Los Apaches eran mexicanos, no de EU

Un estudio reciente devuelve la mexicanidad a los orígenes de la etnia, que se creía americana; la cuna de este grupo está en los estados del norte, según el libro del investigador Manuel Roj
"Apaches: fantasmas de la Sierra Madre", es el libro de Manu
CIUDAD DE MÉXICO (Notimex) -

Resultado de una investigación meticulosa, el libro "Apaches: fantasmas de la Sierra Madre", de Manuel Rojas, devuelve la nacionalidad mexicana a los apaches, lo que
borra la creencia de que son oriundos de Estados Unidos.

Durante la presentación del texto, anoche en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes, el escritor destacó que "se trata de un libro revelador, no es una novela. Incluye 186 mapas, documentos y fotografías, muchas inéditas, que no poseen ni los
archivos especializados de Estados Unidos".

Resaltó su amistad con el recientemente fallecido dramaturgo Víctor Hugo Rascón Banda, presidente de la Sociedad General de Escritores de México (Sogem), y su interés por diversos temas, lo que se refleja en el prólogo del libro que escribió.

Ante una nutrida concurrencia, recordó que hace algún tiempo comió con Rascón Banda y, en charla de sobremesa, le comentó su pasión por el tema de los apaches.

Le contó que entonces investigaba "su origen, con la finalidad de escribir un libro", y ambos se sorprendieron pues en esos momentos el dramaturgo escribía la obra "Apaches", que quedaría incluida en el libro "Intolerancias".

"Víctor Hugo Rascón Banda murió en julio, séptimo mes del año, mes de la muerte según los apaches", mencionó Rojas, quien pidió un minuto de aplausos en memoria del dramaturgo chihuahuense, quien también sobresalió como abogado de las causas más nobles del arte.

Apoyado en la proyección de 20 diapositivas, explicó la idiosincrasia, usos y costumbres de los apaches.

El libro fue comentado por Jorge Carrera, Fernando Tapia Grijalva, Tomás Urtusástegui y Angel Norzagaray, quien subrayó que la obra atrapa al lector, quien puede leerla de principio a fin "de un jalón", pues su redacción es ágil, amena e ilustrativa.

Norzagaray explicó que el libro concluye con la biografía de los más importantes apaches de la historia, como "Mangas coloradas", "Cochise", "Victorio", "Juh" y "Gerónimo", acompañadas con fotografías en blanco y negro y otras ilustraciones de gran valor.

Estimó que "de haber tenido a los apaches como gente nuestra, seguramente México habría ganado la batalla a Estados Unidos cuando esa nación invadió la nuestra; pero los mexicanos de entonces los despreciaron y los estadounidenses los usaron".

Dijo que la obra avanza sobre la tesis de la mexicanidad de los apaches, "en la que se aclaran muchas cosas sobre el daño hecho a los indígenas del norte del país".

 

El autor dijo, sin embargo, que Chihuahua y Sonora, es la cuna de los apaches, y que en esos estados ya los reconocen como originarios de esas tierras.

La obra del sociólogo Rojas fue editada por el Gobierno del Estado de Chihuahua y el Instituto Sonorense de Cultura, y contiene información histórica sobre el pueblo apache, su vida dentro del territorio comprendido por Sonora y Chihuahua, en México, y Arizona y Texas, en Estados Unidos.

Con fotografías y mapas, el autor presenta a los actores principales en esta historia de lucha por la independencia de los grupos indios. "El libro busca recuperar la memoria de un pueblo valeroso que se enfrentó a los invasores de sus tierras y destructores de sus costumbres", dijo.

En México, los apaches fueron concentrados en diferentes misiones en Chihuahua y Sonora, como San Ignacio de Caborica, San José de Imuris, Santa María Magdalena, Nuestra Señora del Pilar y Santiago de Cocóspera, pero también se confinaron en reservaciones estadounidenses.

Ahora ve
No te pierdas