Aprendiz de una pasión

-
Pablo Ignacio Ávalos y Delia Angélica Ortiz

Braulio Arsuaga / Grupo Presidente

Dos divas aguardan en el recibidor de Braulio Arsuaga Losada. A la distancia, es un retrato distorsionado de Marilyn Monroe, de tres metros, pero es una imagen construida por el artista chino Alex Guofeng Cao con un millar de fotografías de la actriz Brigitte Bardot. "Hay gente que compra para decorar y es válido. Otros buscan invertir y también es muy válido. Otros compran por ambas razones. Al final, tienes que guiarte por lo que te gusta", lanza el director comercial de Grupo Presidente.

El coleccionismo es un pasatiempo aprendido de su padre, Braulio Arsuaga Tellechea, consejero de Grupo Gigante, aficionado a obras de artistas consagrados. "Al comprar una pieza, me interesa explorar lo que pasó por la mente del artista", comenta el hijo. "Mi colección es más emocional".

El empresario hotelero puede sentarse en su sala y contemplar un cuadro LED del estadounidense Jim Campbell o admirar una escultura conceptual del francés Cyrille André. Incluso admirar el ingenio del mexicano Bosco Sodi, que experimenta con maderas, fibras y pigmentos. Presume que 90% de los artistas que colecciona podrían contarse entre sus amigos, como el jalisciense Rivelino, autor de esculturas monumentales, cuya exposición ‘Nuestros silencios' recibió patrocinio de particulares como Arsuaga Losada. Éste también encabeza subastas para recaudar fondos para comunidades de escasos recursos, por ejemplo.

Ahora ve
Estos ‘huevos revueltos’ son preparados sin huevos
No te pierdas
×