El camino de Napster

-
Margarita Arteaga

YouTube, el popular servicio de videos en línea, propiedad de Google, podría estar condenado a cambiar de modelo, siguiendo el camino de Napster y otros sitios de intercambio de archivos de audio y video.

Demandas por parte de poderosos grupos mediáticos, así como el apetito de otros conglomerados y firmas de tecnología por el atractivo inherente a la web 2.0 resulta en el surgimiento de servicios rivales. Es decir, todos quieren lucrar con la filosofía de los usuarios de internet de compartir sus archivos de forma abierta y masiva.

Viacom, por lo pronto, comenzó el ataque en contra de Google (que le compró a YouTube a sus fundadores, Chad Hurley y Steve Chen) por 1,600 millones de dólares en 2006. La firma matriz de MTV, Nickelodeon y Comedy Central, asegura que YouTube incurre en “violación masiva de derechos de autor” al permitir que casi 160,000 clips de su programación se vean sin permiso.

A la demanda en su contra, YouTube debe enfrentar la furiosa competencia de poderosos rivales. Es el caso de SoapBox, de Microsoft, que ya avanza en cuanto a los usuarios y clips registrados.  La firma de Bill Gates además ha puesto sus ‘barbas a remojar’ pues incluirá un filtro para detectar material con derecho de autor y, en su momento, impedir su transmisión.

Por otro lado, los grupos mediáticos Fox y NBC recién anunciaron la intención de lanzar un servicio similar para, específicamente, recuperar público que ahora usa YouTube. Si bien el servicio de Google consiste básicamente en clips generados por los propios usuarios, Fox y NBC dijeron que su lanzamiento incluirá películas y eventos completos y que para distribuirlos se asociarán con rivales de Google, como Yahoo, MSN (de Microsoft) y AOL.

“Parece que todos se ponen del lado contrario a Google y YouTube”, dice Grez Sterling, analista de Sterling Market Intelligence, en declaraciones a la agencia de noticias Bloomberg.  Aunque, no del todo, pues CBS (propiedad del gigante industrial General Electric), rival de Fox y NBC en la televisión abierta de Estados Unidos, dijo que firmó un contrato con Google para subir al servicio de YouTube contenidos del torneo de basquetbol colegial de la NCAA, uno de los espectáculos deportivos más vistos en aquel país.

Con todo esto, el futuro de YouTube podría ser un modelo similar al de Napster, que permitía el libre intercambio de canciones entre sus millones de miembros. Una corte ordenó que sus servidores se desconectaran y, tiempo después, apareció una versión más ligera del servicio, cobrando a sus usuarios por las canciones descargadas y asociada con disqueras como Bertelsman.

O, dice Adam Lichtman, un abogado experto en contenidos, un juez podría determinar que YouTube es responsable por la actividad ilegal de sus usuarios y obligar a Google a terminar su servicio.

Ahora ve
No te pierdas