Las canicas de Ana Frank serán exhibidas por primera vez en Róterdam

Una amiga de la infancia de Frank encontró en su ático las canicas que la joven le dio a guardar antes de ocultarse de los nazis
ana-frank  replica del diario de ana frank
Autor: Marie-Louise Gumuchian
(Reuters) -

Poco tiempo antes de que ella y su familia se ocultaran, Ana Frank le dio algunos de sus juguetes a una amiga para que se los guardara: una lata de canicas, un juego de té y un libro.

Ana jugaba regularmente con Toosje Kupers en las calles de su vecindario en Ámsterdam y le encomendó a su amiga la tarea de cuidar sus posesiones más preciadas.

La siguiente parte de la historia es bien conocida, la familia Frank sufre la agobiante experiencia de pasar 25 meses en hacinamiento al esconderse de la persecución de los nazis a los judíos. El mundo conoció la desgarradora historia de las mismas palabras de Ana, escrita en su muy leído diario.

Ahora, después de 70 años, las coloridas canicas de Frank han sido redescubiertas y se exhibirán por primera vez en una exposición sobre la Segunda Guerra Mundial en Róterdam.

"Ana le dio éstas a su amiga para que se las guardara", dijo a CNN la directora de las colecciones en el museo Casa de Ana Frank, Teresien da Silva.

"Ella las guardó para cuando Ana regresara, pero Ana no regresó".

Guardados en una caja 

La versión de Frank sobre ocultarse en Ámsterdam durante la Segunda Guerra Mundial, publicada póstumamente en inglés como Ana Frank: el diario de una joven, ha conmovido a millones de lectores a lo largo de las décadas.

La joven, con sus padres y su hermana Margot, se había mudado a un apartamento oculto el 6 de julio de 1942, el anexo secreto en el canal Prinsengracht. Solo un pequeño círculo de ayudantes sabían de su paradero y la familia vivió con el temor de ser descubierta.

Ellos fueron traicionados, arrestados y deportados en agosto de 1944. Frank murió de tifus en Bergen-Belsen apenas unas semanas antes de que el campo de concentración nazi fuera liberado en 1945.

Kupers había conservado las pertenencias. Después de que la guerra terminó ella le ofreció los artículos a Otto Frank, el padre de Ana y el único miembro de la familia que sobrevivió al Holocausto. Sin embargo, le dijeron a Kupers que podía conservarlos.

Y así lo hizo, para luego encontrarlos décadas después cuando se mudaba hace poco más de un año.

"Ella descubrió que tenía las canicas en algún lugar del ático de la casa", dijo da Silva. "Ella nos contactó inmediatamente. ....Nos emocionamos de que las canicas sobrevivieran y que se hubieran conservado. Ella decidió dar todo a la Casa de Ana Frank, el libro, el juego de té y las canicas".

Canicas preciadas 

El museo Casa de Ana Frank ya ha exhibido el libro que Frank recibió para su cumpleaños número 13, así como el juego de té, dijo da Silva.

"Pero decidimos presentar las canicas por primera vez en Róterdam", dijo.

Las canicas, junto a otros 99 objetos, conforman la exposición de La segunda guerra mundial en 100 objetos, que se abrirá al público esta semana. El rey holandés Willem-Alexander inaugurará la exposición el martes.

Da Silva dijo que Frank fue una de los muchos niños judíos que dieron sus juguetes antes de ocultarse o ser deportados.

"Para los niños de ese entonces las canicas eran un tesoro. Se esforzaban mucho para ganárselas", dijo ella.

Aunque las canicas están viejas, dijo ella, están en buenas condiciones.

Ahora ve
¿Cómo Flexi pasó de ser una pequeña productora a una empresa multinacional?
No te pierdas
×