USG quiere casa

La estadounidense busca entrar al mercado residencial mexicano con sus paredes prefabricadas.
Marco Núñez

La productora de paredes prefabricadas USG aprovechó sus nuevos productos para cerrar en México acuerdos de proveeduría para Plaza Carso y otras obras de menor envergadura. Así, México fue el único país donde creció y tuvo un resultado positivo en 2011.

Ante rivales como la mexicana Panel Rey y la franco-mexicana Comex-Lafarge, USG tiene el 55% del mercado nacional, valuado en alrededor de 300 millones de dólares (MDD).

La empresa ya trabaja en un producto para la construcción de viviendas. "Nuestro interés en México está en el mercado residencial", dice la presidenta internacional de USG, Jennifer Scanlon. Su estrategia, agrega, es seguir invirtiendo en su centro de desarrollo en Illinois.

"La mejor defensiva es una buena ofensiva y nuestra innovación es nuestra ofensiva", dice Scanlon. "Nuestra estrategia de invertir en investigación de mercados e innovación continuará asegurando que seamos el líder".

Las inversiones en sus cinco plantas en México le permiten exportar a Japón y América del Sur, aunque el mercado local también se muestra dinámico.

"Hay una significativa necesidad de vivienda que se construya rápidamente y que garantice seguridad", dice Scanlon. Entrar al mercado de vivienda económica impulsaría sus ventas entre 5 y 10%.

Sin embargo, el consultor de la industria de la construcción Eduardo Pedroza dice que "puede ser una buena apuesta, pero veo un mercado limitado".

USG tendrá que luchar contra una idea muy arraigada en los estilos de construcción, ya que en México esas casas se hacen con ladrillo, un material que complica el empleo del yeso.

Ahora ve
Así fue el inicio de las precampañas de Anaya, López Obrador y Meade
No te pierdas
×