La piratería deja <i>desnuda</i> a la industria porno

Actores de la industria de cine pornográfico en Estados Unidos buscan detener las descargas ilegales de sus productos que afectan su trabajo
Sin Pie de Foto
ron  Sin Pie de Foto
/
(Reuters) -

La piratería se ha convertido en un problema que afecta a la sociedad en todos sus niveles. Miles de empleos perdidos son parte de las consecuencias de este delito cuya legislación a nivel mundial ha sido insuficiente para frenarlo.

En los últimos años, el Internet, además de ser un instrumento indispensable para la transmisión de contenidos e ideas, también ha sido el paraíso de la piratería que atenta contra la propiedad intelectual. De acuerdo con datos de BIMSA, se descargaron ilegalmente en nuestro país más de 5 mil canciones en 2009.

Pero no sólo la industria discográfica sufre de ese mal. En Estados Unidos, estrellas del cine porno han iniciado una campaña en internet para alertar del daño que causan al sector las descargas ilegales de las películas XXX en la web.

Celebridades de este género cinematográfico como Ron Jeremy, Alektra Blue, Kaylani Lei, Kimberly Kane o Nicki Hunter participaron en un video producido por la asociación de entretenimiento para adultos Free Speech Coalition (FSC) en el que piden a los aficionados que compren sus películas, informó el diario Los Angeles Times.

"Mientras los actores, artistas, productores y comerciantes están perdiendo dinero, la gente que gestiona los sitios de descargas ilegales está ganando dinero", aseguró Jeremy, quien insistió en que los que hacen cine porno quieren "entretener".

En un segundo vídeo, la actriz Charlie Laine comentó que lo que "realmente la pone triste es cuando la gente maltrata animales y se descargan ilegalmente sus películas".

"Me encantan mis fans y trabajo mucho para entretener y excitar", señala Laine, desnuda en la imagen de cintura para arriba, con solo dos pegatinas sobre los pechos.

"Si puedes mostrar tu apoyo y comprar mis películas, eso me pondrá realmente contenta", concluyó Laine sonriente.

Según Joanne Cachapero, representante de FSC, "la gente no se da cuenta de que la industria del entretenimiento para adultos emplea a miles de personas que trabajan mucho para construir sus carreras, desde los actores hasta el personal de producción y los hombres de negocios".

"Las descargas ilegales es robar un producto directamente de las personas que lo producen, no importa qué tipo de entretenimiento sea", añadió Cachapero.

Ahora ve
No te pierdas