Safaris: la aventura perfecta

-
Leonardo Peralta

Recorrer inmensas extensiones de tierra con impetuosos ríos, lagos que parecen mares, desiertos y selvas, así como fauna que desde siglos atrás ha asombrado a civilizaciones como la china (las primeras jirafas fueron presentadas al emperador chino en el siglo XIV) o la occidental (un pariente enano de la jirafa llamado okapi fue descubierto apenas en 1902), podría no resultar tan mala idea, después de todo.

Pero que nadie se espante ni crea que estos viajes son sólo para personas de espíritu aventurero, estómago de acero y condición física digna de explorador de película. En la actualidad existen empresas que ofrecen una gran variedad de safaris destinados a cubrir todo tipo de necesidades, tanto para familias aventureras como para personas que realmente quieren sentir las emociones del viaje sin arriesgar el físico.

Un safari es quizás el tipo de viaje que, por su complejidad, duración y costo (el costo mínimo por día y por persona es de aproximadamente 500 dólares, sin contar el transporte para llegar al país donde se realiza), requiere de una buena inversión no sólo económica, sino de energía y planeación previa.

>Safari móvil El viajero (junto con un grupo de personas) se ubican en una suerte de campamento base, del que parten convoyes de vehículos a zonas de preservación ecológica y reservas de vida salvaje. Este viaje se puede realizar lo mismo en vehículos motorizados que a caballo o incluso a lomo de elefante.

>Safari caminante Al estilo de los exploradores auténticos, los viajeros caminan a través de una ruta predeterminada (y llevados por un guía experimentado) que puede tocar diversos puestos de avanzada, equipados con todas las comodidades o estableciendo campamentos de tiendas a lo largo de la ruta.

>Safari fly-in Con el fin de cubrir la mayor extensión geográfica posible, una avioneta lleva a los viajeros a través de diversos parques naturales.

>Safari familiar Aunque el sistema es casi el mismo (viaje a través de reservas naturales en diversos medios de transporte), los destinos son cuidadosamente elegidos (se evitan zonas donde prevalecen enfermedades como la malaria) e incluyen un programa específico de actividades para niños, como cuentacuentos y búsqueda de tesoros.

>Safari de cacería Es el clásico safari, aunque debido a que su objetivo es matar presas, generalmente se lleva a cabo en reservas privadas donde se cazan animales criados en cautiverio.

>Safari de naturaleza Están diseñados específicamente para ver algún tipo de fauna silvestre de la elección del viajero. El recorrido se planea en términos de los patrones migratorios y hábitat naturales de la especie a seguir.

>Safari acuático Los recorridos se hacen a través de ríos y lagos, sobre balsas inflables o canoas, esto se realiza debido a que, en numerosas zonas de África, los cuerpos de agua presentan las mejores oportunidades de avistar vida silvestre.

>Boda safari Lo último para las parejas aventureras. La boda puede realizarse lo mismo en la mitad de la sabana africana que en algún paisaje en la ribera de un lago o río, rodeados de fauna silvestre. Aunque usted no lo crea, hay quien encuentra esto sumamente romántico.

CINCO TIPS
Consejos útiles para mejorar la experiencia.
1. Planeación de la ruta Dependiendo del propósito del viaje, se puede recurrir a la adquisición de un paquete o a la asesoría de un agente especializado.

2. Necesidades médicas Estos viajes contemplan pasar varios días en zonas alejadas de la civilización, por lo que es útil tener a la mano los medicamentos necesarios. Ciertos países requieren, además, la aplicación de vacunas de enfermedades tropicales como requisito de ingreso.

3. Clima Conocer la temperatura local es indispensable. Hay que considerar, dependiendo del propósito del viaje, que cada país tiene temporadas propicias.

4. Trámites Algunos países requieren visados. En naciones con las que no se tienen relaciones diplomáticas directas, deben gestionarse a través de un tercer país.

5. Armas y presas Para mover armas de un país a otro hay que planearlo cuidadosamente bajo las leyes de México, de los países de tránsito y de destino. Para aprobar su entrada al país, los trofeos de cacería deben ser revisados por la Sagarpa.

Ahora ve
No te pierdas