Sobre ruedas

-
En línea  (Foto: )
Silvia Lailson

Cuando McLaren Global fue rechazada por la banca, por no tener cuatro años como proveedor automotriz, acudió a una segunda opción de crédito: las sofoles. “Con ellos era suficiente dos años”, dice José Alfredo Manrique, gerente de la empresa con sede en Tampico.

En tres semanas, McLaren no sólo obtuvo un crédito menor a 1 MDP para capital de trabajo y ampliar su capacidad instalada, sino a una mejor tasa: 18% anual, 8 puntos menos que 26% que cobra la banca. Sus ventas crecieron 35%. Hoy las pymes que proveen de insumos y servicios a las armadoras automotrices son el segundo nicho en colocación de crédito para sofoles, después de la construcción. “El volumen de fondeo es discreto aún, pero se duplicará año con año”, dice Mario Sandoval, presidente de Amsofol.

Tres sofoles ya se dedican a ese nicho, financian a unas 65 empresas, con tasas de 13 a 18%.

Ficen acredita a unas 15 empresas por 50 MDP; Monex, con una cifra similar de clientes, coloca 100 MDP; Hirpyme, desde septiembre, ya cuenta con 35 acreditados y 45 MDP.

“Tienen una relación de proveeduría, calidad y entrega que permite mitigar el riesgo de crédito”, dice Carlos Fuentevilla, director de Hirpyme.

Ahora ve
No te pierdas