Fanáticos acudirán al pico de Bugarach para protegerse del Apocalipsis

Los adeptos a las teorías apocalípticas ya se dan cita al pie de la cumbre para ser testigos de la supuesta extinción de la Tierra
  • A+A-
(AFP) -

Los adeptos a las teorías apocalípticas vinculadas al supuesto fin del mundo que anuncia el calendario maya están convencidos de que el pico de Bugarach, una cumbre de 1,231 metros situada en el sur de Francia, sobrevivirá al cataclismo que acontecerá en la Tierra el próximo 21 de diciembre.

Nadie sabe dónde surgió la idea que circula por los sitios web de todo el mundo, pero el interés que ha despertado trastornó la vida de la pequeña aldea situada a los pies de la cima de aproximadamente 188 personas.

"No sé cuánta gente vendrá. Tal vez tendré que comprar una bola de cristal para predecirlo", bromeó en una conversación con EFE el alcalde de la localidad, Jean-Pierre Delord.

"¡Que no vengan!, la montaña estará cerrada y hará mucho frío", añadió.

Las autoridades francesas, que desde hace dos años se preocupan por la cantidad de los asistentes para el próximo solsticio, han decidido recientemente prohibir el acceso al supuesto refugio apocalíptico en la fecha señalada para evitar problemas al orden público.

El "dispositivo de seguridad" contará con un centenar de efectivos, entre policías y personal de socorro, pero cambiará dependiendo de la situación. 

"Esperamos algunos fanáticos, esos que creen en el fin del mundo, pero en un número limitado. Son los curiosos los que vendrán en cantidades imposibles de determinar" y "además de los periodistas", precisó Eric Freysselinard, delegado del gobierno del departamento del Aube.

Por su parte, el alcalde no se preocupa por los desórdenes. 

"Estoy muy tranquilo, duermo sin problema. Es la gendarmería la que se ocupa de todo eso", asegura.

El pequeño pueblo ya había sido objeto anteriormente de hipótesis sobre el Santo Grial y el tesoro de los templarios, escondido en unas ruinas cercanas a la cumbre.

Según el informe de 2010 de la misión francesa de lucha contra las sectas, Miniviludes, "los seguidores del pico de Bugarach han desarrollado todo tipo de  teorías apocalípticas: terremotos, tsunamis y cataclismos de toda clase, vinculadas a la inversión de los polos magnéticos, a un incremento de la actividad solar, a la colisión con el planeta Nibiru".

El planeta Nibiru es un cuerpo celeste que supuestamente cada 3,600 años se aproxima más a la Tierra.

Otros creen que la montaña, localizada a unos 60 kilómetros de Perpiñán, servirá de pista de aterrizaje para una nave nodriza extraterrestre que salvará a los elegidos.

Los servicios regionales de turismo de las cercanas Coiuza o Quillian dicen que no han registrado un interés turístico creciente motivado por el presunto Apocalipsis y el alcalde de Bugarach confirma que no se ha producido un aumento de los precios inmobiliarios en los alrededores de la aldea, donde ya se han esparcido por el suelo ofrendas como amuletos y talismanes varios.

Incluso hay quienes en internet piden 3,220 dólares de renta para carpas o tiendas de campaña en los bosques colindantes. Otros ofrecen búnkeres, por 32,200 dólares.

También están los que han decidido limitar la inversión y obtener el máximo beneficio, comercializando "auténticas piedras del pico de Bugarach" con precios de entre 212 y 3,780 dólares. También existen libros al respecto como Nicolas d'Estienne, autor de La aldea del fin del mundo: cita en Bugarach o Claude-Gérard Sarrazin con ¿Apocalipsis o Atlántida?

Más allá de las curiosas artimañas de unos y otros por intentar sacar algún provecho del momento, en Francia se recuerda todavía con asombro el suicidio colectivo en 1995 de 16 miembros de la secta de la Orden del Templo Solar, que se prendieron fuego en el cerro de Isère, cerca de la frontera franco-suiza.

Ahora ve