El jugoso arte chino

Los precios del arte contemporáneo chino han crecido hasta 440% en los últimos cinco años. la obra contemporánea se afianza frente al proteccionismo gubernamental del arte chino tradicio
Los precios del arte asiático crecen y el furor a penas comi
Sara Brito / Madrid

No sólo de inversiones industriales vive Asia. Si invertir en el lejano Oriente se ha convertido en una máxima del mundo de los negocios, ¿ocurre igual en el seductor y pujante mundo del arte?  Las cifras que aporta Artprice, el sitio especializado en el mercado del arte, animan a pronunciar un sí rotundo.

Los precios del arte contemporáneo chino han crecido hasta 440% en los últimos cinco años. Si en 2001 sólo el artista Cai Guo Qiang reportaba ventas por 207,000 dólares anuales, en 2006 uno de los autores más cotizados de China, Zhang Xiaogang, llega a los 23.7 millones de dólares, apunta la misma página. La obra de artistas contemporáneos se afianza frente al proteccionismo gubernamental del arte chino tradicional.

El año pasado se acabó de afianzar la idea de un mercado asiático pujante. Sotheby’s y Christie’s reportaron ventas por 190 millones de dólares en el rubro de arte contemporáneo asiático, todo un ascenso si se considera que, en 2004, las dos casas de subastas sólo reportaron 22 millones.

La generación de artistas que empezó a trabajar después de 1979 ha sido la que ha visto un mayor crecimiento y ha despertado la mayor atención por parte de coleccionistas chinos y occidentales (Zhang Xiaogang, Fang Lijun o Liu Xiaodong son algunos de ellos)

El influyente coleccionista británico Charles Saatchi ya empezó a comprar obra china contemporánea y está por inaugurar en 2007 una exposición de arte contemporáneo chino en Londres. “Eso podría llamar aún más la atención de coleccionistas internacionales y subir todavía más los precios”, asegura el galerista suizo Urs Meile que abrió hace dos años una sucursal en Beijing. Desde la capital china maneja la obra de, entre otros, Ai WeiWei, uno de los artistas chinos jóvenes que más está creciendo.

“El mercado es aún incipiente pero está creciendo a pasos agigantados; ahora es el momento o después será demasiado tarde y los precios estarán demasiado altos”, advierten desde la galería china Taikang Top Space, que maneja obra del cada vez más cotizado Hong Hao.

Si China e India lideran la pujanza del arte asiático, tal vez países como Corea del Sur, abierto al capitalismo y con un mercado menos conocido y más pequeño, pueden ofrecer más oportunidades. “Muchos compran arte coreano porque los precios aún no están tan altos como en China”, dicen desde la galería Kukje Gallery de Seúl, que maneja obra de artistas como Kwan Young Chun cuyos precios crecen alrededor de 20% al año.

En la pasada feria de arte contemporáneo de Madrid, Arco, las 16 galerías que acudieron desde Corea, que era el país invitado de este año, colgaron el cartel de todo vendido el último día.

Ahora ve
No te pierdas