Los empresarios detrás del Tamayo

Con un modelo de colaboración entre el sector público y el privado, el treintañero Museo Tamayo reabre sus puertas.
museo tamayo bonus expansion 1097  (Foto: Duilio Rodríguez)
Carmen Murillo y Delia Angélica Ortiz

El Museo Tamayo Arte Contemporáneo fue el primer museo privado en México. Una hazaña para su tiempo. Nació y sobrevivió con el auspicio de empresas como Televisa y Grupo Alfa, que pagaron el edificio de 400 millones de pesos terminado en 1981. Firmas como Villacero, Cemex y Bimbo son benefactoras hace tres décadas y otras como Mexichem, Omnilife y Baby Creysi se sumaron en estos años para apoyar la renovación del recinto.

Este 26 de agosto, el museo se reinaugura tras una restauración que duplicó su tamaño. "Se cumplió con la remodelación en tiempo récord. Sin salirse del presupuesto", dice Angélica Fuentes, presidenta ejecutiva de Grupo Omnilife-Chivas y vicepresidenta de la Fundación Olga y Rufino Tamayo (FORT).

Los fondos para las obras vinieron del sector público y el privado. David Cohen, director de Baby Creysi y actual presidente de la FORT, fue uno de los principales gestores. Tuvo el apoyo de Antonio del Valle, CEO de la petroquímica Mexichem, quien en 2009 consiguió fondos del gobierno cuando era vicepresidente del patronato y, tras dejar el cargo, se aseguró de que llegaran.

La inversión de 84 millones de pesos llegó en partes iguales del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, el Instituto Nacional de Bellas Artes y la FORT. Ésta administró el proyecto y los fondos.

Las donaciones recaudadas por la FORT resultaron de la afición del empresariado por el arte (más allá de los incentivos fiscales que reciben los mecenas). "Casi todos los miembros del patronato son empresarios", explica Carmen Cuenca, directora del Tamayo. "Pero también son coleccionistas de arte contemporáneo y eso le da otro perfil al museo".

Tamayo no tuvo ese tipo de apoyo en su carrera. Hijo de una costurera y un zapatero, llegó a la Ciudad de México para estudiar pintura mientras trabajaba en un mercado.

Tras probar suerte en Nueva York, su éxito en Estados Unidos y Europa le abrió las puertas de la élite mexicana, en especial con empresarios de Monterrey. "Ellos siempre han tenido mucho interés en el arte", dice Rosa María Bermúdez, sobrina del pintor. "Surgió una amistad con esas familias, los Garza Sada y los Garza Lagüera, Generoso Villarreal (de Villacero) y Lorenzo Zambrano (de Cemex)".

La Fundación Televisa administró el museo al inicio, hasta que Emilio ‘El Tigre' Azcárraga y Tamayo se distanciaron por desacuerdos sobre qué se debía exhibir. El oaxaqueño donó el espacio al INBA, pero pidió que la FORT garantizara su operación. Así ha sido desde entonces.

GUARDIANES DE LA HERENCIA
Empresarios que integran el patronato del museo Tamayo.
• David Cohen, director de Baby Creysi
• Angélica Fuentes, presidenta ejecutiva de Grupo Omnilife-Chivas
• Antonio del Valle, CEO de Mexichem
• Roberto Servitje, presidente del consejo de Grupo Bimbo
• Fernando Chico Pardo, presidente de Grupo Aeroportuario del Sureste
• Carlos Hank Rhon, presidente de Grupo Financiero Interacciones
Ahora ve
Nobel de la Paz 2017 advierte el peligro “de que alguien pierda los estribos”
No te pierdas
×