Al Fin, Nemak

-
Marco Appel / Bruselas

Tras cinco años, la empresa mexicana Nemak al fin podrá ampliar su planta de producción de cabezas de aluminio y motores para autos, ubicada en Most, República Checa. El gobierno de ese país decidió pagar 11.75 MDD al campesino Jan Rajter, quien tenía demandada a la compañía por irregularidades en el permiso de construcción de la planta.

El gobierno de Most pagará 10% del monto, acordaron las partes el pasado 27 de septiembre. Según el acuerdo, el agricultor debe retirar las demandas que desde 2002 ha presentado por los daños que Nemak causaría al medio ambiente, así como por la ineficiente evaluación de éstos.

El veredicto de la Suprema Corte Administrativa y el defensor del pueblo, Otakar Motejl, coinciden en que hubo fallas, pero el gobierno defiende la legalidad del procedimiento.

Una vez que Rajter firme el contrato de venta, y sean archivadas cinco demandas contra Nemak, pendientes de juicio en las próximas semanas, el caso quedará cerrado, al menos desde el punto de vista jurídico, confirma el consejero legal de la familia del campesino, Pavel Franc.

“(El desenlace) es frustrante porque el objetivo era que Nemak no construyera sobre terrenos agrícolas”, explica Franc, de Environmental Law Service, que tendrá que retirar sus quejas, y abstenerse de nuevas querellas, para que la venta se concrete.

Ahora ve
No te pierdas