Telefónica se desinfla en México

El CEO Juan Abellán cambia de estrategia en medio de la crisis de España.

Telefónica da un golpe de timón

1
La alianza de Telefónica con Iusacell es un hecho inédito en el país, aunque este tipo de asociaciones son muy comunes en Europa y Centroamérica. (Foto: 3D: Rafael Medoza/Foto: Duilio Rodríguez)
telefonica movistar  (Foto: 3D: Rafael Medoza/Foto: Duilio Rodríguez)

Como parte de una campaña de austeridad global, Telefónica ha cambiado su modelo de negocio en México pasando a un esquema de renta que incluye una sorpresiva alianza con Iusacell -que era uno de sus principales competidores- y añade un plan enfocado en servicios y clientes de alta rentabilidad, dejando a un lado la carrera por alcanzar a América Móvil. 

"Liderazgo no es ser el más grande. No es el que tiene más clientes. Si me voy a proponer eso, a lo mejor en 50 años lo lograre", dice Juan Abellán, consejero delegado-CEO de Telefónica en México, quien llegó a México en agosto de 2011.

Telefónica es desde hace años la segunda compañía del sector, aunque lejos de América Móvil. Hace una década, su meta era cerrar esa brecha en forma progresiva. Hoy, con el cambio de estrategia que lidera Abellán, la española abandona esa carrera, publica la revista Expansión del 17 de septiembre 2012.

Los cambios encabezados por el directivo llegaron en momentos en que los niveles de deuda de la casa matriz española y la caída en su capacidad para generar efectivo, la tienen al borde de una calificación especulativa.

La deuda total de 56,000 millones de euros (mde) -951,000 millones de pesos (mdp)- llevó a la casa matriz de la española a emprender en 2012 una campaña global de austeridad que incluye medidas de control de gastos y la venta de activos no estratégicos.

En este contexto se inserta la alianza que Juan Abellán hizo con Iusacell en julio de 2012 para compartir sus 7,800 torres de transmisión en México.

El CEO aseguró a la revista Expansión del 17 de septiembre de 2012, que dicha alianza surgió como una estrategia en conjunto para competir contra América Móvil, la primera compañía del sector.

Afirmó que el convenio irá más allá de estas medidas: "Ya también nos hemos reunido con Televisa; ahora son socios de Iusacell y la verdad es que vamos a seguir avanzando mucho en esta relación".

Compartir infraestructura es común en Europa y Centroamérica, pero que dos operadores del competido mercado mexicano decidieran unir fuerzas era inédito. Sin embargo, analistas y observadores creen que más que una idea innovadora, el acuerdo se debe a que Telefónica necesita un golpe de timón en el país.

Los expertos sostienen que la medida responde a la necesidad de disminuir sus costos de operación, pues en vez de instalar una antena donde no tiene cobertura, ahora la compañía puede usar la infraestructura de su competidor, aunque la firma no aclaró si el acuerdo implica pagos entre las compañías por el uso de torres ajenas.

*Con información de Norma Jiménez

Con el foco en los usuarios

2
Juan Abellán, CEO de Telefónica México, cuenta con más de 25,000 seguidores en Twitter. (Foto: Alfredo Pelcastre)
Juan Abellan  (Foto: Alfredo Pelcastre)

La crisis europea desatada en 2010 provocó una caída de los ingresos de Telefónica en Europa, donde obtiene casi 53% del total global. Esto dificultó el pago de su deuda y frenó sus operaciones mundiales.

Los directivos de Telefónica en Madrid impusieron estrictas medidas de control de gastos y la venta de activos no estratégicos. El 12 de diciembre de 2011 -cuatro meses después del arribo de Juan Abellán a México-, Telefónica en territorio nacinoal vendió una cuarta parte de sus 10,000 torres de transmisión a American Tower Company por 500 mdd.

Abellán dice que la venta no sólo busca generar ahorros, sino que refuerza una nueva estrategia de sólo enfocarse en sus usuarios.

La meta de Telefónica ya no es competir por una mayor tajada del mercado, explica, sino concentrarse en servicios y clientes de mayor rentabilidad, como los suscriptores pospago y los planes de datos.

En los últimos ocho meses de 2012, Telefónica triplicó su base de clientes con smartphones. "Hay que gastar el dinero en el cliente -dice el CEO-. Hay que gastar el dinero en los servicios, en la innovación, en ser competitivos... no en fierros".

