Deuda de Vitro sale cara a otras firmas

Wall Street ha comenzado a exigir garantías antes de invertir en mexicanas con deuda especulativa.

Vitro vs fondos de inversión de EU

1
El convenio de reestructuración de Vitro que rechanzan ocho fondos estadounidenses, propone una quita de 40% en los bonos que ellos poseen. (Foto: Cortesía Vitro)
vitro stand  (Foto: Cortesía Vitro)

El 27 de julio de 2011, el CEO de Vitro, Hugo Lara, y cinco de sus directivos viajaron a Filadelfia con un objetivo: convencer a ocho fondos de inversión estadounidenses de aprobar el convenio de reestructuración de deuda que la vidriera había presentado a todos sus acreedores tres meses antes. Sin embargo, las 25 personas que estuvieron en la junta (ejecutivos de Vitro, abogados, el conciliador del concurso mercantil en México, Javier Navarro, y los representantes de los fondos encabezados por Aurelius Capital Management y Elliott Management), no pudieron ponerse de acuerdo en los términos de un contrato de confidencialidad.

La negociación fracasó. "Si querían ver información que no era del dominio público, tenían que firmar un acuerdo de confidencialidad", dice Alejandro Sánchez, director jurídico de Vitro que estuvo en la reunión.

Esto marcó el inicio de una larga batalla legal entre Vitro y los ocho fondos estadounidenses que rechazan su convenio de reestructuración, que propone una quita de 40% en los bonos.

Casi cinco meses después del encuentro, el 13 de diciembre de 2011, Vitro presentó en México una solicitud de concurso mercantil con la esperanza de que el procedimiento también fuera reconocido en Estados Unidos bajo el Capítulo 15 de la Ley de Quiebras de ese país.

Ocho meses antes, Vitro había obtenido la protección de la justicia mexicana para reestructurar su deuda a través de un 'concurso mercantil preacordado', un recurso que la ley mexicana permite si por lo menos 40% de los acreedores están de acuerdo con el plan de la firma.

Para lograr ese 40%, Vitro contó como acreedores a sus propias subsidiarias en Estados Unidos, que habían contratado deuda con el respaldo del corporativo en Monterrey. Esto permitió que votaran a favor del plan de reestructuración.

A la espera del fallo final de EU

2
Si la corte de Estados Unidos falla a favor de Vitro, la vidriera podría estar más cerca de poner fin al pleito legal con los ocho fondos estadounidenses. (Foto: Adán Gutiérrez)
vitro  Si la corte de Estados Unidos falla a favor de Vitro, la vidriera podría estar más cerca de poner fin al pleito legal con los ocho fondos estadounidenses. ✓  (Foto: Adán Gutiérrez)

Desde 2012, Vitro ha conseguido la protección de la justicia mexicana para reestructurar su deuda, pese a la oposición que mantienen los fondos estadounidenses. El 7 de febrero de 2012, la jueza Sandra Elizabeth Barajas, del Cuarto Distrito en Materia Civil y del Trabajo en Monterrey, aprobó el concurso mercantil presentado por el conciliador Navarro, con el apoyo de 850 acreedores que representan 74.2% del monto de la deuda.

Sin embargo, cuatro meses después, el juez Harlin Hale, de la Corte de Insolvencias de Texas, decidió no reconocer el concurso aprobado por Barajas.

Hale dijo que el acuerdo infringía las leyes y las políticas públicas de su país, ya que a diferencia de la norma mexicana, la Ley de Quiebras de Estados Unidos no permite que las empresas en concurso mercantil incluyan la deuda de sus subsidiarias en el proceso.

Pero el fallo en Monterrey estipula que la deuda de las subsidiarias de Vitro en Estados Unidos podría sufrir una quita.

Vitro apeló la decisión y espera la resolución hacia octubre de 2012. Si se mantiene la decisión de Hale, los fondos podrían exigir el pago de 100% de los bonos de deuda emitidos por las subsidiarias en Estados Unidos.

Los dos fondos que encabezan el rechazo al concurso mercantil de Vitro son conocidos, entre otras cosas, por sus múltiples litigios contra empresas y gobiernos.

"Elliott y Aurelius son muy conocidos por su enfoque de maximizar sus ingresos a cualquier costo, incluso por la vía legal", dice Claudio Loser, presidente y cofundador de la consultora Centennial Group Latin America.

De revertirse el fallo del juez, Vitro estaría más cerca de poner fin a un largo pleito legal con estos acreedores.

‘Efecto Vitro’ deja rastro en el mercado

3
La holding Vitro busca salir de concurso mercantil entre finales de octubre y principios de noviembre, cuando estará acabando el periodo de conciliación. (Foto: Cortesía Vitro)
Vitro  La utilidad de operación consolidada de la empresa alcanzó los 43 millones de dólares.  (Foto: Cortesía Vitro)

Los fondos no sólo se han inconformado ante la justicia de Estados Unidos por la quita de 40% que propone Vitro, sino que objeta que el proceso sienta un precedente peligroso que podría debilitar futuras inversiones estadounidenses en firmas mexicanas. "La decisión de hacer cumplir el plan de reestructuración de Vitro reducirá la confianza de inversionistas en la aplicación de la protección a acreedores en Estados Unidos", dice Elaine Buckberg, maestra del Massachusetts Institute of Technology.

En 2011, un panel en Nueva York organizado por la Asociación de Comercio para Mercados Emergentes trató los efectos negativos de la reestructuración de Vitro para las firmas mexicanas con deuda de calificación especulativa, como Cemex, ICA y Grupo Posadas.

