Quico contradice al Chavo sobre el narco

Carlos Villagrán consideró que Chespirito sabía que actuaba en una fiesta de un narcotraficante dijo que los celos y la envidia de Roberto Gómez Bolaños lo empujaron a dejar el programa.
Carlos Villagrán atribuye a Quico el no representar los 64 a
CIUDAD DE MÉXICO (AP) -

Carlos Villagrán, quien por muchos años interpretó a Quico en la famosa comedia El Chavo del Ocho, regresa a México y desata polémica, no sólo por hablar de su distanciamiento con Roberto Gómez Bolaños, sino por tocar el tema sobre la participación de los integrantes del programa en una fiesta de un narco.

En una rueda de prensa, Villagrán se refirió a un libro publicado el año pasado por el hijo de Gilberto Rodríguez Orejuela, ex jefe del cártel de Cali, según el cual Chespirito, María Antonieta de las Nieves (La Chilindrina) y Rubén Aguirre (el Profesor Jirafales) actuaron para la familia del narcotraficante y dijo que estos seguramente sabían a lo que iban.

''Por supuesto que sabían, eso no hay vuelta de hoja. No nos chupamos el dedo. Sabían perfectamente a lo que iban... pero si todos estamos en contra del narcotráfico por qué apoyarlos de esa forma'', cuestionó.

Según Villagrán, quien dijo tener la conciencia tranquila, un día mientras estaba de gira con su circo llegaron a visitarle dos hombres armados con pistola en el cinturón y un portafolios en el que había un cheque en blanco.

''Me dijeron que pusiera en el cheque lo que yo quisiera''. Pero el actor les mintió diciendo que una cláusula de su contrato le impedía trabajar en otro sitio que no fuera el circo. ''Tuve miedo el resto de la gira de que me fueran a barrer'', añadió.

En septiembre del año pasado Gómez Bolaños dijo a la AP que ''nunca he tenido conocimiento de haber estado actuando para ninguno de ellos'' y que ''como artista, cuando he dado un espectáculo, no solicito a todos los asistentes sus identificaciones y cartas de recomendación o... antecedentes penales''.

Villagrán, quien por unos 34 años dio vida al niño malcriado de cachetes inflados con traje de marinerito, dijo que nunca le ''dio tiempo'' de moverse a otro género o hacer otro tipo de personajes. Sin embargo, acotó que eso no le preocupa.

''No me puedo aburrir de un personaje que me ha dado tanto: la admiración de muchos niños, de muchos jóvenes... cantidad de gente que llenó el circo, cómo me voy a aburrir de eso. Nunca. Es vitamina, es algo que no tiene que ver con dinero es algo que te llevas tú''.

Chusma, chusma

Los celos y la envidia fueron los detonantes que empujaron al actor mexicano Carlos Villagrán a abandonar el programa de ''El Chavo del Ocho''.

''Yo creo que el Quico se fue arriba en popularidad... era muy folclórico, llamaba más la atención que el Chavo, que era más común y 'bueno, pero no te enojes''', declaró Villagrán usando una de las frases más representativas del personaje, en una rueda de prensa con motivo de su retiro del escenario.

''El 70% de las preguntas en las giras que hacíamos eran para Quico... entonces empezó a despertarse un poco de envidia, de egoísmo, de celo profesional; ese tipo de cosas'', dijo, por lo que terminó abandonando el programa.

Indicó que luego se enfrascó en una batalla legal con Chespirito sobre los derechos del personaje, ganándose su odio.

''A cada paso que daba Roberto le preguntaban por Quico y cuando salió Ramón del programa le preguntaban por Don Ramón y Quico, y eso le ha venido doliendo y para bajar la imagen, habla mal de la gente... (sus declaraciones) son la forma de demostrar que me odia''.

Esa tirantez distancia mucho de la relación que tuvieron en un principio, cuando según Villagrán fueron ''más que amigos, fue como un padre... como un maestro''.

Indicó que a raíz del incidente la cadena Televisa, que sigue transmitiendo la serie a casi 30 años que se canceló, lo vetó durante 20 años.

Un día mientras trabajaba en Venezuela –contó Quico- Peter Bottome, principal accionista del canal RCTV, le dijo que el dueño de Televisa, Emilio Azcárraga, le acababa de enviar un fax pidiéndole que no me diera trabajo porque de lo contrario dejarían de surtirle telenovelas y el programa del Chavo.

No obstante, según Villagrán, Bottome le dijo que no le haría caso porque aunque Azcárraga ''sea muy poderoso, ésta es mi casa y en mi casa nadie me da órdenes y esta es tu casa también''.

Ahora que se despide con un espectáculo que arranca el 4 de julio en el Circo Unión en la capital mexicana, y que se extenderá por entre 7 y 10 semanas, Villagrán considera que todo tiene ''un final''.

Ahora ve
No te pierdas