Miles de personas despiden a Pavarotti

El féretro del tenor está en la catedral de Módena, donde sus seguidores le dan el último adiós en las primeras horas del viernes, más de 9,000 personas ya habían despedido al cantante de ópe
Más de 9,000 personas han visitado el féretro del tenor. (Re
MÓDENA, Italia (AP) -

Ante el féretro de Luciano Pavarotti, colocado en la catedral de esta ciudad, miles de personas desfilaron el viernes para rendirle honores a la estrella de la ópera, cuyo carisma y voz inigualables causaron admiración en todo el mundo.

Cientos de personas han pasado frente al ataúd blanco, rodeado de ofrendas de flores y envuelto en una tela roja con una clave de sol bordada, desde que la catedral de Módena reabrió sus puertas, poco antes de las 7:00 hora local.

''Esto es terrible, él era un gran hombre. Siento como si todo hubiera llegado a su fin'', dijo Maurizio Trincani, una de las personas que formó fila temprano en la catedral para llorar al tenor.

Pavarotti falleció el jueves en su ciudad natal, a los 71 años, después de una larga batalla con el cáncer pancreático.

La iglesia cerrará sus puertas a la medianoche y volvería a abrir el sábado por la mañana, antes del funeral, que será transmitido en directo por la TV pública y contará con la asistencia de numerosas personalidades de la política, la ópera y la cultura.

El público aplaudió en señal de respeto mientras el féretro con los restos del tenor era introducido a la catedral, el jueves por la noche. Para los primeros minutos del viernes, más de 9,000 personas habían llenado la catedral.

Aunque Pavarotti conmovió al mundo entero con lo que un admirador llamó ''la última gran voz'' de la ópera italiana, su legado va mucho más allá de este género. El tenor colaboró con cantantes clásicos e iconos del pop de igual modo para llevar la ópera a las masas, rescatando el arte de la oscuridad intelectual en el proceso.

De muchas maneras, Pavarotti cumplió con los requisitos que la imaginación popular atribuye a un astro de la ópera. A menudo usaba una colorida bufanda y un sombrero, y aunque no siempre tuvo barba, era difícil imaginarlo sin la suya. Su corpachón -y un restaurante en su propiedad en Módena- eran testimonio de su apetito de gourmet.

Pero por encima de todo, su voz absolutamente cristalina, apreciada por su dicción, lo convirtió en el tenor más elogiado desde Caruso. ''Pavarotti era la última gran voz italiana capaz de mover al mundo'', dijo Bruno Cagli, presidente de la Academia Nacional de Santa Cecilia en Roma.

Y, consecuentemente con ello, el mundo le rindió un homenaje.

Ahora ve
No te pierdas