Y los planetas se alinearon

América Móvil y Cemex desplazaron a CFE y Telmex.
Las ganadoras, las grandes sorpresas, los sectores más movid
Marina Delaunay

Acero, petróleo, maíz, gasolina, ladrillos. No son nombres de astros ni estrellas pero fueron las cartas de la buena suerte para México durante 2006. Los precios de los commodities, la alicaída industria automotriz en el país vecino, su obsesión por el etanol hecho con maíz y la desaceleración de su sector inmobiliario son los mejores ejemplos de que no siempre que Estados Unidos (o China) estornuda México se agripa.

Pero esas buenas sorpresas en realidad cayeron del cielo, y se agotarán en algún momento. Cuando ya no estén pondrán a prueba la mala o buena salud de ciertos sectores. La rama del acero, por ejemplo, que terminó en manos del mejor pagador extranjero. O la debilidad del agropecuario, que en el listado de las 500 aparece sólo con tres empresas –del sector primario– que reportan y algunas otras firmas que quedaron fuera del listado por vender apenas 100 millones de pesos. Sin duda, la mayor beneficiada de los cambios porvenir será Monsanto (300) que hace años espera el visto bueno para sembrar semillas transgénicas, una posibilidad que el gobierno federal no termina de definir ni toma precauciones al respecto.

Ejemplos de ese México atrasado sobran: la demora para la aprobación de –respire profundo– las reformas estructurales, las altas comisiones de los bancos –pese a que competencia no falta–, sus carteras vencidas y la ausencia de crédito productivo, la vuelta a foja cero de la ley para abrir el mercado de televisión… y la lista sigue.

Pero, pese a la falta de prerrequisitos básicos para la competitividad, México sigue siendo atractivo, como parte del grupo de mercados emergentes. Los 18,900 MDD que recibió en Inversión Extranjera Directa el año pasado le dieron el cuarto lugar, después de China, Rusia y Turquía, según el Banco Mundial.

Nada es para siempre
El mapa está cambiando hasta para históricas líderes en infraestructura pública como ICA (82). Y eso es bueno. El déficit de arterias de comunicación y otro tipo de obras públicas es alto, y el potencial de negocio es grande para nuevos participantes en licitaciones públicas. Allí está India como el mejor ejemplo de que el crecimiento puede ser muy prometedor pero la logística puede ser tan mala como para tumbar de un solo golpe los demás atractivos.

La división de construcción y de ingeniería civil del grupo Techint (211) aumentó 83.2% sus ventas y en dos años aumentó 170.5%, un desenvolvimiento parecido a la española OHL (232) con 175.6% de incremento en ventas. Ambas ya venden casi la mitad de lo que vende ICA, cuando hace dos años representaban apenas 26%. Esta última sólo remontó dos puestos en el ranking mientras Techint escaló 49. Carso Infraestructura y Construcción (CICSA) (129), que vende la mitad de ICA, logró una rentabilidad de 12.7% versus 6.7% de ICA.

La mano del segundo hombre más rico del mundo no podía estar ausente. IDEAL creció 170% en ventas y lo tiene amarrado casi todo a través de sus subsidiarias CICSA, CILSA, Swecomex y PC Constructores.

El próximo año habrá nuevos jugadores que recién entraron al mercado mexicano para pelear más de ese pastel. Ni siquiera ICA logró las utilidades que alcanzaron las cuatro principales constructoras de viviendas. Los grupos de bienes raíces vuelven a ver a México como destino de inversión, como una forma de sortear el descenso en el crecimiento del sector inmobiliario de Estados Unidos. Un caso icono del potencial de este segmento fue la desincorporación de Dine (390), la unidad inmobiliaria vinculada con desarrollo residencial y turístico del Grupo Desc (81) (hoy Kuo).

De tal alza, tal caída
Parte de las buenas noticias que ocurrieron en 2006 se debió a factores exógenos, como el aumento internacional de los precios de los commodities (acero, petróleo, maíz). Las buenas noticias futuras dependerán de qué es lo que hace México con esos regalos de China y Estados Unidos.

El alza en el precio del petróleo afincó aún más a Pemex en el primer lugar. Y los grupos dedicados a petroquímicas aumentaron su interés por el rubro. Alpek (42), de Grupo Alfa (19), pasó de aportar 37% en 2002 a 50% al total de ventas del año pasado. Mexichem (126) fue otra vez la estrella del año, que luego de su raid de compras del año pasado subió 10 lugares en el listado.

Grupo México acaba de anunciar una inversión de 4,000 millones de dólares en proyectos mineros para los próximos cinco años. Esta inyección de dinero espera ingresos adicionales por 6,200 millones de dólares.

