¿Burbujas verdes?

Para los hedge funds, la energía renovable no será otra puntocom.
Jesús Hernández / Zurich

Los matemáticos dicen que si alguien pierde, es porque otro gana. Los hedge funds o fondos de cobertura (con portafolios mínimos de  5,000 MDD) saben cómo sacar ventaja de las crisis globales. Una muestra es Ladhe Capital, que apostó contra las subprimes y ganó 1,000% en 11 meses. No siempre es así. En noviembre, la industria perdió 2.4% de los 1.81 billones de dólares que manejó un mes antes, según Hedge Fund Research.

También a finales de noviembre, mientras sus ganancias caían, un centenar de gestores se reunieron en Zurich, Suiza, en la conferencia Hedge Funds World 2007, para hablar sobre sus oportunidades a futuro.

Para ellos, Brasil se convirtió en el mercado emergente de mayor crecimiento en 2007, entre otras cosas, por la apuesta de ese país por el etanol, con el que “puede ser una potencia energética”, afirma Otávio Vieira, director de Asset Management de Banque Safdié.

De acuerdo con Eric Meidell, analista de la consultora suiza Kingsman, hay tres factores que atraen a los fondos de cobertura hacia la energía renovable: el alto crecimiento de China, que impulsa al alza el costo energético; las regulaciones ambientales en algunos países que promueven el uso de 10% de etanol en gasolinas; y que sólo 2% de la energía global proviene de fuentes alternativas, y crecerá a 20% en unos años.

¿Serán los biocombustibles  una burbuja como las puntocom? “Internet no era un producto real, pero la energía alternativa es un negocio basado en necesidades reales de la gente”, comenta Peter Letter, CEO de EPS Value Plus. “Si entramos de forma sustentable y no como ‘gánsters’, hay oportunidades”.

El mayor riesgo –apunta Dominique Candrian, Managing Director de EIC Partners–, “es la alta volatilidad en la energía”. Pero la respuesta no está sólo en la producción, “hay que revisar los commodities. Brasil es el soporte de esta energía y su producción de azúcar puede soportar nuestro crecimiento”.

Ahora ve
No te pierdas