Valentino se despide de las pasarelas

El diseñador se retira del mundo de la moda con un castillo, un yate y una gran colección de ar un desfile de alta costura en París fue el escenario de su despedida, después de 45 años de tra
Valentino vio las transformaciones del mundo de la moda en l
PARÍS (AP) -

El diseñador italiano Valentino le dijo adiós al mundo de la moda con un desfile de alta costura en París al que asistieron múltiples estrellas, terminando una carrera de 45 años que lo vio vestir a luminarias desde Jacqueline Kennedy hasta Julia Roberts.

Celebridades, damas de sociedad y editores de moda le brindaron al creador de 75 años una ovación de pie mientras Valentino, sonriente, saludaba desde la pasarela, rodeado por docenas de modelos ataviadas en trajes idénticos de su color característico: rojo.

''Estoy extremadamente feliz'', le dijo a los periodistas entre bambalinas. ''Esa es la razón por la que no estoy sensible, porque me siento muy fuerte y recibir esta manifestación de afecto, de amor, de tanta generosidad... ¡Realmente estoy en el cielo!''

Las actrices Uma Thurman y Lucy Liu se unieron a las supermodelos Claudia Schiffer y Eva Herzigova en una carpa en el Museo de Rodin para ver el desfile de elegantes vestidos que han hecho de Valentino el rey de la alfombra roja.

''Estoy triste de ver que se termine'', dijo Thurman.

Los vestidos incluyeron drapeados en seda y organdí ligera, trajes blancos de diosa con brillantes piedras, y piezas para el día en colores limón, almendra y melocotón.

Fue una lección de estilo del diseñador que nunca se desvió de su mantra: hacer que una mujer luzca lo mejor posible.

Costureras del estudio de Valentino en Roma, con batas de laboratorio blancas, se secaron las lágrimas al llegar el fin de décadas de trabajo conjunto.

Editores de modas rindieron homenaje a Valentino, quien ha vestido a estrellas de cine, primeras damas y realeza, incluyendo a Elizabeth Taylor, Audrey Hepburn, Nancy Reagan, Gwyneth Paltrow y la reina Rania de Jordania.

''El realmente entendió la suntuosidad con la que querían vestirse las mujeres'', dijo Glenda Bailey, editora en jefe de la revista Harper's Bazaar. ''Eso es algo que suena tan obvio pero que de hecho es raro, y creo que será profundamente extrañado''.

Perpetuamente bronceado y siempre impecablemente vestido, Valentino comparte el mismo estilo de vida de sus clientes del jet-set. El diseñador tiene varias casas, incluyendo un castillo cerca de París, un yate de 45 metros de eslora y una colección de arte que incluye obras de Picasso y Miró.

En julio celebró su 45to aniversario en la industria con tres días de fiestas en Roma, provocando conjeturas de que estaba listo para jubilarse tras la adquisición del Valentino Fashion Group por parte del fondo de inversión privada británico Permira por 3,800 millones de dólares.

Tras negar en repetidas ocasiones tales planes, Valentino y su socio de años Giancarlo Giammetti anunciaron en septiembre su decisión de retirarse. Permira ha designado a Alessandra Facchinetti, ex diseñadora de Gucci, para asumir las labores creativas de la marca.

Facchinetti confesó que la tarea la intimidaba.

''Estoy muy emocionada esta noche'', manifestó. ''No hay más nada que pueda decir excepto eso, él es mi maestro''.

Aunque ya no estará en el estudio de diseño, Valentino tiene una agenda llena de proyectos para los próximos meses.

Tras una breve aparición en la película del 2006 ''El diablo viste de Prada'', volverá a la pantalla grande con ''Valentino: The Last Emperor'' (Valentino: el último emperador), un documental dirigido por el corresponsal especial de Vanity Fair Matt Tyrnauer.

En junio, el Musee des Arts Decoratifs de París presentará una retrospectiva del diseñador. Valentino mantiene fuertes lazos con Francia, donde aprendió su negocio, y el jueves será nombrado ciudadano honorario de París.

Ahora ve
No te pierdas