Diseñan prendas inspiradas en muebles

Diseñadores mexicanos llevan la tapicería de la sala de estar, a las pasarelas; estos artistas hacen moda con telas que decoran un sillón, sin perder el estilo.
Hacen prendas elegantes de tapicería de sillones. (Dreamstim  (Foto: )
CIUDAD DE MÉXICO (Notimex) -

Inspirados en las formas, tapicería, accesorios y colores de una nueva colección de muebles que Sears lanzó al mercado, un grupo de diseñadores echó a volar su imaginación para crear una línea de ropa que se presentó en el evento Fashion & Furniture el jueves.
Porque no es lo mismo disfrutar de un colchón en la intimidad  del hogar, que ver su tela transformada en un vestido de novia de alta costura, artistas como Blanca Estela Jiménez, Damiana Hoyo y Guillermo León, entre otros, presentaron sus creaciones en la pasarela.

En el ex Convento de San Hipólito de la capital mexicana, se mostraron telas de sillones transformadas en elegantes atuendos  basados en los temas: Los Colores de Oaxaca, María Antonieta, Animal  Print, Etnias y Criollas.
Las prendas se caracterizaron por sus colores vivos y contrastantes como rojos, marrones y chocolate. Las texturas van desde la clásica loneta en colores intensos, sin dejar de usar el chenille que ahora se ha modernizado y se mezcla con otras telas que simulan lino o algodón.
El minimalismo en las prendas resaltó con el color chocolate, los detalles fueron elementos étnicos como varas, flores secas y fibras naturales. Los muebles lucieron por sus texturas de piel, vinil, imitaciones de víbora y cocodrilo.
De acuerdo con Blanca Estela Sánchez, su línea se basó en la sensualidad que cada mujer puede trasmitir, no importando edad, estilo o temporada.
Damiana Hoyo se inspiró en los alebrijes de Pedro Linares, con el diseño de una falda globo, como si la mujer fuera camaleón o iguana. El vestido de Juchiteca lo concibió con un toque de modernidad y encaje en el ruedo.
El diseñador Guillermo León se inspiró en el siglo XVIII bajo el tema de "María Antonieta", pero para hombres. No usó la silueta de la época como tal, experimentó sobre la misma para dar el toque moderno.
"Fue un reto, me sorprendieron las texturas, la armonía de color y los tejidos que son de una calidad que incluso se pueden utilizar para la ropa", comentó.
Por su parte, Héctor Terrones optó por el maximalismo total, sus vestidos de "María Antonieta" hablan de su trabajo depurado, corsets que se ajustan al talle, grandes faldas y moños hechos con brocado y tela de colchón, bordados con pedrería y cenefas.
Su colega, Ileana Jalil optó por el new look, simplificándolo, haciéndolo más básico y mezclando las telas de tapicería con seda y mezclilla, alcanzando la elegancia a través de un ejercicio contemporáneo y propositivo.
La cultura de Oaxaca y sus etnias fueron punto de inspiración para Lydia Lavin y su grupo Fernando Bermudez y Lucy Mousali, quienes jugaron con los colores terracotas en contraste con el naranja y ocre. Reconocieron que las telas fueron difíciles de trabajar pero remitieron los diseños a diferentes estilos de vida.
Marsha, experta en diseñar con vidrio, retomó los colores que el pintor Rosendo Pinacho plasmó en sus lienzos. Utilizó estrellas y lunas por el interés de sus antiguos pobladores por la astronomía.
Las grecas hablan de Monte Albán y Mitla, el azul del mar que baña sus costas y los tonos naranja, amarillo y morado, de la Guelaguetza.
Luis Edgar Martínez coordinó la pasarela, con maquillaje de Mac y peinado de Maurizio Rugerio. Por su parte, el creador Salim Barria se basó en las etnias y Sergio Alcalá en lo experimental y futurista con un enfoque pop.

Tadeo González tomó al rock glamoroso como punto de partida, exagerando en las prendas y accesorios que un cantante de este género necesita, con estilo y cuidando su imagen. Vicent Agostino rompió con los patrones clásicos del chaleco y los transformó al darles una apariencia actual.

Ahora ve
No te pierdas