Prescribe demanda contra McCartney

La investigación que acusa al ex Beatle de falsificar la prueba de paternidad fue archivada; la queja se presentó en 1984 por Bettina Ubres, quien pedía manutención por parte del cantante.
Demandado por supuesta manipulación de prueba de paternidad.
BERLÍN (CNN) -

La oficina de la fiscalía estatal en Berlín archivó la investigación sobre una queja presentada por una mujer de 44 años que asegura que Paul McCartney es su padre y que el ex Beatle manipuló una prueba de paternidad en 1984.

Michael Grunwald, portavoz de la oficina del fiscal, dijo que la investigación sobre si McCartney era culpable de fraude por falsificar una prueba de paternidad, como asegura la mujer, se archivó porque ha prescrito.

"Un examen de la queja presentada y la evaluación de la acción civil para determinar la paternidad en 1984 halló que cualquier acto delictivo que alegue la mujer en la querella, si tuvo lugar, ha prescrito," dijo en un comunicado.

Un portavoz de McCartney declinó hacer comentarios.

La mujer, identificada por los medios de comunicación como Bettina Hubers, dijo que McCartney, de 64 años, y su madre tuvieron una aventura de tres años en Hamburgo cuando ella trabajaba como camarera y él tocaba en el club Starlight, desde 1959 hasta que ella nació en diciembre de 1962.

Cuando Hubers, cuyo nombre de casada es Krischbin, cumplió 18 en 1983, su madre Erika, de 64 años, y ella acudieron a los tribunales para pedir su manutención.

McCartney se hizo un análisis de sangre que indicó que no era su padre. La mujer dijo que el músico envió a una persona que se le parecía mucho a someterse a la prueba.

Ahora ve
No te pierdas