Apuesta al arte que ‘no cuesta tanto’

La nueva tendencia en México es integrar una colección propia con piezas accesibles al bolsillo; este ‘hobbie’ debe verse como una inversión en la que se tiene que aprender a especular.
galerías  (Foto: Contempla, Amaranta Sánchez, 2008/ Garash Galería)
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Comprar arte ya no es una actividad exclusiva de millonarios. En México se está viviendo una tendencia en la cual, con unos cuantos miles de pesos, las personas apuestan por comenzar sus propias colecciones, asegura la revista Chilango en su edición de abril 2012.

La publicación explica que hace unos años la Ciudad de México empezó a convertirse en la cuna de galerías que presentaban piezas con un costo menor a los 1,000 dólares. Desde entonces, el público tiene mayor contacto con el arte contemporáneo y se arriesga con el coleccionismo.

La fiebre por obtener piezas de arte contemporáneo ha popularizado tendencias como el merchandising, la cual consiste en hacerse de objetos cotidianos, como camisetas, tazas y postales.

La fiebre por el merchandising ha sido el pretexto de Ameth Bautista, del salón de conciertos Caradura en la Condesa, para invitar a artistas a crear, en colaboración con los músicos, artículos para los conciertos: pósters, camisetas y objetos que cualquiera puede llevarse a casa después de una fiesta.

Ana Elena Mallet, curadora independiente, dice que este mercado suele impulsar artistas gráficos y es mucho más accesible para la gente joven. Pero ¿qué hacer cuando se quiere una pieza única? Chilango asegura que la mejor opción es acudir a galerías. Allí es posible comprar una pieza única desde 4,000 pesos.

"Nos enfocamos en que la galería no sea un espacio intimidante para la gente, que no dé miedo preguntar precios porque sabes que te vas a ir de espaldas", dice Andrés Arredondo, director de la galería Arte TalCual.

Otro ejemplo interesante para comprar obras a precios accesibles es el programa Bolso Negro, de Casa Vecina. Cada año invita a cinco artistas a producir múltiples piezas idénticas, numeradas y certificadas que se venden por medio de membresías -cuyo costo es de 12,000 pesos- y el coleccionista puede adquirirla en tres pagos diferidos.

Pero no todo es color de rosa. Aunque se pueden conseguir obras a buen precio, es importante que las personas que buscan ser coleccionistas sepan que deben ser poseedoras de cierto capital, que invertirá algunos miles de dólares y que tendrá que aprender a especular.

"La mayoría de la gente que colecciona arte, además del gusto, tiene un incentivo económico. Apuesta por un artista o una obra que al final subirá de precio", dice Mallet.

En ese sentido, la revista Chilango explica que los nuevos coleccionistas que se han subido a esta ola tienen un perfil financiero claro: son en su mayoría empresarios, comunicadores, arquitectos, chefs, artistas, inversionistas de bienes raíces y restauranteros.

Además, coinciden algunos artistas y galeristas consultados por la publicación, una colección seria no se forma con piezas que te gustaría tener en la sala de tu casa.

"El coleccionista llega a la decisión de comprar después de un análisis profundo", explica Mauricio Galguera, director asociado de la Galería Hilario Galguera.

Ahora ve
Esta fotógrafa quiere romper el estereotipo de los hombres árabes
No te pierdas
×