Sin embargo, después de vender esas 2,500 torres, Telefónica planea instalar este año 3,000 nuevas, que un vocero calificó como "estratégicas": 2,000 serán para tecnología 3G, que permite brindar los servicios móviles de mayor rentabilidad que Abellán quiere impulsar en el país. "Debido al crecimiento y a la demanda de nuevas tecnologías, Telefónica pasó de un modelo de inversión a un modelo de renta. Éste ha sido benéfico para la empresa, ya que ha permitido un mayor despliegue de red, una mayor crecimiento de cobertura y una disminución en Capex (inversiones de capital)", explicó la empresa a la revista Expansión por medio de una carta, tras la entrevista con el CEO .

No obstante, analistas y observadores consultados por la publicación no comparten esa visión. La venta de torres responde a la necesidad de Telefónica de obtener liquidez para su matriz en España, dice Ignacio Cepeda, de Asercom, firma de capacitación y consultoría en telecomunicaciones. La alianza de Iusacell obedece a esta misma lógica.

Bernstein Research asegura en su informe que Telefónica tiene vencimientos de deuda de 6,700 millones de euros en 2013 y de 7,900 millones en 2014, casi tres veces los ingresos netos que tuvo en 2011.

*Con información de Norma Jiménez

El líder al rescate de Telefónica

3
Juan Abellán, CEO de Telefónica México, cuenta con más de 25,000 seguidores en Twitter. (Foto: Alfredo Pelcastre)
Juan Abellan  (Foto: Alfredo Pelcastre)

Juan Abellán, español de 49 años de edad, llegó al frente de Telefónica México en julio de 2011 -a petición del CEO mundial de la compañía, César Alierta- con la misión de cambiar la dirección de la filial.

"Lo mandan a un mercado sumamente importante, como lo es el mercado mexicano, que es el territorio de América Móvil. Obviamente, se enfrenta a grandes retos", dice Jorge Espinoza, reportero del boletín Inside Telecom, especializado en temas de telecomunicaciones en Venezuela.

Abellán lleva casi 19 años trabajando para Telefónica en Latinoamérica, región que aporta casi la mitad de los ingresos de la operadora. Antes de llegar a México dirigió la compañía en Venezuela por tres años y medio.

Allí, impulsó con fuerza los planes de internet móvil. Estos contratos representan hoy 36% de los ingresos de la división móvil de Telefónica en dicho país, una proporción mayor que en otros países de la región.

A pesar de que de 2008 a 2011, cuando Abellán estuvo a cargo en Venzuela, la operadora perdió 12.7% de sus clientes, sus ingresos sólo cayeron 3.6%.

La principal herramienta que usó para promocionar la empresa fue Twitter. "Me informaban los clientes de sus problemas y yo le avisaba directamente a los (encargados) para que solucionaran el problema".

Dormía dos o tres horas al día por contestar las quejas. Llegó a tener 200,000 seguidores al final de su gestión.

Sin embargo, sus exigencias molestaban a algunos empleados. "Abellán es un ‘workahólico’", dice Samir Berrios, quien trabajó con él en Telefónica y hoy es gerente de atención al cliente de la operadora móvil estatal venezolana Movilnet.

El propio Abellán presume que en todos sus destinos instaura la filosofía DNA: “despega las nalgas del asiento”. Ese estilo de liderazgo puede haber sido clave en la decisión de mandarlo a México, opina Jorge Espinoza, de Inside Telecom.

La ambición de Telefónica en México ya no es lo que era . “Los sueños imperiales de pelearse con (América Móvil), el operador más grande, quedaron atrás", dice Fernando Butler, de BHMC Consultores. "No tienen el músculo financiero. No tienen la capacidad para hacerlo”", agrega.

Abellán dice que ya no competirá con América Móvil, pero por decisión propia y niega que la empresa esté pensando en abandonar el país o vender su participación. La matriz en España, asegura, ni siquiera lo ha considerado.

"México es el país donde Telefónica quiere seguir apostando y seguirá apostando", afirma. "Nunca me mandarían a mí si fuera una empresa en retirada. ¡Jamás!", enfatiza.

*Con información de Norma Jiménez 

A Telefónica le ha costado mucho crecer

4
Brasil es el segundo mercado de Telefónica, muy cerca de España. (Foto: Reuters)
telefonica  (Foto: Reuters, )

Telefónica llegó a México en 1999 con la proveedora de internet Terra y su brazo de infraestructura Optel Telecomunicaciones. Al año siguiente, entró al mercado de telefonía móvil al comprar las operadoras Bajacel, Cedetel, Movitel y Norcel.

