Nuevos aires

la mexicana no puede crecer mucho más en América Latina, pero en Europa encuentra empresas depreciadas y usuarios de celulares que gastan más.
Leonardo Peralta

AMÉRICA MÓVIL / Ranking 2

Ocho palabras bastaron para dejar en suspenso la expansión de América Móvil en Europa. "Recomendamos a nuestros accionistas no tomar acción alguna", respondió Eelco Blok, directivo de KPN, a la oferta de la mexicana de aumentar su participación accionaria de 5 a 27.7%.

Pese a que sólo los accionistas de KPN pueden aceptar o rechazar la oferta, el hecho de que los directivos hayan recomendado desecharla significa que la firma de Carlos Slim tendrá que remar contra la corriente para poder incrementar su porción de KPN.

El que sería el primer paso de una avanzada de expansión en Europa parecía complicarse el 1 de junio con la carta de los directivos holandeses a sus accionistas, pero todo apunta a que América Móvil tiene su mirada fija en el viejo continente, donde los activos del sector han bajado de precio por la crisis regional y el negocio es más rentable que en América Latina.

En México, la operadora parece haber resuelto su añejo conflicto con la Comisión Federal de Competencia (CFC), luego de comprometerse a cumplir cinco condiciones a cambio de que se le retirara una multa de casi 12,000 millones de pesos (MDP).

Oferta inesperada

El 8 de mayo, América Móvil anunció que ofrecía 2,600 millones de euros por 325 millones de títulos de KPN para sumar una participación de 27.7%. La oferta vence el 27 de junio pero puede extenderse.

Con 44.5 millones de usuarios móviles y de TV restringida y operaciones en Alemania, Bélgica, España, Francia, Holanda y Suiza, KPN representa la puerta de entrada de América Móvil a Europa. "Para nosotros, ir a Europa es tomar más mercado", dice Carlos García, director financiero de la mexicana. "Además de que aprovechamos el precio de los activos".

Es justamente el precio ofrecido por América Móvil lo que hizo que KPN recomendara rechazar la propuesta. En su carta a los accionistas, la directiva encabezada por el presidente Jos Streppel dice que el precio de 8 euros por acción es "oportunista" y "subestima de forma sustancial el valor de KPN". El precio ofrecido por la mexicana es 2.16 euros por debajo del precio de cierre promedio de los títulos de KPN en la Bolsa de Valores de Amsterdam del 8 de mayo de 2010 al 8 de mayo de 2012.

Aun así, el 11 de junio América Móvil informó que había comprado seis millones más de acciones de KPN -para elevar su participación a 7.3%-, y sólo pagó  7.8 euros por título (2 centavos por debajo de su oferta hecha el 8 de mayo).

No es casualidad que la oferta de América Móvil llegue justo en medio de la crisis de la eurozona. "La crisis ha disminuido los precios de los activos de telecomunicaciones en la región quizás en más de un 10%", asegura Valeria Romo, analista de Monex Grupo Financiero, quien sigue a la firma mexicana.

La oferta, además, sigue el patrón de las empresas de Carlos Slim a la hora de invertir en el extranjero, afirma Raciel Trejo, autor del libro Carlos Slim, vida y obra, de próxima publicación. "Llega con empresas donde considera puede hacer sinergias, invirtiendo pequeñas cantidades que luego expande si lo considera necesario", comenta el autor.

De hecho, al buscar sólo 27.7% de las acciones de KPN, América Móvil se mantiene por debajo del 30% que la obligaría a hacer una oferta por todas las acciones de la holandesa. Pero incluso sin pasar ese umbral, la empresa mexicana obtendría una gran influencia en KPN.

"Estamos entrando de una manera que limita nuestro riesgo financiero, porque no estamos haciéndonos de una responsabilidad operativa", dice García. Si se considera que históricamente sólo 44% de los accionistas asiste a las asambleas generales de KPN, América Móvil podría decidir el rumbo de la empresa. "A través de esta mayoría simple, América Móvil podría ejercer una influencia significativa en muchas decisiones estratégicas sobre los intereses de largo plazo de KPN", dice la carta de la directiva holandesa.

Puerta europea

Con 305 millones de usuarios y presencia en casi todo el continente americano (desde Seattle hasta Tierra del Fuego), América Móvil se ha convertido en uno de los principales proveedores de telecomunicaciones del mundo. Sin embargo, la cobertura de telecomunicaciones móviles en la región está llegando al punto de saturación. Con una población de 112 millones, México tiene 96.2 millones de usuarios móviles. En Argentina, con una población de 40 millones, existen 58 millones de usuarios móviles y en Brasil son 203 millones entre 206 millones de habitantes.

Además, las operadoras alrededor del mundo ven la necesidad de ofrecer más que telefonía móvil, ya que las ganancias por los servicios tradicionales cada vez son menores. "La telefonía móvil no da para mucho más", explica Erasmo Rojas, director para América Latina y el Caribe de 4G Américas, ente que agrupa 19 operadores de la región, como Alcatel-Lucent, AT&T, Rogers y T-Mobile, y no incluye las empresas de Slim. Para 2015, el organismo estima que 57% de las suscripciones móviles serán de datos, en contraste con el 12% que se registró en 2011.

