“Nadie privatizará la educación”

Emilio Zebadúa, presidente del Instituto para la Cultura del Maestro del SNTE.

Ha sido todo menos ortodoxo. Doctor en Ciencia Política por la Universidad de Harvard, dejó la academia en el sexenio salinista para trabajar con José María Córdoba Montoya en la Coordinación de la Presidencia de la República. De ahí saltó al IFE, fue secretario general del gobierno de Pablo Salazar Mendiguchía, en Chiapas. Pero al no ser ‘elegido’ como su sucesor, se sumó a las filas del Partido Nueva Alianza (Panal). Prolífico autor de libros de historia económica y política, hoy, se revela como alfil de Elba Esther Gordillo, y preside la Fundación del SNTE para la Cultura del Maestro Mexicano.

¿La fundación es un premio o un pago?
No es un premio porque implicaría que me debían algo. Quiero pensar que contribuyo a darle una voz académica y democrática a un espacio importante para la reflexión al interior del SNTE.

¿Es ‘ahijado’ de la maestra?
Me reconozco como parte del equipo de la dirigencia del SNTE. Pero tengo bien delimitada mi responsabilidad de diseño de políticas públicas y propuestas de reforma educativa.

Se dice que la educación está en crisis, ¿se necesitaría privatizarla?
Nadie tiene el interés en privatizar la educación, ni siquiera los grandes negocios. Se necesita de la educación pública para atender a una población en condiciones de desigualdad social.

¿Gordillo es la vicepresidenta de México?
No. Sería faltarle el respeto al presidente Calderón pensar que hay poder detrás del trono, cuando es un presidente de plenos poderes.

Pasó del IFE al PRD y luego al Panal, ¿qué opina del trapecismo político?
La propuesta de Ley de Carlos Abascal es oportunista y desligada de la realidad. No podemos entronizar a los partidos y volverlos camisas de fuerza en contra de los ciudadanos.

¿La fundación le servirá de trampolín hacia las elecciones de 2009?
No lo sé. Tengo mucho para consolidar en este brazo académico del SNTE que es la fundación: hay que darle autonomía, hacerla una voz en el debate educativo. Y ésa es una tarea política.

Ahora ve
No te pierdas