Swing a medida

-
Swing a la medida
Fernando Ramírez

Algunos de los espectaculares (y millonarios) tiros del golfista Eldrick Tiger Woods, se realizaron con ‘putters’ (palos de golf) fabricados en Tijuana. Muy lejos de los greens, en esa contrastante ciudad fronteriza se ubica una planta que tiene unos 450 trabajadores, que generaron ventas en 2005 por 71.4 MDP para Aldila de México, filial de la estadounidense Aldila, Inc.

“Es un trabajo artesanal”, relata Marisol García, coordinadora de importaciones y exportaciones de Aldila de México.

De una mezcla de fibra de vidrio, grafito y otros materiales, se obtiene una lámina delgada que se corta en patrones y luego, calientes, se enrollan a mano, en un molde que da forma a las varillas de los palos de golf.

El cliente elige color y decorados de los bastones que se graban con el nombre del comprador. “Hacemos los palos con las características que el jugador quiera, y han sido muy bien aceptados”, agrega García.

Cada set de 12 palos se vende en 660 dólares, hasta 45% menos que algunas de sus marcas competidoras.

En la fábrica de Tijuana no sólo se producen palos de golf, también elaboran bastones para hockey sobre hielo, ambos productos se comercializan bajo la marca NV, una abreviación de la palabra inglesa envy (envidia, en español).

Aldila, Inc., que tiene sus oficinas corporativas en Poway, California, abrió su fábrica en México en 1990; hace seis años se instaló en Zhuhai, China, y tiene una tercera planta en Evanston, Wyoming.

En México, la empresa espera incrementar 50% sus ventas en este año, especialmente por el final de la huelga patronal que mantuvo paralizada durante 301 días a la liga estadounidense de hockey (NHL).

Ahora ve
No te pierdas