Las ventajas de trabajar en equipo

Conformar equipos multidisciplinarios puede llevar a tu empresa a otro nivel.

Marcelo Valentín, director general de Syngenta México

Como en toda empresa exitosa, el director debe conocer, a detalle, los materiales con que está construida, sus productos, ventas, proveedores, colaboradores, entorno, situación del sector y, muy importante, estar cerca de los clientes y del equipo. Esto permite plantear nuevas directrices mediante una visión personal y de compromiso social.

Cuando en 2006 me dijeron que sería el director general de la empresa de agronegocios Syngenta México, además de la alegría estaba el gran reto de tener en mis manos el trabajo de todos mis compañeros. En la compañía, los planes de crecimiento se hacen a largo plazo, enfocados en metas a cinco años, por lo que a mí me correspondía darle continuidad al negocio y mantener el rumbo; corregir sobre la marcha lo que fuera necesario para alcanzar las metas que se habían trazado. Por fortuna he estado involucrado en la construcción de esas metas desde el inicio, incluso desde la posición previa a la que tengo ahora.

Una de las cosas que he aprendido para dirigir un negocio es que se necesita una preocupación de carácter global, una amplia perspectiva y trabajar en equipo por hacer algo al respecto. Una de mis grandes inquietudes es cómo alimentaremos a la población mundial en unos años. Como sociedad tenemos que hacerle frente al reto de alimentar a 9,000 millones de personas antes del año 2050. Esto representa una meta enorme; nos habla de la relación explotadora que hemos tenido con nuestro planeta. Nosotros podemos y debemos hacer algo para contrarrestar los efectos de esta devastación. Como agrónomo y apasionado del campo, es parte de mi sensibilidad el preocuparme por la tierra y sus frutos, lo cual me permite avanzar, en forma decidida, en la innovación y el desarrollo de productos para mitigar los problemas que existen en el campo; partiendo de ahí, lo que sigue es la perseverancia.

A partir de la visión de que la agricultura puede contribuir perceptiblemente para ayudar a superar este desafío global, impulso a mis colaboradores a compartir nuestro conocimiento y encontrar las soluciones que nuestro sector puede ofrecer para contribuir a que todos tengamos una mejor situación alimentaria a corto, mediano y largo plazos.

Metas claras

En Syngenta somos un equipo de trabajo multidisciplinario, por eso involucro a todos desde un principio al momento de marcar las metas a alcanzar, ya que todas las aportaciones desde los diferentes ángulos de profesión son privilegiadas aquí. Mi función es de visionario: veo la meta que debemos cumplir a largo plazo e impulso al equipo a lograrla. La filosofía es que la mejor forma de predecir el futuro es construyéndolo. Una vez visualizada la meta, la comparto con mis equipos a fin de que ellos me digan qué van a hacer para contribuir a llegar a ese punto. Esta dinámica es muy enriquecedora, porque si haces que cada uno de ellos forme parte de la construcción de los resultados se produce en cada uno un sentido de pertenencia tal, que hacen todo lo posible para alcanzarlos y hasta ahora siempre me han respondido superando las metas que nos trazamos cada año.

Plantear la meta y decidir el cómo lo haremos nos toma alrededor de dos meses; después viene el día a día. Para ayudar a mi equipo a conseguir las metas siempre los estoy monitoreando; veo que cada equipo tenga lo necesario para operar de manera oportuna y que cuenten con los recursos necesarios. Cuando algún equipo no está alcanzando las metas en tiempo y forma, lo primero es hacer una evaluación, entendiendo siempre la situación, dar los pasos necesarios para corregir, y así avanzar todos en la dirección correcta. Acompañar a la gente en el proceso y facilitarles dirección cuando se requiera, es lo que hago para que ellos den su mejor esfuerzo.

Impulso del potencial

Mi labor como director de Syngenta México es traer a flote el potencial de cada uno de nuestros miembros, que emerja para que hagamos una sinergia, que nos permite avanzar en los objetivos. Para mí es básico estar cercano a mi gente. Si alguien tiene algún problema se acerca a mí, vemos en conjunto cómo se soluciona y seguimos caminando. El compromiso es uno de los fundamentos estratégicos que promuevo.

Uno de los retos más grandes es el lanzamiento de nuevos productos. Por lo general incorporamos al mercado cuatro tecnologías nuevas al año, lo cual implica mucho esfuerzo, ya que estamos hablando de un cambio en la forma de pensar con respecto a la siembra de un determinado grano o vegetal, siempre pensando en generar mayores beneficios al agricultor y en la mejor forma de hacer una cultura sustentable.

