Domadores del tiempo

Muchos hombres de negocios comparten la pasión por los relojes, máquinas para medir una de las pocas cosas que ellos no pueden poseer.
Mónica Isabel Pérez

Le Temps Suspendu es un reloj mecánico con una de las funciones más interesantes del mercado actual. Presionas el pulsador y se detiene el tiempo. Para volver a la realidad, lo pulsas de nuevo.

"Le gusta a los empresarios por una razón muy sencilla: siempre les falta tiempo", comenta Iveth Lagos, directora de comunicación de Hermès, la casa de lujo francesa que comenzó a comercializarlo en 2011.

Muchos empresarios entran al mundo de la alta relojería, un club exclusivo en el que se necesitan tres cosas. La primera es el gusto por el conocimiento -los relojes son arte y ciencia-. La segunda es la disposición a invertir: las piezas son caras, porque exigen artesanía, alta tecnología, precisión y la máxima calidad de materias primas. La tercera, y acaso la más importante, sentir pasión.

Los ejecutivos suelen vincular el origen de su afición con una historia personal. "Es un gusto heredado de mi abuelo, un anticuario. Tengo sus relojes y los de mi bisabuelo (de 1890)", recuerda Gabriel Espíritu Santo Barrera, director de la firma relojera Sonthe Orologi. "Tuve mi primer reloj a los seis años. Ahora tengo una colección, sólo de edición limitada y número de serie 17, mi número de suerte".

Espíritu Santo distribuye en México 15 marcas relojeras internacionales. Como coleccionista, busca aparatos raros "con complicaciones (funciones) mecánicas de repetición y calendarios perpetuos", dice. Los primeros son emblemáticos por los distintos repiques que usan para anunciar los minutos transcurridos y los segundos se destacan por identificar los años bisiestos.

Para Gabriel Alvarado, director general de Kronos de México, la pasión también comenzó temprano. "Mi reloj más entrañable me lo dio mi padre, que era médico. Es un Bulova Accutron de oro que mide el ritmo cardiaco", dice Alvarado, quien conduce una firma que surgió hace 30 años como una compañía de relojes ‘checadores', curiosa coincidencia para este amante de la relojería.

Ronaldo Duarte, vicepresidente de Electrónica de Consumo de Samsung México, prefiere los modelos elegantes y deportivos, como los de la firma suiza iwc, según una compilación de la revista Life & Style. Otros optan por el clásico Rolex, como Hiroshi Takahashi, presidente de Sony México, cuyo favorito es el Yachts-Master Gold.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Al momento de la entrevista, Alvarado, de Kronos, lleva un Montblanc. "No me interesan las marcas", dice. "Simplemente, según el momento o la ocasión, compro el que me gusta".

Con información de Fernanda Cervantes.

PARA TODA OCASIÓN
El espacio es el límite para este reloj, usado por el astronauta Wally Schirra durante la misión del Mercury Atlas 8 de 1962. En su caja está grabada la leyenda que hace honor a su nombre: “First Omega in Space” (Primer Omega en el espacio). En su interior, un movimiento automático da vida a un cronógrafo de 30 minutos dentro de una caja de acero inoxidable de 39.70 mm. Los índices de la hora y las manecillas han sido tratados con pigmentos fosforecentes que garantizan una lectura perfecta.
Izaskun Esquinca
PARA PRESUMIR
Estas piezas son un pretexto ideal para una conversación antes o después de cerrar un negocio. Usan tecnología que implica precisión, exclusividad y estilo.
Eike Batista, empresario brasileño de petróleo y minas, y el inversionista estadounidense Warren Buffett usan el modelo Day-Date de Rolex. Batista lo prefiere en su versión de oro rosado.
Larry Ellison, fundador de Oracle, es aficionado a los relojes Girard-Perregaux. Cuenta que el primer reloj que tuvo fue un modelo vintage de oro de esta exclusiva casa suiza.
Rolando Duarte, directivo de Samsung México, prefiere modelos versátiles. El Patek Philippe 5204, con calendario perpetuo, puede llevarse a la oficina o a una cena de negocios.
Ahora ve
El esperado octavo episodio de la saga ‘Star Wars’ llega a los cines del mundo
No te pierdas
×