La compañía, gravemente afectada en imagen por los muertos en la mina Pasta de Conchos, quiere ahora quitarse las manchas del pasado con las utilidades por 1,400 MDD generadas por las mayores ventas en 2006 (según la empresa 78% mayor que en 2005) y que entregó a sus trabajadores.

Pero salvo contados casos, las compañías mexicanas dejaron de jugar en el mapa mundial del acero. Primero Mittal Steel adquirió Sicartsa, y luego la italoargentina Ternium (61), filial de Grupo Techint (211), se metió a la bolsa dos firmas regias, Hylsamex y Grupo IMSA (45).

La familia Baillères debe haber agradecido tener plata en su portafolio. Grupo Bal (18), formado también por servicios financieros y tiendas departamentales, creció 31% en sus ventas pero 87% fue gracias a Peñoles (46) y los precios de la plata. Esta escalada de precios le ayudó a casi duplicar su tamaño en tres años.

Tubos de escape
El sector automotriz, histórico generador de empleo en México, no bajó la velocidad. Y todavía le sobra potencia, por su sistema just in time. El mejor ejemplo es Ford (14), testigo del traslado de líneas de producción de EU a México. Su planta de Hermosillo ya le sumó varios puntos a sus balances (avanzó siete puestos por un aumento de 60% en sus ventas).

El inicio de esa operación le hizo triplicar sus exportaciones durante el año pasado (mientras en EU bajó sus ventas anuales más de 30%). Durante años, DaimlerChrysler (10) y Nissan eran los mayores exportadores de vehículos. Este año, las exportaciones de todo el sector aumentaron 29.53%. La automotriz del óvalo azul fue responsable de la mitad de ese salto.

Nemak (102) ya sigue el camino de Cemex en su propio sector y se ha convertido en la primera fabricante mundial de cabezas y monoblocks para motores. El año pasado compró activos en Asia, Europa y Estados Unidos, aumentos que se verán en el ranking del año próximo.

El mercado interno es cada vez más apetitoso para otros jugadores que hasta hace pocos años eran ajenos a la industria, como los bancos. Las principales armadoras crearon divisiones financieras para dinamizar su propio mercado, con mejores tasas de interés y plazos que los bancos aún no se animan a seguir. Eso se notó el año pasado con la compra de 30% de la cartera de Ford Credit México (265) por parte de HSBC (38) y algo similar en el caso de GMAC Mexicana (240) pero el destinatario no fue revelado.

Pero la bonanza del sector está teniendo algunos problemas en México y podrían pasar factura en 2009, cuando se puedan importar autos con 10 años de antigüedad (hasta 2019 cuando se dé la liberación total). Por primera vez en 2006 la importación de usados (que creció 103% anualmente) superó las ventas internas de autos OKM (que apenas aumentó 0.7%). La imagen del parque vehicular podría ser aterradora para el tráfico urbano: hasta 2006 y sin fronteras abiertas había crecido 40% en los últimos cinco años, para llegar a 21.4 millones de unidades.

Adonde lleve el viento
En los próximos dos años seguirán los cambios radicales, con la desaparición de varios de los cupos del TLCAN, establecidos hace más de una década, y la posible desaparición de ciertos cupos con China. Esto, sumado a la cruzada de Felipe Calderón contra los monopolios, podría traer una reconfiguración de los jugadores dentro de México. La Comisión Federal de Competencia parece tener más autonomía que nunca, o al menos está ejerciendo sus potestades. Multó a FEMSA (8) por pedir exclusividad en el canal minorista y le denegó la tan anunciada compra de Jugos del Valle. México le está trayendo algunos dolores de cabeza a la embotelladora: techo de consumos de colas y de cerveza donde Modelo (28) creció sólo 4% (versus Estados Unidos, 12%). Oxxo (48) es la unidad estrella, que ya equiparó a las ventas de su división cerveza (47). En dos años creció 57% y en activos, 43.3%. Brasil, en cambio, le está dando más sonrisas a la cerveza con Kaiser, el mercado con mayor crecimiento de esta bebida en el mundo.

América Móvil (2) ya obtiene 53% de sus ingresos fuera de México. Por eso, este año intentó cruzar el Atlántico pero Telefónica (112) le devolvió el ‘favor’ privándola de comprar Telecom Italia y complicándole un poco la vida en Brasil. Otra adicta al crecimiento es Cemex (5) que con la adquisición de la australiana Rinker vuelve sobre sus pasos hacia Estados Unidos (que flexibilizó el ingreso de cemento mexicano), luego de buscar sortear –con otros mercados– las cuotas de exportación de cemento. Ahora el mercado hispano es algo posible.

Las cifras no mienten. A continuación, las 500 razones para entender al detalle por qué los astros de la globalización no suelen pedir permiso.

Ahora ve
No te pierdas