La bolsa se recicla

Las emisoras grandes salen, y entran empresas pequeñas, ¿a qué se debe tal movimiento en la BMV
José Manuel Martínez

Cada vez más empresas tradicionales dicen "adiós" a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), mientras algunas medianas entran a cotizar: en 2005 se listaron cinco firmas, pero seis abandonaron el mercado, según las estadísticas de la World Federation of Exchanges. Y la tendencia podría continuar.

Recientemente, Banco Compartamos solicitó su ingreso a la BMV, mientras que la firma de ingeniería Grupo Profesional de Planeación y Proyectos prepara su salida. "En los siguientes años, habrá una recomposición de la cartera de las compañías que están en Bolsa", afirma José Antonio Quesada, socio de PricewaterhouseCoopers.

Entre las razones que lo explican, está el poco interés de los inversionistas por compañías pequeñas, así como los altos costos asociados al cumplimiento de las nuevas reglas de transparencia y gobierno corporativo de la Bolsa.

En teoría, una mayor transparencia atraería a más inversionistas, pero las empresas grandes parecen no ver los beneficios. Grupo Sanborns quitó de la pizarra su cotización por la baja operatividad de sus títulos.

La modificación de la Ley del Mercado de Valores en 2006 generó la expectativa de que nuevas empresas entrarían al mercado. Algo que aún no ocurre, salvo por la privatización de aeropuertos vía la BMV.

"Lo que puede estar sucediendo es que muchas pequeñas y medianas empresas van muy bien, la economía ha sido muy fuerte y no necesitan capital, ni a la BMV", dice Felix Boni, director de Análisis de Casa de Bolsa Scotiabank.

El siguiente paso, explica Quesada, es que las empresas entiendan el beneficio de cotizar en Bolsa. "Los nuevos jugadores entenderán que los costos regulatorios y de gobierno corporativo no son tan significativos, los pueden pagar y con cuantía, porque necesitan de esa estructura para des pegar".

El mercado accionario mexicano, con 135 empresas emisoras, está muy lejos de otras bolsas latinoamericanas como São Paulo (Brasil), donde cotizan 381; o Santiago (Chile), con 246. Por ahora, sólo supera a las de Bermuda (56) y Colombia (98).

Ahora ve
No te pierdas