Pizza por pesos

-
Gloria Arizaga / Chicago

Antes del 8 de enero pocos conocían Pizza Patrón, pero desde que la cadena de 59 pizzerías con presencia en Arizona, California, Colorado, Nevada y Texas empezó a aceptar pesos como forma de pago, la indignación de los estadounidenses produjo a la firma “entre 20 y 30 MDD de publicidad gratuita y en reconocimiento de marca”, estima David Strutton, profesor de mercadotecnia de la Universidad  del Norte de Texas.

Tras ese golpe publicitario, Pizza Patrón participará del 28 de febrero al 2 de marzo en una feria de franquicias en la Ciudad de México con vistas a conseguir socios al sur del Río Bravo. “Acabamos de completar nuestro registro de marca en México y estamos listos para hacer negocios allá”, señala Andrew Gamm, director de Desarrollo de Marca de la cadena.

Creada en 1986 por el italolibanés Antonio Swad, que inició su carrera como lavaplatos, Pizza Patrón se ideó para ‘servir a la comunidad hispana’ (hoy 60% de su clientela). En enero, Swad lanzó su plan piloto para recibir el pago en pesos.

La medida provocó indignación entre los estadounidenses, pero también incrementó sus ventas. Hasta finales de enero, el pago en pesos significó de 15 a 20% de su facturación.

La campaña termina el próximo 28 de febrero, y la primera semana de marzo “evaluaremos si es un servicio legítimo para nuestros clientes. Hasta ahora el programa parece muy prometedor”, señala Gamm.

Así, Pizza Patrón entró de lleno al gran pastel de 863,100 MDD que representará el poder de consumo de los hispanos en EU para 2007, de acuerdo con datos del Centro Selig de Crecimiento Económico en la Universidad de Georgia.

Por ahora, Pizza Patrón ya prepara la apertura de 40 unidades más en Estados Unidos bajo el esquema de franquicias.

Ahora ve
No te pierdas