Sigue el rastro de la peor asesina de la historia a 400 años de su muerte

Elizabeth Bathory mató a cientos de mujeres vírgenes y se bañaba en su sangre para mantener su piel juvenil: era 'la Condesa Sangrienta'
Elizabeth Bathory
Elizabeth Bathory  Elizabeth Bathory
/
(Reuters) -

En el pueblo eslovaco de Cachtice, en la parte alta de la colina, se puede ver un castillo en ruinas que podía ser el escenario perfecto de una película de terror gótico.

Hace 400 años, el 21 de agosto, llegó a su fin la vida de la asesino en serie femenina más prolífica de todos los tiempos. Era el día en que moría la condesa Elizabeth Bathory.

En Cachtice, el reinado del terror de Bathory todavía se puede sentir con una inquietante fascinación.

La Condesa Sangrienta fue apodada así porque solía bañarse en la sangre de sus víctimas.

Creía que la sangre de jóvenes vírgenes le ayudaría a mantener su piel con aspecto juvenil.

La vida de Bathory ha sido objeto de películas, libros y sitios web –y algunos creen que influyó en la novela Drácula de Bram Stoker (1897)– pero parece haber sido olvidada al oeste de Viena.

De clase alta e irresponsable, fue la gobernante absoluta de la zona hoy conocida como Eslovaquia, y con la ayuda de tres de sus siervos torturó sádicamente hasta la muerte entre 100 y 650 niñas.

Aunque nunca sabremos el número exacto.

Hijas desaparecidas

Se casó con un noble, Ferenc Nadasdy, un héroe nacional de Hungría de las guerras contra los turcos.

Aunque se conocen asesinatos antes de la muerte de su marido en 1604, después pareció haberse vuelto totalmente desquiciada.

Se instaló en Čachtice y más y más niñas comenzaron a desaparecer de los pueblos de los alrededores.

Se dijo que llegó a quedarse sin víctimas para saciar sus hábitos, y comenzó a atraer a víctimas de las familias de clase alta, que empezaron a ver cómo sus hijas desaparecían.

Hacia 1610, los rumores de sus horribles actos llegaron al rey húngaro, que envió a su segundo al mando, Palatine Georgy Thurzo, para investigar.

En diciembre de 1610, Bathory fue detenida junto con tres de sus funcionarios, que fueron torturados y quemados en la hoguera.

Ella no fue llevada a juicio, pero se atrincheró en el Castillo de Čachtice, donde murió el 21 de agosto 1614.

La restauración del castillo 

Čachtice hoy es un pueblo acomodado con grandes casas que lucen altos setos, antenas parabólicas y coches de alta gama estacionados en las vías de acceso.

Podríamos estar en cualquier lugar en Europa Central, pero una gran estatua de madera de Elizabeth Bathory preside la plaza principal.

Un cartel nos señala hacia el castillo, que se encuentra a 2,500 metros en medio de una reserva natural densamente arbolada.

Es un agradable paseo de 40 minutos por el sendero pedregoso bajo robles, hayas y castaños, a través de moreras y fresas silvestres.

El castillo está casi en ruinas, pero en la foto contra un cielo azul, se ve majestuoso y distante.

Se volvió a abrir en junio 2014 después de una muy necesaria restauración de dos años.

Una torre se derrumbó en la década de 1980 dejando sólo dos torres de pie: la torre este con una capilla, y una torre residencial orientada hacia el sur, donde murió la condesa Bathory.

Sorprendentemente, todavía es posible caminar alrededor de sus viviendas, la ubicación probable de su encarcelamiento y la muerte.

El techo desapareció hace tiempo, pero la pared muestra la señal de un techo.

Calculé que está a cuatro metros de alto en un cuarto de cuatro por cinco.

Me estremezco cuando veo los restos de lo que parece una ventana tapiada.

El sentido del honor

¿Qué piensan los vecinos de la Condesa hoy?

"La generación más vieja parece avergonzado de ella. Hubo algunas protestas cuando se instaló la estatua de Bathory en la plaza", dice Adam Pisca, de 18 años, que tiene un trabajo de verano como guía del castillo.

"La generación más joven no considera el pasado tan malo. Sabemos que ella asesinó a mujeres, pero ella no es importante para nosotros".

"Antes de la reconstrucción del castillo, hacíamos barbacoas dentro y acampábamos en tiendas de campaña durante la noche".

De vuelta en el pueblo, entramos en la iglesia San Ladislav del siglo XIV, donde el Padre Vladimir Ondas nos muestra los alrededores.

Elizabeth Bathory fue enterrada aquí, pero nadie ha encontrado su tumba. Su cuerpo fue probablemente trasladado más tarde a Nagyesced, el lugar de origen de los Bathory, en la actual Hungría.

Sin embargo, el Padre Vladimir tiene una sorpresa para nosotros.

Abre la capilla gótica afuera, que cuenta con tres paneles de madera pintados del Castillo Čachtice. Ellos son los únicos elementos que quedan de la decoración interior del castillo.

Junto a la iglesia hay un pequeño pero interesante museo con retratos de Elizabeth Bathory, una reproducción de ropa, fotos y grabados antiguos del castillo, así como una serie de insignias heráldicas y trajes locales.

Pero lo que realmente queremos ver es el vino de la cooperativa local, y no sólo por el vino.

El edificio se levanta sobre el solar de la antigua casa solariega de Bathory.

Es aquí donde la condesa realizó la mayoría de sus sesiones de tortura.

Hoy en día sólo una pared externa sigue en pie, pero las bodegas originales que han visto tanto dolor y angustia están intactas y ahora se utilizan para almacenar varios barriles de vino.

Jozef Carada, uno de los propietarios de la cooperativa, nos ofrece una degustación.

Los vinos son excelentes.

Algunos llevan una etiqueta "Bathory Blood" (Sangre de Bathory).

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

La marca dejó de producirse en 2010, pero después de la presión de los clientes, se reintrodujo en 2014 junto con una cosecha especial que celebra el 400 aniversario de su muerte.

Es de color rojo rubí, por supuesto.

Ahora ve
Ed Parker sorprende por su forma de jugar tenis a los 90 años
No te pierdas
×