Europa representa para América Móvil un mercado potencialmente más rentable. Aunque está más saturado que América Latina, los europeos consumen más servicios de telecomunicaciones que los latinoamericanos. El ingreso promedio mensual por usuario que recibe Telcel en México es de 158 pesos, mientras que la división de kpn en Holanda ingresa poco más de 400 pesos.

Las inversiones de Grupo Carso en Europa datan de más de 13 años. En 1999, compró 18.6% de la empresa española de internet inalámbrico Interbrand, según Trejo. Al año siguiente, adquirió 17.5% de First Mark, operadora de telefonía fija en España. En 2006, compró 3.4% de las acciones de Portugal Telecom.

Sin embargo, "la inversión de América Móvil en KPN representa su primera inversión importante en Europa", asegura la mexicana en el documento oficial que envió a la Bolsa para anunciar su oferta.

Pero éste es sólo el primer paso en una estrategia de expansión en Europa. Mientras el ‘caso KPN' seguía en suspenso, la prensa austriaca reportaba que la empresa mexicana podría comprar una participación en Telekom Austria, una operadora con 20 millones de usuarios móviles y presencia en ocho países de Europa del Este. Pese a que la empresa de Grupo Carso dijo que no comentaría sobre especulaciones, la revista austriaca Format aseguraba que el multimillonario egipcio Naguib Sawiris está dispuesto a vender su participación a la empresa mexicana, aunque el gobierno austriaco -el principal accionista- tendría que aprobar la transacción.

Salva el cochinito

Mientras prepara su desembarque en Europa, América Móvil parece haber cerrado en México un expediente que pudo haberle costado 11,989 MDP. A finales de abril, la CFC aceptó los compromisos propuestos por Telcel, el brazo operador de América Móvil en México, para reducir sus tarifas de interconexión y, en consecuencia, revocó la multa que le había impuesto por práctica monopólica relativa.

Así terminó una batalla que había iniciado en 2006 y que involucraba a cinco empresas. "Esto nos permitió acabar con una guerra legal que se prolongaría por años, amén de que permite tener certidumbre legal", dice Jorge Cantú, director jurídico de América Móvil.

El pleito inició en septiembre de 2006, cuando Axtel presentó una demanda contra la empresa de Grupo Carso por fijarle una tarifa de interconexión más alta que la que cobraba a sus suscriptores por usar su red. Al mes siguiente, Alestra, Marcatel, Megacable y Protel presentaron denuncias similares.

El 7 de abril de 2011, casi 55 meses después de la demanda original, la CFC resolvió que Telcel había incurrido en práctica monopólica relativa y le impuso la multa más alta en los 19 años del órgano regulador.

El 30 de abril de este año, luego de más de 12 meses de jaloneo legal, el ente decidió revocar la multa con base en los compromisos adquiridos por la telefónica: establecer una tarifa de interconexión de 95 centavos por minuto para las llamadas que vengan de otros operadores; abandonar los recursos legales que había interpuesto para combatir las tarifas de interconexión establecidas por  la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel); ofrecer a sus clientes paquetes con minutos para llamar a cualquier operador sin diferenciación de precios; y entregar a la CFC toda la información que requiera sobre el tema.

Cantú sabe que, de no cumplir, la CFC podría multar a la empresa con hasta 8% de sus ingresos. "Con esto buscamos resolver controversias legales que sólo nos estaban dañando y contribuyendo a un entorno enrarecido en la industria", dice.

Sin embargo, observadores como Ramiro Tovar, académico del ITAM y especialista en regulación de telecomunicaciones, dicen que los compromisos adoptados por Telcel no son nuevos. La Suprema Corte, por ejemplo, ya había resuelto que las decisiones de la Cofetel sobre tarifas de interconexión eran finales, por lo que el compromiso de desistir de todo recurso legal resulta irrelevante. Igualmente, la operadora ya había decidido en febrero del año pasado que reduciría sus tarifas de interconexión.

La revocación de la multa es una buena noticia para América Móvil, sobre todo porque tendrá muchos frentes que pelear en el futuro. Todavía espera la resolución de la denuncia interpuesta por Iusacell y TV Azteca contra Telmex por supuestamente violar su título de concesión al transmitir los Juegos Panamericanos en vivo por su canal de internet UnoTV.

La compañía también tendrá que convencer a quien asuma la presidencia a fin de año de que le permita transmitir contenido televisivo, sobre todo después de que la Cofetel aprobara la concesión de dos cadenas de televisión abierta digital.

Pero en el futuro inmediato, América Móvil estará enfocada en concretar su operación con KPN. "No es una inversión financiera", dice García. "Realmente es algo que hacemos por el ángulo estratégico".

Ahora ve
Los avances parecen aproximarnos a la revolución del reconocimiento facial
No te pierdas
×