¿Quién será la nueva estrella de la TV?

Cinco empresarios, con diferentes visiones y ambiciones, se enfrentarán por el título del nuevo magnate de la televisión en México.
Leonardo Peralta y Carlos Martínez

Nuevas estrellas llegarán a la televisión mexicana en los próximos meses. La reforma en telecomunicaciones aprobada a mediados de mayo le abre la puerta a nuevos competidores a un mercado que vale alrededor de 4,000 millones de dólares (mdd).

"La reforma despertó el interés de muchos inversionistas", dice Antonio González, socio de la práctica de Litigio y Arbitraje Internacional de la consultora Jones Day.

Aunque hasta el cierre de esta edición la reforma todavía no se publicaba en el Diario Oficial de la Federación, Expansión pudo confirmar que cuatro empresarios mexicanos y uno estadounidense quieren entrar al negocio que Televisa y TV Azteca dominan desde hace más de seis décadas.

Algunos, como Carlos Slim y David Martínez, están interesados en televisión de paga. Aunque el mercado publicitario de la señal restringida es ocho veces menor al de la abierta, en los últimos siete años creció cinco veces más rápido que ésta. Pese a que en la televisión de paga existe más competencia que en la señal abierta, cualquier nuevo competidor tendrá que enfrentarse a Televisa. La televisora de Emilio Azcárraga concentra casi un tercio de los suscriptores a la señal de paga en México.

Otros, como Olegario Vázquez Aldir y Alejandro Puente, buscan uno de los nuevos canales en televisión abierta que el gobierno promete licitar. Principalmente buscan la exposición que ofrece un medio que llega a 95% de los hogares en México. El problema es que los ingresos de este mercado crecerán poco. "Difícilmente los ingresos podrán aumentar más", dice Arturo Huerta, presidente de la Confederación de la Industria de la Comunicación, que agrupa a 11 organizaciones relacionadas con la publicidad, mercadotecnia, medios, diseño y relaciones públicas. "La cantidad de anunciantes en este medio no pasa de 30 empresas".

Aunque estos cinco empresarios hicieron su fortuna en diferentes industrias, todos tienen algo en común: son dueños de una empresa de medios, ya sea en México o en el extranjero. Aunque sólo Slim y John Malone, presidente de Liberty Global, tienen los recursos suficientes para competir de tú a tú con Televisa y TV Azteca, la verdadera batalla será conseguir contenido de buen calibre que interese a los mexicanos.

Con información de Norma Jiménez, Antonio Espinoza y Darío Laufer

TICTAC
Partes de la reforma en telecomunicaciones entrarán en vigor al día siguiente de su publicación.
  24 horas después de su publicación en el DOF:
Tres meses Se permitirá que empresas extranjeras compren el 100% del capital de firmas mexicanas de telecomunicaciones.
80 días naturales después:
El presidente y el Senado deben nombrar a los nuevos consejeros del Ifetel.
Dos meses 24 horas después:
Los miembros del Ifetel deben garantizar que los concesionarios de televisión abierta ofrezcan su señala de forma gratuita (excepto a competidores dominantes).
60 días naturales después:
El Ifetel debe publicar los requisitos que los competidores dominantes deben cumplir para obtener la concesión única y poder ofrecer televisión, telefonía e internet.
Seis meses 180 días naturales después:
El Ifetel publicará la convocatoria para licitar dos nuevos canales de televisión abierta y determinará qué competidores son dominantes.
   


LOS SOSPECHOSOS
Algunos empresarios todavía no saben o no quieren admitir si buscan entrar o ampliar su presencia en la televisión.
Uno de ellos es Francisco González. Este regiomontano controla un imperio de medios —Grupo Multimedios— en el noroeste del país. Es dueño de la mitad de Cablevisión en Monterrey. Edita y distribuye 14 periódicos y tiene un canal de televisión de paga bajo la marca Milenio. También opera ocho canales de televisión abierta en Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas, 36 estaciones de radio en seis estados y una en Madrid, España.
Pese a su fuerte presencia en los medios, este empresario no quiere abrir sus cartas todavía. “Estamos acostumbrados a competir en un mercado, pero hasta que haya reglas claras no nos queremos pronunciar”, dice González.
Manuel Arroyo es otro empresario que puede estar interesado en el negocio de la televisión.
El empresario de 38 años hizo su fortuna con su empresa Comtelsat, que fundó a los 19 años. La empresa se especializó en la reparación de antenas parabólicas. Hoy, Comtelsat es una de las principales proveedoras de equipo para producir y transmitir video.
Arroyo compró el diario El Financiero en noviembre. Cuatro meses más tarde, firmó un acuerdo con la agencia de noticias Bloomberg para crear un servicio conjunto de noticias por televisión.
Por otro lado, la Asociación Radio Independiente de México (ARIM), que agrupa a 295 radiodifusoras en todo el país, dice estar interesada en participar en la licitación, sin ofrecer más detalles.
“Es algo para lo que nos estamos preparando”, dice Fernando Carbonell, director de Relaciones Institucionales de la ARIM.
Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Ahora ve
Estos ‘huevos revueltos’ son preparados sin huevos
No te pierdas
×