En 2002 compró Pegaso, por 93 millones de euros (mde) (853 millones de pesos)  y comenzó a operar como Telefónica Móviles México, el nombre oficial de la subsidiaria local.

Para 2003, tenía la ambición de conquistar en tres años una quinta parte del mercado móvil mexicano, que entonces sumaba poco más de 30 millones de suscriptores.

"Ellos venían con la idea de hacerle una competencia frontal a Telcel usando dos herramientas: los precios bajos y la publicidad agresiva", dice Fernando Butler, director general de BHMC Consultores, asesora de empresas de telecomunicaciones en temas de finanzas y mercado.

La meta se logró en 2008, cuando adquirió el 20% del mercado, con millones de los 75 millones de usuarios mexicanos.

En 2010, reportó ingresos récord en México por 1,831 mde (30,688 mdp), casi cuatro veces lo que consiguió en 2002.

Ese mismo año, invirtió 1,557 mde (26,095 mdp) para comprar más espectro, renovar concesiones, mejorar sus servicios de telefonía móvil e impulsar los de datos.

La operadora cerró el año con 19 millones de usuarios, 2 millones más que el año anterior, y un 21% del mercado nacional.

Ese crecimiento no fue barato. Desde su llegada a México y hasta 2010 la compañía llevaba invertidos casi 4,700 mde.

Las primeras inversiones, de hecho, requirieron inyecciones de capital de la matriz. La subsididaria mexicana todavía le debe a Madrid esos créditos, asegura el consejero delegado-CEO de Telefónica en el país, Juan Abellán.

Sin la posibilidad de realizar grandes inversiones para apuntalar su operación, el directivo tiene que buscar aliados incluso para proyectos menores. Busca socios para Integración México, que pretende extender su servicio a comunidades de 3,000 a 8,000 habitantes.

Los costos de operación de las antenas -unos 300,000 pesos cada una, según Telefónica- correrán a cargo por cuenta de inversionistas locales. A cambio, obtendrán derechos exclusivos para comercializar productos de Telefónica en esos lugares y una porción de los ingresos por llamadas.

*Con información de Norma Jiménez

Los ingresos no llegan

5
WhatsApp tiene un modelo distinto de negocio que otras empresas similares porque no depende de la publicidad. (Foto: Archivo)
smartphones  (Foto: Archivo)

La crisis europea desatada a inicios de 2010 provocó una caída de los ingresos de Telefónica en Europa, donde obtiene casi 53% del total global. Esto dificultó el pago de su deuda y frenó sus operaciones mundiales.

La filial mexicana de la empresa ha venido experimentando una desaceleración. En México, los suscriptores de Telefónica habían crecido 47% en 2007, 22% en 2008 y 13% tanto en 2009 como 2010. El año pasado, aumentaron apenas 0.4%. Fue la primera vez que no logró sumar un millón de suscriptores y el primer año en que registró un crecimiento menor al de la industria, que fue de 3.51%.

De hecho, 2011 fue tan sólo la segunda vez en que Telefónica creció menos que América Móvil, que logró un 2.34%. La última vez había sido en 2005.

Para 2012 la desaceleración parece convertirse en caída. En los seis primeros meses del año su base de usuarios se achicó 2.2%. Contra el mismo periodo de 2011, la baja es aun peor: 6.8%. La empresa dice que se debe a la depuración de clientes inactivos y confía en que sus suscriptores volverán a aumentar en el tercer trimestre de este año.

Por otra pate, de 2002 a 2006, Telefónica invirtió 2,322 millones de euros (mde) en México, con lo que consiguió incrementar su participación de mercado medida en suscriptores en 6.11%. Desembolsó en promedio 380 mde por cada punto porcentual adicional de mercado.

En cambio, de 2007 a 2011, invirtió 2,850 mde, pero sólo incrementó su participación 2.04%.

A partir de 2007, Telefónica vio una desaceleración en el crecimiento de sus ingresos en México. En 2007 subieron 45%, en 2008 14% y en 2009 5%. En 2010, la española invirtió 1,580 mde (casi el mismo nivel de 2004 a 2009), con lo que volvió a subir sus ingresos a 18%. 

En 2010, la española invirtió 1,580 mde (casi lo mismo que invirtió de 2004 a 2009), con lo que volvió a subir sus ingresos 18%.

Pero el año pasado, cuando su inversión volvió cerca de sus niveles promedio anteriores, los ingresos cayeron 15%.

Parecería que la española sólo logra incrementar sus ingresos en México cuando realiza grandes inversiones. Y éstas ya no llegarán.

*Con información de Norma Jiménez