En familia aprovechan el poder de los insectos con fines de lucro

-
cnn-caza-insectos  caza insectos
/
Janet DiGiacomo (Reuters) -

Cajas de helados, tubos de PVC, redes, fundas de almohada, un par de neveras, cajas e insectos. Muchos insectos.

No son los típicos suministros para una familia. Pero no estamos hablando de una típica empresa familiar.

Bob Rich y su familia se preparan para otro año de recolección de insectos. Es lo que hacen él, su esposa, su hijo y algunos amigos en el Weedbusters Biocontrol en Missoula, Montana.

Recogen insectos, específicamente los que se alimentan de las malas hierbas para ayudar a los agricultores, los terratenientes y algunos organismos estatales que se preocupan por el crecimiento excesivo de plantas.

"Cuando la gente le pregunta a mi esposa y a mí sobre lo que hago para vivir, nos toma un tiempo explicarlo", dice Rich, que fue un técnico forestal estatal durante 22 años antes de la creación de Weedbusters, empresa que fundó con su esposa, Kandace, que tiene un doctorado de arte y experiencia docente.

"Ella se involucró con la idea", dijo. "Piensa que algunos de los insectos son lindos".

El nombre oficial de este servicio que ofrece es "control biológico", que es el uso de un organismo vivo para controlar una plaga. La plaga en este caso es cualquier planta invasora nociva o no nativa de una región en particular.

"Estas plantas invasoras dominan y desplazan gran parte de la vegetación nativa y crean un verdadero problema para los agricultores. Encontramos insectos que sólo se comen esas plantas. Y son capaces de curar la tierra". Rich asegura que este método es natural, sin químicos y altamente compatible con la agricultura ecológica y la ganadería.

La familia Rich toma en serio su trabajo y entiende cuando la gente arquea las cejas, especialmente aquella que voluntariamente no tiene insectos dentro de su casa.

"De vez en cuando, después de un día de clasificación de insectos, viendo televisión sentado en el sofá, siento algo como un rasguño detrás de mi oreja, y al pasar mi mano me encuentro uno o dos insectos arrastrándose sobre mí. Tengo que poner en pausa al DVR y colocarlos en sus envases".

El trabajo de los Weedbusters no termina sólo con la recolección. El trabajo también requiere que Rich y el equipo identifiquen por especies, los separen, los almacenen y los embarquen.

"Utilizamos redes para capturarlos. Para algunas colecciones, se utiliza un tubo de PVC. Cuando barremos las plantas, tenemos una gran cantidad de insectos y otros materiales. La cañería va en una funda de almohada y los depositamos por unos 15 minutos. Los insectos que necesitamos, los escarabajos de hoja tártago, son atraídos por el blanco de la funda de almohada. Así que se arrastran hacia fuera del tubo y los encontramos en el fondo", relata Rich.

¿Y los envases de helados? "Descubrimos que los contenedores de hielo son mejores", dice. "Ponemos los insectos en los recipientes de helado y luego los enviamos en contenedores en cajas aisladas a nuestros clientes".

La recolección de insectos inicia en los meses más cálidos y la familia sabe exactamente a dónde ir para capturarlos. "Hay pocos lugares en la ciudad que frecuentamos porque liberamos algunos insectos en esos lugares hace unos años. Vamos a esos lugares con nuestras redes en el calor del día. Es cuando los insectos están más activos. Pero sólo podemos permanecer por unas horas. Ellos pueden soportar las altas temperaturas por horas pero nosotros no".

Con los insectos en las fundas, éstas son llevadas a casa para colocarlas en el refrigerador.

Sí, el refrigerador.

"Los ponemos en la nevera para enfriarlos y sean más fáciles de manejar", dice Rich.

"Normalmente tenemos un refrigerador adicional sólo para los insectos, pero a veces ponemos en la nevera de la casa las fundas. Una vez una de las cajas tenía un agujero y un buen número de ellos se bajó. Encontramos algunos insectos pegados a la mantequilla, los demás estaban flotando en el jugo de naranja".

La razón por la que los insectos son colocados en el refrigerador es válida. Dejar caer la temperatura central de los insectos, lo que reduce significativamente su movimiento sin causar la muerte.

Entonces se colocan en una gran mesa, son identificados y separados en grupos de 100. Después de que estén debidamente identificados y colocados con su propio grupo, son guardados en los contenedores de helados y de nuevo en la nevera, a la espera de ser embarcados.

La idea es mantenerlos frescos hasta llegar a su destino, lo que podría ser en cualquier lugar del país. Cuando los insectos son liberados, se calientan y son activados.

Mientras que este trabajo pareciera ser exclusivo, Rich admite que hay varios grupos de recolección de insectos. Después de revelar que ya ha recibido las órdenes para la temporada 2010, cortésmente se niega a identificar al cliente. "Prefiero no decir quién hizo la petición".

Pero señala que por 140 dólares (1,733 pesos mexicanos) se puede conseguir 100 gorgojos de raíz Centaurea y por 80 dólares (990 pesos mexicanos) se compran 200 gorgojos de flor.

Incluso, es posible obtener un certificado de regalo.

"Tuvimos una llamada y la señora nos preguntó si dábamos certificados de regalo porque quería darle a su hijo, por los insectos que inundaban su propiedad. Se lo dio en Navidad".

En los meses de invierno, Rich imparte seminarios a los clientes potenciales. Les explica todo, desde los tipos de insectos a disposición hasta la forma de ponerlos en libertad una vez que el cliente se beneficia de ellos.

Pero les hace hincapié al señalar que el control biológico no erradica las especies de malezas.

"Dado que el insecto se alimenta sólo de la mala hierba en la que se ven involucradas, ellos nunca van a erradicarla". Los insectos, dice, reducen la planta a un nivel bajo, y luego lo mantienen en ese nivel. Además, el proceso puede tomar años antes de que haya un impacto notable en la densidad de la maleza en un área en particular.

Ahora ve
¿A quién agradeció Trump en su primer Día de Acción de Gracias como presidente?
No te pierdas
×