Banqueros, de todo se quejan

-
Adolfo Ortega

Es economista, tiene 54 años y ha sido funcionario de gobierno por casi dos décadas (Banxico, Hacienda y CNBV, desde 2000), aunque antes fue casabolsero y empleado de banco. Hoy, casi al final del sexenio foxista, el hijo de un importante industrial de los años 60 y 70, se empeña en abrir la competencia bancaria para bajar los costos de intermediación.

¿Es difícil regular a los empresarios más poderosos del país?
Tratamos a todos de la misma manera. A veces lo ven como algo personal y no institucional, pero eso no devalúa nuestro trabajo ni nos infunde ningún tipo de temor.

Dicen que Ricardo Salinas Pliego es el más latoso ¿es cierto?
Depende de la época. Hay otros banqueros que de todo se quejan, que todo reclaman. Y eso es otro nivel de dificultad.

Se ha autorizado a algunas tiendas tener bancos ¿la CNBV regulará pronto los precios de frutas y verduras?
(Risas) Regularíamos los bancos, no las tiendas.

¿Cuántos bancos más caben en México?
No creo que vaya a haber 100, pero si hay espacio para que pudieran operar una docena de bancos adicionales.

¿Cuántas tarjetas de crédito tiene?
Sólo dos.

Y ¿cuántas rechaza al día?
Todas las rechazo. Nunca he tenido más de dos. Y las tengo porque hay muchos comercios que no me aceptan una.

¿Debe mucho?
Soy ‘totalero’. A fin de mes pago todo mi saldo.

¿Acaso no confía en los bancos?
Es un crédito muy caro y tengo ingresos para poder pagar. Me gusta vivir sin deudas.

Trabajó en el sector financiero y ahora lo regula ¿qué lado le parece más divertido?
La combinación es muy buena. Sólo si se está del otro lado se da uno cuenta de la sarta de cosas que se le ocurren a los reguladores. Son muy teóricos pero carecen de práctica.

Ahora ve
No te pierdas