Allí se oyeron por primera vez las advertencias sobre el posible 'Efecto Vitro' y se evidenciaron las cifras del fenómeno.

Al 3 de agosto de 2012, los bonos de 24 firmas mexicanas con calificación especulativa (B o BB) pagaban con base en los bonos del Tesoro de Estados Unidos una tasa 2.85 puntos porcentuales mayor a la deuda emitida por empresas brasileñas con la misma calificación, según cálculos de Robert Rauch, de la administradora de fondos Gramercy Advisors.

La diferencia, según Rauch, obedece al nerviosismo que generó el caso Vitro entre los inversionistas.

De hecho, inversionistas en EU han seguido de cerca el asunto. "Todos queremos 'cláusulas Vitro' en los convenios de bonos con empresas mexicanas de alto rendimiento para protegernos de la clase de maniobra que ellos le jugaron a sus tenedores de bonos", dice un administrador de un fondo de capital estadounidense con inversiones en firmas mexicanas, que pide no ser identificado.

Para garantizar su financiamiento en el extranjero, las empresas mexicanas están incluyendo en sus contratos de deuda o propuestas de refinanciamiento cláusulas que ofrecen mayores garantías a sus tenedores.

El futuro de las empresas vulnerables

4
La Suprema Corte asegura que su resolución sobre la deuda de Coahuila afectará el bienestar de la sociedad. (Foto: Notimex)
suprema corte de justicia de la nacion  (Foto: Notimex, )

Las firmas afectadas por el 'Efecto Vitro' son las mexicanas con un perfil de deuda similar al de la vidriera antes de su concurso mercantil: es decir, con un nivel de deuda en bonos mayor que su flujo de operación (EBITDA). Bajo esta lógica, las empresas como Cemex, Grupo Posadas e ICA, entre otras, sufrirán más por el caso Vitro, dice Arturo Porzecansky, director del programa de relaciones económicas internacionales de la American University en Washington.

Cemex, cuya deuda neta asciende los 16,000 millones de dólares, propuso en junio 2012 un plan de refinanciamiento. Incluye, por primera vez, un apartado de dos párrafos donde se compromete a pagar primero a sus tenedores de bonos antes que a sus propias subsidiarias en caso de insolvencia.

"Mi percepción es que (esta cláusula) fue una consecuencia de lo de Vitro, porque en mi experiencia nunca lo habíamos visto", dice Sergio Rodríguez, director de Corporativos para México Fitch Ratings. José Coballasi, analista de Standar & Poor's, coincide en que las previsiones que tomó la cementera se deben, en gran medida, a lo sucedido con Vitro.

Los abismos en la ley

El caso Vitro puso en evidencia la falta de armonización en la aplicación de la ley en México y en Estados Unidos.

Si bien el proyecto de reestructuración propuesto por la vidriera no violó la ley mexicana, ya que ésta permite a las empresas incluir como acreedores a sus propias subsidiarias, claramente dejó a los fondos con desconfianza.

"A la fecha, esta corte no ha visto evidencia de que el procedimiento judicial en México fue producto de corrupción o que el propio concurso mercantil es un proceso corrupto", señaló el propio juez Harlin Hale.

Del caso Vitro se puede sacar un aspecto postivo y es que ahora las compañías al ofrecer mayores garantías a sus tenedores de bonos, tendrán mejores posibilidades de obtener fondos. "Es parte de lo que tienen que hacer para conseguir el financiamiento que necesitan", dice Carlos Ramírez, analista de México para Eurasia Group.

Con información de Norma Jiménez.

Wall Street ya no confía en mexicanas

5
Tractebel estima que le tomará entre 10 y 13 meses estar en condiciones de volver a suministrar a Vitro de energía eléctrica. (Foto: Thinkstock)
vitro  (Foto: Thinkstock)

La reestructuración de deuda de Vitro ha comenzado a generar desconfianza entre inversionistas Wall Street que ahora exigen más garantías antes de invertir en firmas mexicanas. Empresas como Cemex, ICA y Grupo Posadas con calificación de deuda especulativa ven que ahora los inversionistas les cobran casi tres puntos porcentuales más por sus bonos en circulación y les exigen más garantías y condiciones de pago.

"No dudo que los inversionistas ahora pidan más dinero, porque creen que invertir en este tipo de empresas es más riesgoso", subraya Claudio Loser, ex alto funcionario del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Expertos en el tema como José Coballasi, analista de Standar & Poor's y Robert Rauch, de la administradora de fondos Gramercy Advisors han llamado a este fenómeno 'Efecto Vitro' por las consecuencias negativas que ha dejado la disputa legal de dicha compañía y que pone en evidencia la falta de armonización en la aplicación de la ley entre México y Estados Unidos.

"Hay un cambio en la percepción de los inversionistas sobre la deuda corporativa de las empresas mexicanas", señala Sergio Rodríguez, director de Corporativos de Fitch Ratings México.

Cemex, cuya deuda neta asciende los 16,000 millones de dólares, incluyó en su plan de refinanciamiento un apartado donde se compromete a pagar primero a sus tenedores de bonos antes que a sus propias subsidiarias en caso de insolvencia, publica la revista Expansión de agosto 2012.

El 27 de julio de 2011, empezó la lucha legal entre Vitro y fondos estadounidenses que rechazan su convenio de reestructuración, que propone una quita de 40% en los bonos que ellos poseen.

Desde entonces, la vidriera ha usado varias maniobras para protegerse de sus acreedores. En consecuencia, fondos de inversión en Estados Unidos temen reacciones parecidas de otras firmas mexicanas en la misma situación de deuda.