49ers: experiencia más allá del juego

El nuevo estadio del equipo de la NFL buscará atraer a los aficionados con comodidades y tecnología; la sede de 1,200 mdd ofrecerá repeticiones en los celulares y órdenes de alimentos vía móvil.
Estadio 49s  (Foto: Tomada de Facebook.com/SANFRANCISCO49ERS)
Kurt Wagner

El equipo de futbol americano 49ers de San Francisco están utilizando todos sus recursos en la construcción de un nuevo estadio. A un costo de 1,200 millones de dólares, el nuevo campo proporcionará más que un nuevo hogar para los campeones reinantes de la Conferencia Nacional (NFC). También proporcionará una experiencia de usuario única que los fanáticos no podrán obtener si ven el partido en casa, según el presidente ejecutivo del equipo, Jed York.

York hizo estas declaraciones en la conferencia de Fortune Brainstorm Tech el martes pasado al discutir el nuevo estadio y su poca probable competencia: el sofá de la sala. Debido a que las transmisiones de los partidos han mejorado y los costos de disfrutar de un juego en persona han aumentado, York y su equipo de oficina sienten que tienen que ofrecer una experiencia que supere la comodidad de ver el juego en casa. Desde aspectos básicos, como el acceso a Internet inalámbrico de alta velocidad hasta beneficios más elaborados como repetición instantánea desde cualquier cámara directamente a tu teléfono, los 49ers han definido claramente su objetivo.

"Éste, en esencia, no es un proyecto de estadio", dijo el presidente Gideon Yu. "Lo que esto es, es un pedazo de papel en blanco, y pensar: '¿Cómo reinventas radicalmente la experiencia del usuario?'".

Siguiendo la usanza típica de Silicon Valley, la mayor parte de ese replanteamiento está basado en la tecnología, o algo incluso más importante, la capacidad interna que el estadio requerirá para dar servicio a los aficionados que estarán utilizando distintos tipos de gadgets. "No me importa qué hardware use la gente" dice York. "Quiero que el contenido en el estadio (sea) lo que quieres que sea".

La idea es que los fanáticos puedan venir equipados como estén -con su dispositivo Apple o Google consigo-, y que puedan sincronizarse con la red del estadio para ver los mejores momentos después de cada jugada, hacer que sus pedidos en los puestos de alimentos sean entregados directamente en sus asientos (incluso en aquellos en la sección más lejana), u ordenar mercancía sin tener que esperar en fila.

La logística detrás de un sistema que permita a los aficionados disfrutar de comida o mercancía sin tener que pararse es otra historia, pero Yu está seguro de que el problema es simplemente eso: un problema de logística y no de tecnología. York señaló que los vendedores ya recorren los pasillos del estadio, y es sólo cuestión de aumentar su eficiencia.

A pesar de todas las ofertas, los planes para el estadio todavía dejan preguntas sin respuesta, al menos por ahora. Con tantos seguidores alentados a participar en el juego con sus dispositivos personales, las estaciones de carga todavía son un tema de debate interno. Yu originalmente apoyaba la idea de incluir un enchufe en la parte posterior de cada asiento, pero la idea de personas recorriendo pasillos con cables por todas partes y la posibilidad de derramar un refresco o una cerveza en una toma de corriente han generado dudas, dijo.

El precio de las entradas también ha sido un problema para los aficionados, ya que se espera que aumente dramáticamente una vez que el equipo deje el Candlestick Park. York, sin embargo, no está preocupado, y dice que el 70% de los suscriptores de la temporada actual ya han renovado su abono para la temporada 2014. "Es fácil escuchar la historia que dice: 'Elevaste el precio de mis boletos, no puedo pagarlo'", dice York. "El 70% ya han decidido que pueden pagarlo. Así que, no es que el 70% de los aficionados del Candlestick sean magnates de Silicon Valley". Pero tal vez después de disfrutar de un partido en el nuevo estadio, sí comiencen a sentirse así.

Ahora ve
Las razones que hacen del aguacate el “oro verde” de Michoacán y de México
No te pierdas
×