El dinamismo es parte esencial de nuestro negocio. Los cambios climáticos, las variedades de plantas, el suelo y las condiciones de cada agricultor nos hacen pensar constantemente en soluciones nuevas y nos mantienen en busca de mejoras.

Buscar soluciones en cualquier parte del mundo es una de mis responsabilidades, y creo que la de cualquier CEO. Estar en contacto directo con mi equipo y mis clientes me permite saber exactamente qué necesitan.

Cerca de mi equipo

La cercanía con los equipos de trabajo es lo que me permite encontrar las soluciones a las distintas problemáticas que se me han presentado. Mi riqueza más grande en este cargo es, en definitiva, cada miembro de la empresa; todos tienen una labor fundamental y en cada oportunidad que tengo les hago saber lo importante que es su trabajo para mí. Aunque trabajar con tantas personas es uno de mis principales retos, hoy en día tengo a mi cargo la responsabilidad de más de 2,200 empleados y cada uno debe ser tratado con profundo respeto y reconociendo su compromiso.

Considero la inversión como uno de mis pilares, y hacerla previendo las necesidades de cada equipo es una de las habilidades fundamentales para una empresa de innovación. Si no le das a la gente lo que necesita para desarrollar su potencial, no lo va a lograr; es por eso que siempre estoy atento a esas necesidades de cada equipo, lo cual modifica el statu quo de la empresa, que siempre está en movimiento, y uso mi posición para promover mejoras y cambios.

Razón de ser

Al ser una empresa multinacional compites por presupuesto. Nosotros hemos logrado que se nos asignen más recursos, ya que siempre superamos las metas. Esos recursos se destinan principalmente a desarrollo e innovación tecnológica y a la capacitación de la gente.

La innovación es el motivo de ser para nosotros; sin este elemento no podemos seguir adelante. Es por eso que, junto con mi equipo de investigación, estoy atento a las necesidades que el equipo de ventas nos trae, y desarrollamos formas de superar esos retos. Es muy importante para mí fomentar la comunicación y la sinergia entre todas las áreas, ya que podemos innovar mejor y, con una visión integral de la solución, mejorar el rendimiento de los agricultores, cuidar el agua y lograr una agricultura sustentable.

La capacitación de todos los que conformamos Syngenta es parte fundamental; siempre promuevo el benchmarking interno, porque la adaptabilidad y las mejores prácticas siempre deben prevalecer. Cada miembro de la empresa debe saber de los nuevos productos y cómo cada uno revoluciona la forma en que se maneja ese cultivo; es parte de nuestra esencia para que todos podamos apreciar la diferencia que hacemos para nuestros clientes.

Un ejemplo es uno de los programas que tenemos con los agricultores, LUPPA (Los Usos para Pequeños Agricultores). Mediante las capacitaciones impartidas por nuestros promotores, los agricultores del sur de México reciben orientación adecuada sobre el uso de tecnologías, como herbicidas e insecticidas, y aseguran el incremento de rendimientos de sus cultivos con la aplicación de productos innovadores.

Balance

Como agrónomo aprendí que el balance en la vida es lo esencial para el crecimiento de cualquier ser vivo. Por eso procuro el equilibrio en las cosas; coherencia entre lo que se dice y cómo se hacen las cosas, estar siempre en tiempos adecuados. Parte me lo da la relación con las asociaciones agrícolas. Soy un convencido de que para tener una visión general del entorno y aportar soluciones integrales. Se debe construir sinergias institucionales y generar coyunturas público-privadas. De nada sirve que la empresa que diriges esté bien articulada hacia adentro si está en disonancia con el entorno. Para marcar diferencia tienes que involucrarte, innovar, crear y proponer.

Tener una preocupación superior con visión de largo plazo y ocuparse por hacer algo al respecto, trabajar día a día para que las cosas sucedan, sacar el potencial de cada persona y dirigirlo a favor de la meta a alcanzar, permanecer en contacto directo con el equipo y con los clientes para solucionar los problemas a tiempo, hacer partícipes a los miembros del equipo de la relevancia que cada uno tiene en la realización de las metas, invertir previendo las necesidades de cada equipo, promover los cambios y la adaptabilidad a ellos, y la capacitación, son los pilares para dirigir una empresa de innovación.

Ahora ve
Cómo se prepara y se come una pizza en el espacio
No te pierdas
×