El regreso de la banca de desarrollo

El gabinete de Peña Nieto da señales de querer impulsar la industria nacional.
Elia Baltazar

Tras una era panista en la que la banca de desarrollo no recibió gran atención del gobierno federal, investigadores y organismos empresariales creen ver señales esperanzadoras desde el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto.

La nueva administración, a través del secretario de Hacienda, Luis Videgaray, habla de promover la industria nacional y crear empleos de más calidad en las pequeñas y medianas empresas, destacan los observadores.

"La banca de desarrollo tuvo mucha importancia en décadas anteriores, pero las administraciones del pan no le dieron la fuerza necesaria y quedó abandonada", asegura Alejandro Rodríguez, del Departamento de Economía de la Universidad Iberoamericana.

Videgaray aseguró que la banca de desarrollo será palanca para impulsar el crecimiento económico del país mediante el financiamiento de las pymes, el apoyo a las empresas exportadoras y la importación de bienes de capital con acceso a financiamiento.

Videgaray designó en el sector a funcionarios con experiencia en banca privada. Alfredo del Mazo, nuevo director del Banco Nacional de Obras, trabajó en Banco Azteca y en Serfin y fue secretario de Turismo en el Estado de México durante el gobierno de Peña Nieto.

Enrique de la Madrid, nombrado director del Banco de Comercio Exterior (Bancomext), fue director de Relaciones Institucionales para México y América Latina de HSBC.

Jorge Estefan Chidiac, ahora director del Banco del Ahorro Nacional y Servicios Financieros (Bansefi), fue director general de Banca Especializada Centro Regional Sur del banco mexicano Somex.

Jacques Rogozinsky, nuevo director de Nacional Financiera (Nafin), fue asesor del Banco Interamericano de Desarrollo y durante el gobierno de Carlos Salinas se encargó de la venta de paraestatales como Telmex y Aeroméxico.

Carlos Treviño, designado titular de Financiera Rural, fue subsecretario de Egresos en la Secretaría de Hacienda durante el sexenio de Felipe Calderón.

Los nombramientos dan certidumbre al sector empresarial, dice Celso Garrido, investigador jefe del área de Finanzas e Innovación en la UAM Azcapotzalco. "Pero no veo gente nueva que pueda aportar experiencia en el desarrollo productivo innovador que necesita el país y ya veremos si aportan ideas nuevas o todo queda en promesas", dice.

Más exportaciones

El crédito otorgado por la banca de desarrollo, respecto del total de los préstamos en el país, disminuyó su participación de 29% en 1994 a 12% en 2008, su punto más bajo en el sexenio pasado, según cifras de la Cámara de Diputados.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Sin embargo, los créditos que otorgó la banca de desarrollo se incrementaron 20% entre la crisis de 2008 y  junio de 2011. Del total de sus créditos, 53% corresponde al sector privado, 22%, al sector público, y 21%, a estados y municipios, de acuerdo con el Banco de México.

Las designaciones despiertan la confianza del sector privado, pues la industria no sólo requiere más financiamiento, sino incrementar la cantidad de insumos nacionales que se transforman para la exportación, asegura Luis Foncerrada, director del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado: "La diferencia más importante es la esperanza de que este gobierno sí diseñará una política industrial interna, que no se planteó seriamente antes".

Ahora ve
El comportamiento de la pobreza en los municipios mexicanos entre 2010 y 2015
No te pierdas
×