Colesterol en taquilla

-
Georgina Navarrete

La sorpresa los tiró de espaldas. En su primer fin de semana Una película de huevos recaudó 32 millones de pesos, la taquilla más abultada de la historia para el arranque de una cinta mexicana; hoy rebasa los cuatro millones de espectadores y los 145 millones de pesos, apenas “unos pocos milloncitos abajo de la número uno (El crimen del padre Amaro, con 161.6 MDP)”, señala Rodolfo Riva Palacio Alatriste (36 años), creador del concepto junto con su hermano Gabriel (31), quien es el encargado del diseño de personajes y de animación.

Más allá de la suerte, del bagaje de su sitio en internet, basado en la venta de animaciones, y el guión con humor mexicano, lo más inusitado fue la inversión publicitaria para esta cinta: cerca de 20 MDP, equivalente al costo global de la producción (18 MDP), algo muy normal en Hollywood, pero poco visto en el cine mexicano debido a los bajos presupuestos dedicados a la creación de una cinta.

¿El secreto del éxito? “Además de la calidad del guión y la animación, tuvimos una campaña de mercadotecnia efectiva”, presume Rodolfo, quien además de escribir el guión y hacer algunas voces, diseñó la estrategia de publicidad, luego de un curso que tomó en Los Ángeles.

La campaña tuvo dos partes. Un año antes del estreno se filmaron cuatro teasers (cortos publicitarios) de la película que se proyectaron en los avances de las cintas más taquilleras del verano. “Nos trepamos a las superproducciones de 2005 como Los cuatro fantásticos y Superman. Fue la fase de conocimiento para despertar curiosidad y crear expectativa”, explica Rodolfo, ya que Una película de huevos llegó hasta mayo de 2006.

La segunda parte contempló el must see, para decirle a la gente por qué debía verla, precedió pocas semanas al estreno e incluyó entrevistas con los actores de doblaje, avances cinematográficos, afiches, promoción en cine, prensa radio y televisión.

Carlos Lazo, director de Mercadotecnia para México de la 20th Century Fox, distribuidora de La era del hielo 2, la más taquillera de 2006 en nuestro país (322 MDP), considera que las películas infantiles requieren una promoción muy particular. “La campaña de mercadotecnia de Una película de huevos fue un total y absoluto acierto porque explotó la relación que el público ya tenía con la marca, gracias a sus ciberepisodios y a la gran cantidad de licencias que ya existían en el mercado en forma de peluches, ropa, accesorios y otros productos”.

Alma Rosa García, directora de Programación de Cinemex, considera que otro de los puntos a favor fue “incorporar un lenguaje pícaro para que los adultos también la disfrutaran, abarcando un doble target”.

Un acierto más para los hermanos Riva Palacio Alatriste fue el apoyo que consiguieron en el financiamiento de la producción, tanto de Elisa Salinas (Elisa Salinas Corp) como de Videocine (Televisa), condición que permitió anunciarla en las pantallas de ambas televisoras nacionales.

A los hermanos les ha tocado poco de las ganancias, pues no invirtieron como productores. No obstante, lo obtenido les alcanzará para entrar con una pequeña participación como productores en la segunda parte de esta cinta que se espera llegue a la cartelera en 2009. Mientras, esperan con ansia el estreno de su ópera prima en Centro y Sudamérica, a principios de 2007, pues “nos permitirá llevar allá todos nuestros consumibles, que son nuestro verdadero negocio”, dicen.

Ahora ve
No te pierdas