El desamor detona asesinatos

La psicóloga Norma Lazo describe en Sin Clemencia 29 crímenes que conmocionaron a México; desde el asesinato de Trotsky, hasta el Jak el destripador mexicano a la pasión por Ana Bertha
Norma Lazo relata como el desamor puede devastar al ser huma  (Foto: )
CIUDAD DE MÉXICO (Notimex) -

Convencida de que la naturaleza aborrece la normalidad y de que el desamor es lo más devastador para el ser humano, la escritora y psicóloga Norma Lazo muestra 29 relatos acerca de los crímenes que conmocionaron a México en su texto "Sin clemencia".

Afirma, en el prólogo, que personas optimistas, desesperanzadas, hostiles, amorosas, pacifistas o belicosas, cuerdas, locas, idiotas o inteligentes, hombres, mujeres o niños, pueden despertar cualquier día con el impulso de matar.

El honor de la familia, la traición, el desprecio, la pobreza, el ideal político, la infidelidad, las promesas no cumplidas y los celos representan una variedad de motivos que llevaron a los personajes de este texto a actuar de esa manera.

Norma Lazo presenta 29 casos, divididos por sus anécdotas "Odio sin medida", "Dinero maldito que nada vale", "La maldición de los hombres", "El vivir sin verte es morir" y "Que el mundo fue y será una porquería".

Editado por Grijalbo, el libro cuenta interesantes historias, entre ellas "Por el honor de la familia Lepe", misma que narra cómo fue que Guillermo Lepe, padre de la actriz, modelo y cuarto lugar en el certamen Miss Universo en Long Beach, California, Ana Bertha Lepe, asesinó al prometido de su hija.

En una noche de cabaret, con Ana Bertha en el escenario, "papá Lepe" y Agustín de Anda se enfrascaron en una discusión, pues a este último le desagradaban las miradas lascivas que despertaba la belleza de su novia y menos verla contoneándose semidesnuda mientras trabajaba.

Agustín dijo en voz alta que tan pronto como se casara con Ana Bertha la retiraría de esa profesión, pero "papá Lepe" no estaba de acuerdo en ello porque tenía puestas todas sus esperanzas en la carrera de su hija.

Fue entonces que este último les prohibió casarse tan pronto y al responder Agustín que ya hasta tenían departamento, se encolerizó tanto el padre de Ana Bertha que sacó una pistola y le dio un par de tiros. El mortal atravesó la cabeza de Agustín, por lo que Guillermo Lepe fue sentenciado a 10 años de prisión, aunque sólo purgó cinco y medio.

Asimismo se presentan trágicos casos como el del asesino de indigentes en Guadalajara o el del nieto despreciado y ofendido desde pequeño que a la postre lo llevó a debutar como delicuente y a asesinar a la abuela, su mayor verdugo.

También llama la atención el asesino de prostitutas que trataba de imitar a "Jack, el destripador", célebre personaje que aterrorizó a las mujeres de la vida galante en el Londres del siglo XIX.

Sólo que la gran diferencia es que el coeficiente intelectual del "Jak mexicano", como él mismo firmaba sus anónimos, era tan bajo que incluso desconocía la escritura correcta de "Jack", resultando ser un ex policía sin preparación.

Destaca a la vez la historia "Matar una idea", en la que se narra el asesinato de un refugiado que huía, como muchos, del hambre y de los enfrentamientos entre las diferentes facciones políticas e ideológicas del continente europeo.

A finales de los años 30, la presencia de León Trotsky provocaba recelo en cualquier país al que arribaba, pues nadie estaba dispuesto a recibir en casa a "rojos revoltosos" y menos si colgaba de ellos un precio por su cabeza.

La mitad de los comunistas concordaban con sus ideales y le ofrecían protección. Fue finalmente el gobierno de Lázaro Cárdenas, en México, el que aceptó recibirlo a cambio de no interferir en los asuntos políticos del país.

Pero Trotsky eran tan amado como odiado, más aun cuando acarreaba sentencias como "compañero de Lenin", "ideólogo de la Revolución Rusa o "creador del Ejército Rojo".

Desde 1936, Stalin lo había declarado convicto por actos terroristas contra su vida y la revolución, pero su repudio era más bien ideológico, pues mientras Trotsky apostaba por una revolución permanente, Stalin fundaba un país socialista cerrado a las demás fronteras.

Esta situación dividió a la izquierda en dos facciones y México no fue la excepción. Pues mientras figuras como Diego Rivera y Frida Kahlo celebraban la decisión de Cárdenas de aceptar a Trotsky, el Partido Comunista Mexicano esperaba una oportunidad para matarlo.

El 24 de mayo de 1940 se dio el primer atentado contra la vida de Trotsky y el siguiente fue el 20 de agosto de 1940 en el barrio de Coyoacán, en la capital mexicana.

Después del desayuno, el ex líder comunista entró a su despacho, en su casa, a trabajar sobre nuevos proyectos y ensayos sobre el socialismo que idealizaba.

Ramón Mercader, quien dijo llamarse Jacques Mornard, entre mentiras y artimañas llegó a la fortaleza Trotsky. El sabía de la estricta vigilancia y también de mujeres.

En París había conocido a una colaboradora de León Trotsky de nombre Silvia Angeloff, a quien sedujo sin mayor problema. Fue esa relación la que le abrió la puerta de la casa del ideólogo.

Mercader, quien era militante del Partido Socialista Unificado de Cataluña y agente de los servicios secretos soviéticos, utilizando un manuscrito que le entregó días anteriores Silvia Angeloff, le entregó el texto a Trotsky y mientras éste la leía, le asestó un mortal golpe en la cabeza.

León Trotsky no murió al momento, todavía alcanzó a detener al criminal mientras llegó la escolta. Cuando esta última golpeaba al asesino, él gritaba que no lo mataran para que dijera quién lo había mandado matar.

Un día después, León Trotsky murió a consecuencia del golpe propinado en el cráneo con un piolet, el mismo que aparecería 60 años más tarde en manos de la hija del agente Alfredo Salas Espejel.

Ramón Mercader fue sentenciado a 20 años de prisión y cuando salió de la cárcel obtuvo una condecoración como héroe de la revolución rusa.

Muchos otros casos, la mayoría haciendo referencia al amor, al desprecio y al dinero son incluidos en este material de lectura fluida e interesante.

Lo mismo que "Edición 2000", "Un hombre a la medida", "El gringo a través del espejo", "The literature and Visual of Veracruz", "México" y "Bréves, actualité de la nouvelle", entre otras.

Ha publicado los libros "Noches en la ciudad perdida", "Los creyentes", "Verici", "El horror en el cine y la literatura" y "El dolor es un triángulo equilátero".

Ahora ve
No te pierdas