“No somos playboys”

-
Leonardo Peralta

Cumplir 338 años es todo un logro, más aún si se es una compañía familiar. La farmacéutica alemana Merck reúne ambas cualidades, además de apostar fuertemente a la investigación biotecnológica. Hace poco adquirió el laboratorio suizo Serono por 13,462 MDD. Logró ventas anuales por casi 7.4 MDD a escala global y 127.4 MDD en México. La alemana sólo tiene una mancha en su nombre: es homónima de la compañía estadounidense envuelta en el escándalo del medicamento Vioxx, que causó decenas de muertes y pérdidas por 2,500 MDD.

¿Cuál es el secreto de la longevidad?
Stangenberg (FS): Ponemos los objetivos de la empresa por delante de los beneficios familiares. No gastamos en jets privados o yates. No somos playboys. Somos una familia que vive una vida muy normal.

¿Y para conciliar lo corporativo con lo familiar?
FS: Tenemos un consejo familiar que delega en dos miembros los asuntos de la empresa.

¿Qué lección les dejó el escándalo Vioxx?
Römer (MR): No llamarnos igual a una compañía que venda Vioxx (desde 1917 Merck & Co, en EU es una empresa independiente de Merck en el resto del mundo).

¿Temen a Michael Moore y a su próxima película sobre farmacéuticas?
FS: No. Él es popular, porque es popular ser negativo. Yo no le daría una entrevista.

Existen muchas esperanzas en la medicina genética, ¿será pronto una realidad?
MR: No tengo idea si funcionará. El problema está en traducir los conocimientos en tratamientos médicos usables.

China e India se perfilan como los mayores fabricantes de medicamentos del futuro, ¿sienten esto como una amenaza?
MR: El problema es que la propiedad intelectual no está muy bien defendida en China, el idioma es difícil y tenemos que luchar contra la medicina tradicional. Así que India es un mercado más interesante.

¿Y México?
MR: El mercado mexicano es para nosotros el más importante de Latinoamérica, pero nos preocupan las condiciones políticas que se han presentado en los últimos cinco años.

Ahora ve
No te pierdas