El coach del equipo

El director general debe lograr la lealtad de su primer cuadro de ejecutivos y evitar las decisiones basadas en el “porque lo digo yo”.
Carla Guerrero

Aun cuando en una organización el CEO podría pertenecer al llamado ‘club de los solitarios' por las exigencias a sus subordinados, el empresario debe de trabajar desde adentro y hacia afuera, con su primer cuadro de ejecutivos para que funcione correctamente la compañía. El CEO no debe ser quien ejecute, sino al contrario, debe ser el estratega que conduzca a la rentabilidad de la empresa. El vínculo laboral entre un CEO y sus ejecutivos de primer nivel debe tener como eje rector la lealtad. Una especie de compañerismo implícito que también requiere claridad en la comunicación, conexión entre sus colaboradores y el reconocimiento de las cualidades de su equipo de trabajo para que funcione con éxito la gran maquinaria.

"Hay CEO a los que les interesa los resultados pero no generar lealtad entre sus más cercanos. Pero un buen CEO es el que cuida este valor y lo nutre en el día a día, y eso significa que reconoce el esfuerzo de su primer cuadro de trabajo, aprende a delegar y se preocupa por las necesidades de sus ejecutivos", comenta Yanis Raptis, director general de Right Management México.

El CEO no siempre va a dominar toda la parte del negocio. Su función es ser un dirigente ordenado que da follow up a las órdenes que da, lo cual le brinda el respeto de sus ejecutivos que a su vez, fungen como ese enlace estratégico entre él y los proveedores externos, consultores y público en general.

"La lealtad es un valor que se forja en el día a día y es el elemento clave que fortalece las organizaciones y que coadyuva a que sean exitosas, y que evita la fuga de información o de personal", asevera Jorge Pérez-Rubio, director general de la American Management Association. De lo contrario, ocurre el llamado ‘suicidio del talento' donde la calidad del trabajo del CEO se ve disminuida porque no da juego y no delega a sus grupos más cercanos de influencia.

Construir confianza y lealtad es un punto crítico y la mejor forma de hacerlo es ser muy abierto en tus planes. Una vez ganada esa confianza, el trabajo del CEO será más sencillo porque la presión se reduce, señala un estudio de la consultora Booz & Company de México.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"El puente de comunicación directa es básico. No se trata de que los ejecutivos informen al director general a través de un correo electrónico, sino de que se sienten y discutan de frente las estrategias. Que se genere una conexión entre el CEO y su equipo", comenta Raptis.

CINCO PUNTOS PARA FOMENTAR LA LEALTAD

  • Establece un puente de comunicación entre colaboradores.
  • Fomenta el trabajo en equipo.
  • Delega responsabilidades.
  • Reconoce las competencias de tu personal.
  • Logra equidad entre tu primer cuadro.
Ahora ve
“Los países nos dan a las peores personas”, dice Donald Trump sobre migrantes
No te pierdas
×