Negocios por e-mail

-

Si quiere usar el correo como una herramienta para hacer negocios, aquí tiene tres recomendaciones:

Lo fundamental es la ortografía, cuídela. La extensión debe ser de una pantalla de computadora, como máximo, idealmente reduciéndose a uno o dos párrafos. Si incluye más información, hágalo en un documento adjunto al cuerpo de su mensaje. Omita datos ‘innecesarios’, como poner la fecha o a quién va dirigido el texto, y, por ningún motivo escriba en mayúsculas, se interpreta como que está gritando.

Lo estratégico: El mensaje tiene ‘la carnita’ que debe generar una acción, un mensaje de vuelta, una propuesta, idea, concepto, etcétera. La expectativa de tiempos de respuesta no debe exceder (en horarios laborales) más de cuatro horas como máximo, idealmente, minutos. Es una gran ofensa no contestar el correo a colegas, clientes o proveedores, incluso para decir de manera corta y dulce: “No me interesa, gracias”. Por último, sólo dirija el correo a los interesados (línea de “Para”). Si requiere poner copia es porque no espera respuesta de los que incluye en esta línea.

Lo ridículo: Por favor, en negocios no haga citas por e-mail a menos de que emplee herramientas de colaboración (las que le incluyen la cita dentro de su calendario) porque de lo contrario se hace un ‘juego de ping-pong’ ridículo de dimes y diretes. Para estos casos use otra herramienta moderna: el teléfono.

Comentarios: moises@expansion.com.mx

Ahora ve
No te pierdas