Esta boca es mía...

En su libro "Esta boca es mía (Y tuya también)", Lydia Cacho busca despertar una voz colectiva; con testimonios calurosos, la autora invita al lector a a reflexionar sobre los temas sociales.
La periodista presenta un libro diferente a sus demás trabaj  (Foto: )
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

La vida cotidiana es digna de un libro y se expresa a través de una voz que la inserta de manera natural  y oportuna en el debate.

Para Lydia Cacho el tema fundamental del mundo contemporáneo es la condición humana. En este libro de editorial Planeta, la escritora comparte la historia íntima de personas que, desde su cotidianeidad, invitan al laectror a reflexionar.

Con la realidad de los testimonios, la autora logra despertar en el lector algunas dudas, acerca de su paso por la vida y los cuestiona sobre las formas de comportamiento en sociedad, con temas como el amor, la sexualidad, el dolor, la adolescencia, los ritos, la discriminación, las mujeres y la educación.

Los personajes de “Esta boca es mía (Y tuya también)” expresan dolor, felicidad y rebeldía, por lo que sus actitudes son la herramienta ideal para que la autora pueda construir una voz colectiva, una voz social.

Así la niña maya tejana que responde al nombre de Madre Teresa y que tiene clara la idea del derecho sobre su cuerpo y del futuro que ella misma se puede construir; así la cuestionable tendencia de cosificar a las niñas y condenarlas a ser un clon de Paris Hilton; así las trampas culturales que fomentan la prostitución y la explotación sexual de menores; así la misoginia “científicamente comprobada”; así las disertaciones sobre la inteligencia erótica y los besos; así la ausencia de nuestros seres queridos, así las memorias de Lydia Cacho vistas bajo la lente de la eterna búsqueda por los complejos dominios de lo humano.

‘Esta boca es mía (Y tuya también)’ es un brindis, un abrazo amoroso, un funeral a las pérdidas. Es una constante comprensión del mundo en el que vivimos y el deseo de encontrar un sentido de vida.

Ahora ve
No te pierdas