Explosión de reliquias

-
Pablo Ignacio Ávalos y Delia Angélica Ortiz

Mauricio Fernández Garza / Empresario y político

Nervaduras vegetales en blanco y negro, al estilo expresionista, impresas sobre una base rocosa, cuelgan de la sala de Mauricio Fernández Garza. El marco soporta una estructura de piedra de unos dos metros. Es el registro fósil de los helechos que habitaron el planeta hace 300 millones de años.

"Tengo piezas que datan de hace 3,000 millones de años, cuando se enfrió la Tierra, hasta arte moderno", advierte el empresario regiomontano que está por terminar su segunda gestión como presidente municipal de San Pedro Garza García, Nuevo León.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Armas -incluida una espada que perteneció a Hernán Cortés-, monedas antiguas de cobre, licoreras, cráneos de dinosaurio, puntas de flechas, mapas mexicanos del siglo XVI, arcos góticos, grabados, artesanía y pintura completan la colección personal que resguarda la finca La Milarca. "Las piezas de paleontología no están colocadas como tal, sino como arte. Son arte-objeto, no pretenden ser otra cosa. Me fascina verlas y no espero que a alguien más le gusten", dice.

Fernández Garza recuerda que hace 40 años apenas ocho personas acudían a una exposición de arte en Monterrey. Ha habido cambios dramáticos. Él es impulsor de esos cambios. Su cercanía con Luis Barragán, Francisco Toledo y Rufino Tamayo contribuyó a que estos creadores realizaran esculturas que hoy son parte del paisaje de la ciudad. Incluso anuncia que su colección y su propiedad se convertirán en un museo. Su convicción sobre el arte es contundente: "Es la sensibilidad de apreciar. Te vibra o no te vibra. Así de sencillo".

Ahora ve
En las calles de Tokio puedes jugar Mario Kart, pero en la vida real
No te pierdas
×