido en seis años de aplicar esta metodología, es de los más bajos si se mide como proporción del total de participantes, al sumar 21%.

Lo que sigue siendo una constante es que quienes participan en este proceso no lo hacen bajo el argumento de que es un asunto de justicia social o de desarrollo humano. El principal motor de quienes deciden medir sus empresas con este ranking es el negocio. Si los empleados están más contentos con el lugar donde trabajan, lo más probable es que esto se refleje en el bottom line.

Con esta edición, queremos democratizar las formas en que estas empresas han logrado tener un mejor entorno de trabajo para sus empleados y, como consecuencia de ello, obtener mejores resultados financieros para los accionistas. Qué mejor forma de tener un acuerdo 'ganar-ganar'.

Veda informativa

La elección presidencial en curso tiene muchas novedades. Una de las más evidentes es que los partidos y candidatos no pueden comprar anuncios en los medios electrónicos. Para enviar sus mensajes, los participantes en la elección disponen de 44.2 millones de spots en radio y televisión.

Sin embargo, las reglas de esta elección, o la interpretación que mucha gente en el gobierno les da, restringieron los espacios para la información que ofrece el Estado a la sociedad.

Desde el 30 de marzo, al consultar los sitios en internet de las dependencias gubernamentales aparece un recuadro con el texto: "En términos de lo dispuesto por el artículo 41 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, durante el tiempo que comprendan las campañas electorales y hasta la conclusión de la jornada comicial, debe suspenderse la difusión en los medios de comunicación social de toda propaganda gubernamental".

Y sigue: "Por ello, del 30 de marzo al 1 de julio de 2012, inclusive, se suspenderá el acceso a las secciones de este portal de internet que contienen difusión de programas, acciones, obras o logros de gobierno".

Al contactar a las áreas de comunicación social para solicitar información o entrevistas, éstas son negadas a causa de la veda electoral. En las últimas dos ediciones de esta revista, dependencias como PEMEX, la Presidencia de la República y otras usaron esta veda como argumento para no dar entrevistas.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Los editores pensamos que hay una diferencia clara entre información y propaganda. Pero, al negarse los entes de gobierno a proporcionar información que antes de la veda sí entregaban, nos hacen pensar que, al menos para ellos, todo lo que antes comunicaban es propaganda.

Comentarios: cartas @expansion.com.mx

Ahora ve
Sobrinos de la primera dama venezolana son sentenciados a 18 años de prisión
No te pierdas
×